Check the new version here

Popular channels

Escribamos bien... ¡Carajo!




Creo que es de los errores más comunes, ya que las tres palabras suenan igual.

«Ahí»: sirve para indicar una dirección, un lugar.
• Ahí está la salida.
• El camino correcto es por ahí.

«Hay»: viene del verbo HABER, por lo tanto se escribe con "h" y significa que existe algo.

• En esta caja hay tres juguetes.
• Todavía hay posibilidades de ganar el partido.

«Ay»: es una exclamación, esto significa que lo utilizarás cuando ocurra algo sorpresivo.
• ¡Ay, mis hijos!
• ¡Ay! Me diste un balonazo.
Compara:
• ¡Ahí nos vemos!
• ¡Ay que dolor!

• Todavía hay mucho por hacer.





He aquí una amplia explicación.

• as
Si buscamos la palabra "as" en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), encontramos que se trata de un sustantivo entre las que destacan las siguientes acepciones:

- Carta que en la numeración de cada palo de la baraja de naipes lleva el número uno. Ejemplo: Le gané porque tenía el as de oros.
- Persona que sobresale de manera notable en un ejercicio o profesión. Ejemplo: Carlos es un as jugando al ajedrez.


• has
El término "has" corresponde a la segunda persona del singular del verbo haber, que se usa como auxiliar para formar el pretérito perfecto compuesto.

Ejemplo: Esta mañana has cantado tanto que ahora estás afónica.

• haz
En cambio, la palabra "haz" puede ser un verbo o un sustantivo, según cuál sea su uso:

- Forma imperativa del verbo "hacer". Ejemplo: Haz lo que te dice o te arrepentirás.
- Porción atada de mieses, lino, hierbas, leña u otras cosas semejantes. Ejemplo: Mi padre fue al bosque a por un haz de leña.
- Conjunto de partículas o rayos luminosos de un mismo origen, que se propagan sin dispersión. Ejemplo: Por la ventana se cuela un haz de luz.

- Cara o rostro. Ejemplo: El haz de esta estatua está muy deteriorado.







Muchos de nosotros la escribimos jajajaja, pero ¿así se escribe? No, la forma correcta de escribir esta expresión onomatopéyica es separada por comas. Así, lo correcto es escribir «ja, ja, ja» y no «jajaja».

Esta forma se debe a que al reírnos exhalamos aire pausadamente y eso se representa a través de las comas. Si buscamos reírnos como lo escribimos (jajajaja), notaremos que parecerá una risa falsa.
Así que ya lo sabes. ¡Hasta la risa tiene ortografía ja, ja, ja!










En español existe un tipo de plural llamado "plural expresivo". Éste es un plural que no denota cantidad, sino intensidad. Se usa mucho en fórmulas de respeto, como "gracias", "mis condolencias", "saludos", "felices fiestas", "felicidades", "besos y abrazos" y, claro, "buenos días (y buenas tardes/noches)".

También se usa el plural expresivo en algunas construcciones de uso cotidiano, como "¿qué horas son estas de llegar?", "hace ya algunos ayeres", "sin lugar a dudas", "tengo ganas", "los calores", etc.

Entonces, ¿es incorrecto decir "buen día"? No, no lo es. Debido a su uso extendido, esta fórmula también se acepta hoy en el habla culta.

Pero a mí me gusta más la expresión en plural, así que: ¡Buenos días, amigos!

Fuentes: sistema de preguntas de la Hispanoteca y sistema de consultas en línea "Español al día" de la Real Academia Española.








Las palabras "qué, cuál/es", "quién/es", "cómo", "cuán", "cuánto/a/os/as", "cuándo", "dónde" y "adónde" son tónicas y se escriben con tilde diacrítica cuando tienen sentido interrogativo o exclamativo. Estas palabras, por sí solas o precedidas de alguna preposición, introducen oraciones interrogativas o exclamativas directas:

"¿Qué ha dicho?".
"¡Con qué seriedad trabaja!".
"¿Con cuál se queda usted?".
"¿De quién es esto?".
"¡Cómo ha crecido este niño!".
"¡Cuán bello es este paisaje!".
"¿Cuántos han venido?".
"¿Hasta cuándo os quedáis?".
"¿Adónde quieres ir?".

