Canales populares

Goebbels, un simple Ministro de Propaganda



Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.



  • Estudió Filosofía, Literatura, Historia, Arte y Lenguas Clásicas.
  • En 1921 se graduó en filología germánica por la Universidad de Heidelberg.
  • En 1930 se convirtió en el jefe de la División de Propaganda.


"Suceda lo que suceda, Alemania renacerá en pocos años después de esta guerra. Y no será solo por su propio esfuerzo. Alemania es tan imprescindible para Europa que hasta nuestros propios actuales enemigos tendrán que impulsar su reconstrucción. Nuestros campos y provincias destruidas serán repobladas en nuevas ciudades y pueblos...volveremos a ser amigos de todos los pueblos de buena voluntad que habitan la tierra y junto con ellos haremos cicatrizar las heridas que deforman el noble rostro de nuestro continente."


 
Aquí se alza un programa de reconstrucción claramente definido, que en nuestro propio país y en todos aquellos de Europa donde encontró una oportunidad para ello, ha resultado útil, dichoso para los hombres y para los pueblos, positivo y previsor, en contra de la palabrería nebulosa de la destrucción mundial judeo-plutocrática-bolchevique. Aquí se alza un hombre, seguro de sí mismo, con una firme y recta voluntad, en contra de la perversa coalición de hombres de Estado hostiles, que sólo son los lacayos y órganos ejecutores de esta conspiración mundial. Europa ya ha tenido una vez la opción de decidirse entre ambos. Se ha decantado en favor de la anarquía latente, y hoy debe pagarlo con pena infinita. No habrá mucho más tiempo para decidir una segunda vez sobre su futuro destino. ¡Se trata pues de vida o muerte!

 

Sobre los judíos cae una sentencia que, aun siendo bárbara, la merecen por entero. Lo que el Führer les profetizó por haber arrastrado al mundo a una nueva guerra, está convirtiéndose en realidad de la forma más terrible. Pero no es posible mostrarse sentimental en este asunto. Si no combatimos a los judíos, nos destrozarán. Es una lucha a vida o muerte entre la raza aria y el bacilo judío. Ningún otro gobierno o régimen tendría la fortaleza precisa para una solución global del problema. También en este punto el Führer es el campeón incansable de una solución radical que exigen las circunstancias y que ha de ser inexorable.



Fechas claves


5 DE DICIEMBRE DE 1930
JOSEPH GOEBBELS IRRUMPE EN EL ESTRENO DE UNA PELÍCULA


En Berlín, Joseph Goebbels y las Tropas de Asalto (SA) irrumpen en el estreno de "Sin novedad en el frente occidental", una película basada en la novela del mismo nombre de Erich Maria Remarque. Los manifestantes nazis arrojan bombas de humo y polvo que hace estornudar a fin de interrumpir la película. Las personas de la audiencia que protestan por la interrupción son golpeadas. La novela siempre había sido rechazada por los nazis, que creían que su descripción de la crueldad y el absurdo de la guerra eran "no alemanas". Finalmente, la película sería prohibida. Remarque emigraría a Suiza en 1931, y los nazis, después de tomar el poder, revocarían su ciudadanía alemana en 1938.

13 DE MARZO DE 1933
JOSEPH GOEBBELS DIRIGE EL MINISTERIO DE PROPAGANDA DEL REICH


Goebbels, es nombrado titular del Ministerio de Propaganda e Información del Reich. Este organismo controla la redacción y la transmisión de todos los medios (periódicos, programas de radio y películas) así como los espectáculos públicos y los programas culturales (teatro, arte y música). Goebbels integra a los medios el racismo y las ideas nazis.

10 DE MAYO DE 1933
JOSEPH GOEBBELS HABLA EN LA QUEMA DE LIBROS DE BERLÍN


Cuarenta mil personas se reúnen para escuchar hablar al ministro de propaganda alemán, en la Plaza de la Ópera de Berlín. Goebbels condena las obras escritas por judíos, liberales, izquierdistas, pacifistas, extranjeros y otros como "no alemanas". Los estudiantes nazis comienzan la quema de libros. Los libros "censurados" son eliminados de todas las bibliotecas de Alemania. Goebbels proclama la "limpieza del espíritu alemán".




sus “11 principios de propaganda”


1. Principio de simplificación y del enemigo único. Concentrar la ideología en un ícono particular, y de igual forma reducir a todos los posibles contrincantes en una sola imagen enemiga.

2. Principio del método de contagio. Encasillar bajo una categoría única las posibles vertientes adversas.

3. Principio de la transposición. Adjudicar los errores propios al enemigo, negando toda responsabilidad ante la población y distraerla del origen del hecho.

4. Principio de la exageración y desfiguración. Desvirtuar hechos y declaraciones a favor del régimen. Mientras más grandilocuente y persuasivo, mejor.

5. Principio de la vulgarización. Llevar tu discurso a las masas implica reducirlo en apariencia a su nivel de entendimiento, con el fin de captar la mayor parte de la población. Aprovechar las limitaciones analíticas de la masa.

6. Principio de orquestación. Establecer un discurso reiterativo y sin fisuras ideológicas, aunque no sea honesto. Según Goebbels, “si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

7. Principio de renovación. La emisión constante de información no sólo distrae al público de los temas que más aquejan a la nación, sino que sobrecoge al rival que no puede abarcar todo el contenido que enfrenta.

