Check the new version here

Popular channels

fotos mundialmente famosas contadas por quien las tomó





1. The Beatles por Harry Benson, Hotel George V, París, 1964.

Brian Epstein, representante de The Beatles, les acababa de decir que eran el número uno en Estados Unidos y yo iba a ir con ellos a Nueva York [en 1964].


2. “Niña afgana”, por Steve McCurry, Peshawar (Pakistán), 1984.

Busqué a esta chica durante 17 años y al final la encontré en 2002. Se llama Sharbat Gula.




3. John Lennon, por Bob Gruen, Nueva York, 1974.



John Lennon me pidió ir a su ático del East Side de Nueva York para hacer fotos para la portada de su álbum Walls + Bridges. Después de una serie de retratos para la carátula del disco, hicimos algunas fotos informales para usar de manera comercial. Le pregunté si todavía tenía la camiseta de New York City que le di el año anterior. Fue a por ella, se la puso y le hice esta foto.


4. “Estallar de alegría”, por Slava “Sal” Veder. Base Aérea de Travis, 17 de marzo de 1973.



La familia del coronel Robert Stirm sale corriendo de la limusina para darle la bienvenida tras ser liberado en Vietnam del Norte


5. Marilyn Monroe, por Phil Stern. Hospital Benéfico de Los Ángeles, 1953.



No… La verdad es que no sé en qué estaba Marilyn pensando.


6. Jimi Hendrix, por Baron Wolman. Febrero de 1968.



La primera vez que estuve en el escenario con Jimi Hendrix fue en el Fillmore West. La mejor foto en directo que he hecho nunca, no hay comparación.


7. Johnny Cash, por Jim Marshall. Prisión de San Quentin, 1969.



Muestra la individualidad de John y el gesto era de broma. No se trataba de una foto seria.


8. Poblado de Trảng Bàng, por Nick Ut. 8 de junio de 1972.



Recuerdo cómo miraba a través de mi Leica al chico que acababa de morir. Mientras echaba fotos, vi en la esquina del visor a una niña corriendo con sus brazos estirados en el aire. Pensé, “Dios mío”, y empecé a correr hacia ella y a echar muchas fotos. Después de tomarle las fotos a Kim, pensé otra vez “Dios mío”. La chica estaba corriendo desnuda y cuando pasó por mi lado, vi que su brazo izquierdo estaba quemado y su espalda estaba despellejada. Pensé inmediatamente que ella iba a morir. Estaba ardiendo tras el bombardeo. No paraba de gritar y pensé “Cielo santo”. Entonces dejé de tomar fotos de ella.




9. Kurt Cobain, por Mark Seliger. Nueva York, 1994.



Originalmente hecha para una historia de portada de la revista Rolling Stone de Nirvana en conjunto con el lanzamiento del [tercer] álbum In Utero, mi primera foto de Polaroid (con negativos) fue la más emotiva y reveladora del espíritu de Kurt. Dos meses después, murió de un disparo en la cabeza que él mismo se dio. Esta fotografía se convirtió en la portada de homenaje de Rolling Stone.


10. Mike Tyson, por Lori Grinker. 1990.



Empecé un proyecto de jóvenes boxeadores cuando era estudiante. El legendario Cus D’Amato me dijo que Mike sería el próximo campeón de los pesos pesados. Tenía razón y continué con él durante casi una década. Era un chico problemático pero dulce que se salió del buen camino como suele suceder cuando eres una persona famosa.


11. Che Guevara y Fidel Castro, por Roberto Salas. Enero de 1959.



Mi primera imagen del Che Guevara en La Habana. Yo tenía 18 años. Ahora tengo un poco más.


12. Andy Warhol, por Greg Norman. Los Ángeles, 1986.



Poco después de haberse anunciado Andy con los modelos de Tom Ford en Nueva York, me llamó y preguntó si la marca de gafas L.A. estaría interesado en él para hacer un comercial de gafas. A ellos les encantó la idea y le fotografié. El primer comercial apareció en la revista de Andy Warhol Interview. ¡Qué oportuno!