También introducen oraciones interrogativas o exclamativas indirectas, integradas en otros enunciados:

"Ya verás qué bien lo pasamos".
"Le explicó cuáles eran sus razones".
"No sé quién va a venir".
"No te imaginas cómo ha cambiado todo".
"La nota indica cuándo tienen que volver".
"Voy a preguntar por dónde se va al castillo".

Además, pueden funcionar como sustantivos:

"En este trabajo lo importante no es el qué, sino el cuánto".
"Ahora queda decidir el cómo y el cuándo de la intervención".

Sin embargo, cuando estas mismas palabras funcionan como adverbios o pronombres relativos o, en el caso de algunas de ellas, también como conjunciones, son átonas (salvo el relativo cual, que es tónico cuando va precedido de artículo) y se escriben sin tilde:

"El jefe, que no sabía nada, no supo reaccionar".
"Esta es la razón por la cual no pienso participar".
"Ha visto a quien tú sabes".
"Cuando llegue ella, empezamos".

"¿Estás buscando un lugar donde dormir?".






(...): Se escriben siempre pegados a la palabra o el signo que los precede. Si los puntos suspensivos cierran el enunciado, la palabra siguiente debe escribirse con mayúscula inicial: ''El caso es que si lloviese... Mejor no pensar en esa posibilidad''; pero si no cierran el enunciado y este continúa tras ellos, la palabra que sigue se inicia con minúscula: Estoy pensando que... aceptaré; en esta ocasión debo arriesgarme.

Usos:

1) En lugar de etc. Ej. Los carros, los aviones, las camionetas...

2)Para insinuar expresiones o palabras malsonantes o inconvenientes. Ej. ¡Qué hijo de... está hecho! A veces se colocan tras la letra inicial del término que se insinúa. Ej. Vete a la m... No te aguanto más.

3) Cuando se te acaba la inspiración. Ej. Te digo que el perro estaba mirándome como diciendo...

4) Cuando los demás saben el resto de la historia. Ej. Les digo que cuando ustedes eran jóvenes, las cosas no eran tan malas, pero ahora...

5) Cuando una idea conlleva suspenso. Ej. Ellos se sentaron, cuando.... de repente... se escuchó un crujido impresionante.







Podríamos señalar el punto y coma como un elegante signo de puntuación. Es una pausa no tan breve como la coma ni tan prolongada como el punto; es decir, un tono no tan alto como aquella ni tan bajo como este.

Bien entendido, este signo no ofrece mayor dificultad.

Te indicamos aquí sus dos usos principales.

-Algunos párrafos son extensos; es decir, entre la frase inicial y la frase final el texto es muy largo. Las comas son un recurso en estos casos; pero cuando ya hemos colocado varias, es de rigor indicar una pausa más larga, como un descanso o descenso del tono antes de continuar con la frase siguiente.

Ejemplo: "Aquí están estudiando, trabajando, jugando, orando, aquellas niñas, que, un día no lejano, conocieron cara a cara la violencia; ahora corren por los patios, por los prados, por los corredores de la Casa de los Geranios; ahora han hallado de nuevo la razón de su vida".

-Antes de las partículas (o expresiones) sin embargo, con todo, además, por otra parte, en fin, es decir, etc.

Ejemplo: "Llovía copiosamente; sin embargo, ellos continuaron impasibles su camino".








Se trata de una expresión que, mal usada, da una lamentable imagen. Sin embargo, hay veces que, aunque sospechamos que está correctamente utilizada ("Le informo de que no hay billetes" ), nos suena mal y nos hace dudar.