8. Principio de la verosimilitud. Legitimar tu discurso a partir de piezas o fragmentos de información verídica.

9. Principio de la silenciación. Desechar y eliminar los temas sobre los cuales el régimen no tenga respuesta, y minimizar los aspectos favorecedores del enemigo imponiendo una presencia silenciadora en todos los medios posibles.

10. Principio de la transfusión. Explotar y promover actitudes y sentimientos viscerales, como el odio o los prejuicios, que se transformen en conductas establecidad que favorezcan al régimen.

11. Principio de la unanimidad. Convencer a las masas de que hay una simpatía unánime por el gobierno y sus líderes.


Propaganda Nazi


"Los judíos son piojos; causan tifus"

Para evitar que las personas que no eran judías intentaran ingresar en los ghettos y vieran las condiciones en las que vivían los judíos, las autoridades alemanas colocaban en la entrada letreros de cuarentena que advertían sobre el peligro de enfermedades contagiosas.


En esta foto, un estereotipo judío conspira entre bastidores para controlar a las potencias aliadas, representadas por las banderas británica, americana y soviética. La leyenda dice: "Detrás de las potencias enemigas: el judío

Aprovechando las imágenes y los estereotipos preexistentes, los propagandistas nazis describían a los judíos como una “raza extranjera” que se alimentaba de la nación receptora, corrompía su cultura, aprovechaba su economía y esclavizaba a sus trabajadores y granjeros






PROMI

Estableció su nuevo ministerio, que llego a ser conocido como Promi, en un antiguo palacio en la Wilhelmplaz. Aunque el Promi creció rápidamente y pronto de expandió a treinta y dos oficinas regionales, Goebbels deseaba extender aún más su dominio para abarcar toda la vida cultural alemana. Escasamente seis meses después de su nombramiento para el gabinete, persuadió a Hitler de que creara una nueva agencia, la Cámara de Cultura del Reich.

Fachada principal del Ministerio de Propaganda en 1939

La Cámara estaba formada por siete ramas: literatura, teatro, música, cinematografía, bellas artes, prensa y radio. Todo el mundo que produjera, distribuyera o vendiera propiedad cultural, desde quiosqueros hasta periodistas, directores de teatro y de cine, debían afiliarse a la cámara correspondiente y someterse a los distados del presidente de la cámara. Armado con los tres separados pero estrechamente interconectados directorios (el Promi, la Cámara de Cultura del Reich y la Oficina de Propaganda del Partido), Goebbels se dedico a aprisionar las comunicaciones y los medios culturales del Tercer Reich.

La Noche de los Cuchillos Largos

Goebbels no participo directamente en la Noche de los Cuchillos Largos (Nacht der langen Messer) en 1934, pero como buen escudero, se encargo desde su ministerio en dar la vuelta a la matanza que acabo con al menos 200 muertos, entre ellos Erich Röhm y su valedor de los primeros años Georg Strasser. El Ministro de Propaganda zanjo la cuestión falseando total y deliberadamente los hechos. Justifico la acción aludiendo la vida desordenada y de "vergonzosa anormalidad sexual" de Rhöm y glorifico a Hitler como salvador de la patria y como verdadero instigador de una segunda revolución alejada de la banda de criminales de las SA.


La Noche de los Cuchillos Largos fue uno de los ejemplos típicos de los teje y manejes de Goebbels que, indefectiblemente, convertía cualquier acto de disidencia en una amenaza a la verdadera esencia del nacionalsocialismo que encarnaba el Führer.


Los Juegos Olímpicos



La gran obra mediática internacional de su ministerio fue los Juegos Olímpicos de Berlin en 1936. Aunque Goebbels no participo directamente ni en el diseño de la ciudad (ideada por el arquitecto de Reich, Albert Speer) ni en la elaboración de la Película Olímpia de la cineasta Leni Riefestahl (a quien admiraba a pesar de considerarla una mujer histérica) se afano en ocultar al mundo la realidad del régimen nacionalsocialista, en unos juegos que fueron los primeros en ser retransmitidos por un primitivo sistema de televisión y que fueron radiados a numerosos paises. Para ello, Goebbels tuvo que esconder la realidad del hostigamiento a los Judíos: "En una directiva a la Prensa dispuso expresamente que el criterio racial pasara completamente inadvertido en la información". Del aspecto urbano desaparecieron rápidamente los carteles contra los Judíos.


La Noche de los Cristales Rotos


Cuando el 7 de noviembre de 1938, el judío Hernschel Gryznspan asesino al diplomático alemán en París, Ernst von Rath, Goebbels encontró su excusa para azuzar a los restos de la SA y a las SS de Himmler, a fin de provocar un espontaneo altercado contra los judíos de Berlin, que acabo dos días mas tarde en un pogromo de grandes magnitudes conocido como La Noche de los Cristales Rotos.
Goebbels fue mas lejos, exigiendo la eliminación de los judíos de todos los actos culturales. Les prohibió asistir al teatro, a los conciertos, a las varietés, a los cines y al circo alemán, excediendo con creces las Las Leyes de Nuremberg. Ni siquiera el ministro de economía, Funk, era capaz de convencerle a él, lego en la materia, que no se podía eliminar de la vida económica a los judíos de un plumazo. Aun sin ser una materia estrictamente de su competencia, Goebbels, en calidad del Jefe del Distrito de Berlin mando deportar a los judíos que aun pudieran quedar en la ciudad en 1943.


Goebbels y Göring en octubre de 1930


Goebbels saludando al Nuncio del Papa el Monseñor Cecare Orsenigo en 1934


Magda y Joseph Goebbels con sus hijos en 1937

Gracias por pasar, suerte.

0No hay comentarios