Gisela Dulko, no sera la Kurnikova, pero tiene lo suyo