¿Cómo saber cuándo se pone el "de" precediendo al "que"?
Se trata de una de las reglas ( o trucos, como quieras llamarle) más sencillas.
Es correcto "que" tras el "de" cuando es posible sustituir todo lo que sigue al "de" por "eso":


. "Le informo DE QUE no hay billetes." es equivalente a "Le informo DE ESO."
.Todo depende DE QUE llegue a tiempo." es equivalente a "Todo depende DE ESO."

Sin embargo, "El encargado piensa DE QUE es mejor empezar", no tiene sentido tras la sustitución: "El encargado piensa DE ESO", luego, lo correcto es: "El encargado piensa QUE es mejor empezar"







«Solo», puede tildarse cuando funciona como adverbio, equivalente a solamente: Sólo soy un niño; La mujer sólo quería saber el precio; Sólo te llamé para ver cómo estabas...
No puede tildarse cuando funciona como adjetivo: Me siento solo; A mi papá no le gusta comer solo; Nunca consigo estar completamente solo...

A veces, la tilde nos ayuda a aclarar una ambigüedad, por ejemplo: Voy solo al cine. Esta oración puede interpretarse como "voy sin que nadie me acompañe al cine" o "voy únicamente al cine".
Si se le pone tilde (voy sólo al cine), aclaramos que es la segunda opción, o sea, que quien habla va solamente al cine, a ningún otro lugar.

Un consejo útil, por si no están seguros si puede o no tildarse, es imaginar si en su oración es posible cambiar solo por solito. Si puede cambiarse, entonces no se tilda.

Nota: A partir de 2010, la RAE recomienda no tildar la palabra en ningún caso, ni siquiera cuando exista una ambigüedad, y aconseja usar otros medios para resolver dicha ambigüedad, como añadiendo una coma, usando un sinónimo o cambiando el orden de las palabras. Esta es sólo una recomendación, por lo que no es un error seguirlo haciendo.









Cuando alguien indica que hay que ponerle acento a una palabra, nunca falta quien alega: “No se llama acento. Se llama tilde o acento gráfico, porque todas las palabras llevan acento, pero no todas llevan tilde”. Bueno, pues ese argumento tiene dos errores.

El primero es que no todas las palabras tienen acento. Hay muchas palabras que no se acentúan ni gráfica ni prosódicamente. Éstas son las palabras átonas o clíticas. La mayoría son monosílabas, pero también hay algunas bisílabas y trisílabas.


Estas palabras pueden ser artículos (el, la, los y las), posesivos antepuestos al nombre (mi, tu, su, nuestro, vuestro y sus femeninos y plurales), los adverbios” tan” y “medio”, algunos sustantivos que se usan como fórmulas de tratamiento ante los nombres propios (don, doña, fray, sor, san, santo), relativos (donde, como, quien, cuando, etc., excepto cual/cuales), conjunciones (aunque, como, etc.), pronombres personales (me, te, se, lo, la, le, los, las, les, nos y os), y las preposiciones (contra, para, etc., excepto según).

Vayamos al segundo error del argumento, el clásico: “No se llama acento, se llama tilde”. Pues, ¿qué creen? Que claro que se llama acento. Y ni siquiera es necesario referirse a él como acento gráfico. El término “acento”, por sí solo, es sinónimo de tilde. La RAE nos lo deja claro en sus publicaciones:

“La palabra ‘acento’ es polisémica: se emplea comúnmente para hacer referencia tanto al rasgo prosódico de carácter fónico como al signo gráfico con el que se refleja dicho rasgo en la escritura. […] La polisemia alcanza asimismo al verbo ‘acentuar(se)’ y al sustantivo ‘acentuación’, aplicables tanto al aspecto fónico como al gráfico” (Ortografía de la lengua española, 2010).


Y en el diccionario, la segunda acepción de “acento” es:

“2. m. Tilde, rayita oblicua que en la ortografía española vigente baja de derecha a izquierda de quien escribe o lee” (DRAE, 2001).

Entonces, ¿para qué llamarle tilde en vez de acento? Solamente para evitar ambigüedades. Pero es completamente correcto decir “ponle acento”, “acentúa”, “reglas de acentuación”, etc.
0
0
0
0No comments yet