13. Madre Teresa de Calcuta, de Michael Collopy. San Francisco, 1989.



Yo conocí a la Madre Teresa durante 15 años y siempre estuve más interesado en fotografiarla cara a cara con mis luces en donde podía hablar extensamente con ella. Recuerdo haberla conducido alrededor de la ciudad ese fin de semana a sus citas y siempre me llamó la atención la gran cantidad de emociones de los individuos que la conocían, trataban de abrazarla o besar sus pies o hacerla decir sus pensamientos más íntimos y confesiones, lo que, en algunos casos, para mi era incómodo presenciar. Me di cuenta de que ella nunca juzgó a nadie que acudió a ella y le pregunté acerca de eso cuando regresamos al auto. Ella me dijo ‘Nunca juzgo a nadie porque eso no me deja tiempo para amarlos’.





14. Nelson Mandela, por Allen Tennenbaum. Sudáfrica, 11 de febrero de 1990.



Había cubierto las agitaciones de Sudáfrica en los años 80, pero no pude obtener un visado de vuelta hasta la inminente liberación del líder anti-Apartheid Nelson Mandela, tras 26 años en prisión. Tenía que estar ahí y esperé aquel momento triunfante con docenas de fotógrafos. Su camino hacia la libertad fue muy corto y el escenario se volvió algo caótico, pero fui el único de los fotógrafos de prensa en capturar el acontecimiento que cambió la historia.


15. Bill Clinton, por Robert McNealy.



Durante seis años y medio, seguí literalmente los talones de Clinton cada día. Un día, siguiéndole de camino al Despacho Oval, se dio la vuelta frente a mí y empezó a hablar con alguien que estaba detrás de nosotros. Mi M-6 con lentes de 28 mm y mi carrete TMZ estaban colgados de mi cuello y los agarré rápido. Giré el foco e hice una foto. Es la mejor fotografía que le hecho como presidente.


16. World Trade Center, por Lyle Owerko. Nueva York, 11 de septiembre de 2001.



Nadie sabía que un precioso día cálido serviría como telón de fondo para uno de los acontecimientos más dolorosos y complicados de la humanidad. Esta imagen es una pequeña parte de un gran acontecimiento que une cientos de historias y a millones de personas. Las palabras escritas nunca expresarán el alcance del acontecimiento ni resumirán los sonidos, los olores o las voces que tengo almacenadas en mi banco de memoria de aquel día. Hice mi trabajo lo mejor posible fotografiando el 11-S para que las generaciones venideras tuvieran una idea de lo que ocurrió, que tuvieran pruebas de cómo la inocencia puede ser fácilmente arrebatada y pender de un hilo en un momento. Mi esperanza es que, con el tiempo, las heridas y el dolor se curen y que la sabiduría y la paz prevalezca entre las tinieblas de este acontecimiento, para que la humanidad pueda avanzar en un tiempo de gracia y comprensión.




17. Tiger Woods, por Fred Vuich. 2001.



Un cielo cubierto se vuelve soleado mientras Tiger Woods gana el Masters de Augusta que completa el grand slam.


18. “Minero”, por Jeff Dunas. Enero de 2007.



Recibí un encargo de Toyota para documentar a los mineros del noreste de Oklahoma para la campaña de un nuevo camión. Fotografié a este hombre momentos después de que subiera tras un turno de 10 horas a 121 metros de profundidad y en más de 2 kilómetros de superficie. De cualquier manera, mi equipo, habiendo obtenido permiso de la compañía minera para visitar la mina en el siguiente turno que trabajaron los mineros, me convenció para bajar y fotografiar, pese a que yo no quería. ¡Nunca más volveré! Sé lo que se siente siendo un topo humano. Este trabajo fue exhibido en Connect 08, el festival fotográfico de Palm Springs.


19. “Ram Prakash Singh”, por Mary Ellen Mark. Ahmedabad (India). 1990.



Estoy sujetando mi foto de Ram Prakash Singh y su querido elefante Shyama. Ram Prakash Singh fue el director del Gran Circo Dorado la fotografía formaba parte de mi Proyecto de Circo Indio. Me encanta la India y el mundo circense, así que fotografiar 18 circos por todo el país fue una experiencia increíble. Desafortunadamente, Shyama murió pocos meses después de tomar esta foto. Supuestamente, pereció con un pan chapati envenenado. Ram Prakash Singh se quedó con el corazón roto. Y yo también.






0No comments yet