espectativa vs realidad de los diamond