Check the new version here

Popular channels

Homenaje a un angel.

Humilde homenaje dedicado a un angel. Pochormiga

Claudio "Pocho" Lepratti

"No tiren que hay pibes comiendo hijos de puta"









Claudio "Pocho"Lepratti era un militante social, que realizó un intenso trabajo comunitario dirigido a los niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad social en la ciudad de Rosario, y que fue asesinado en Diciembre del 2001 cuando increpaba a la policía desde el techo de la escuela donde trabajaba en el comedor , para que no dispararan porque había chicos comiendo. La Biblioteca que hoy lleva su nombre se propone continuar la lucha contra la exclusión social y articular redes con otras Organizaciones No Gubernamentales, Asociaciones Civiles sin fines de lucro , movimientos sociales y otros sectores comprometidos en la perspectiva de la transformación de la realidad social que desde la imposición del proyecto neoliberal afecta a millones de personas desocupadas, generando cada vez mayor precarización laboral y pérdida de derechos ciudadanos.
Por ello, los invitamos a compartir los proyectos comunitarios, los talleres dirigidos a niños y jóvenes, las producciones culturales y emprendimientos productivos que se llevan adelante desde la óptica de la educación popular en esta biblioteca, que reivindica la inclusión social desde una perspectiva de un proyecto colectivo propiciando la autonomía, la participación , el protagonismo popular y la construcción de una ciudadanía plena-



Concepción

Nació el 27 de febrero de 1966 en Concepción del Uruguay, Provincia de Entre Ríos, hijo de Orlando Lepratti y Dalis Bel, el mayor de seis hermanos

Cursó la escuela primaria y secundaria en Concepción del Uruguay. Entre 1983 y 1985 estudió Derecho en la U.N.L. como alumno libre.

En 1986 ingresa como seminarista en el Instituto Salesiano de la localidad de Funes (Santa Fe).

Rosario - Militancia Social



En 1991 abandona el seminario y se radica definitivamente en Rosario, primero en el barrio Empalme Graneros y al año se muda al barrio Ludueña donde comienza a participar activamente de las organizaciones de Base, que durante más de 20 años promovió el padre Edgardo Montaldo, referente religioso, social y ético que encontró Pocho en su búsqueda de llevar al terreno de las realidades su opción por los pobres.

Participó y promovió la formación en más de veinte grupos de niños y jóvenes de las barriadas populares de Rosario. Siendo la primera agrupación La Vagancia.

Participó en instancias de coordinación con otros grupos como la revista El Ángel de Lata, el Movimiento Chicos del Pueblo, y con todas las comunidades eclesiales de Base, como Poryajhú ("pobres" en guaraní), y el grupo Desde el Pié.

Ideó y elaboró junto a adolescentes y jóvenes los periódicos La Nota y La Notita, realizados en talleres de comunicación popular.

Fué promotor de huertas orgánicas y cría de pollos. Colaboró en la multiplicación de talleres de formación en prevención en salud, y tareas como la producción de jabón, fabricación de hornos y desarrollo de comedores comunitarios entre otros.

Participó junto a otros grupos en proyectos de prevención del VIH/SIDA

2001 - Enriqueció sus experiencias junto a comunidades eclesiales de Base del Brasil y grupos vinculados al Movimiento de los Sin Tierra, el Zapatismo y el Centro Memorial Martin Luther King de Cuba.

Militancia Gremial y Trabajo

Delegado gremial de ATE, y congresal de la CTA. Trabajó en el Centro Crecer N° 19 y en la cocina Centralizada de Rosario hasta 1996 y a partir de entonces como personal no docente del comedor en la escuela 756 del Barrio Las Flores.

Diciembre 2001

Fue asesinado el 19 de Diciembre de 2001 en su lugar de trabajo por balas policiales, víctima junto a 8 personas más en la provincia de Santa Fe.

Causa judicial: concluyó con el dictamen de condena del autor material Esteban Velázquez, que fue sentenciado a 14 años de prisión. Los responsables políticos quedaron impunes, siendo sobreseídos Enrique Álvarez y Lorenzo Dominguez, subsecretario de seguridad y ministro de gobierno de la provincia durante la gobernación de Carlos Alberto Reutemann.



Poema dedicado al pocho

"ANGEL DE LA BICICLETA"


en memoria de CLAUDIO "POCHO" LEPRATTI
y del Centauro Quirón


Parece una danza
con chimeneas fracturadas
la bicicleta con un ángel
de Ludueña a Las Flores
como centauro de palabras
a Quirón muerto lo murieron
en la inmortalidad
"no tiren que hay pibes comiendo"
dentro del cielo
el centauro cayó sin caer
maestro de sabidurías
para mundos con sueños
de abundancia
sueños de niños sin hambre
de alfabetos aprendidos
de música, cantos y cuentos
entre las calles sin árboles
de risas que se enredan
en la saga de cada barrio
de bicicleta pedaleando
entre venablos y alabardas
de represores que estrangulan
con perdigones de odio y plomo
ellos no saben que la vida
no muere
ellos no saben que la vida
vive en la línea de los senderos
con un ángel en bicicleta
gigante
inmortal
en la constelación del Centauro.


Lida Pagani - Rosario
Diciembre de 2002


--------------------------------------

POCHOrmiga

Gustavo Martínez

A Claudio Pocho Lepratti, asesinado por la policía el 19 de diciembre del 2001 por reclamar el cese de la represión contra los vecinos del Barrio Las Flores de Rosario-Argentina durante las jornadas de lucha del 19 y 20 en Argentina.

...POCHO era y es una hormiga, pero una hormiga muy, pero muy especial. Exploradora y a la vez Obrera (altamente calificada), sin mencionar, por supuesto, las tareas de organización interna de los hormigueros y las vinculadas con la capacitación de nuevos líderes comunitarios.
En su trabajo de hormiga, localizó los cien lugares del Gran Rosario y del Cordón Industrial donde está el alimento y los materiales necesarios para la construcción del Hormiguero Nuevo, el Hormiguero Grande que otros soñaron, una verdadera Patria donde Todas las Hormigas sean Hermanas.
Pocho exploraba y señalizaba los caminos que recorría para que todas las hormigas honestas, dignas y luchadoras se fuesen encontrando, compartiendo sus conocimientos, sus experiencias en la construcción, sus fuerzas y todas las reservas que empezaron a guardar cuando el Rey de los hormiguicidas pronunció aquello de que "Hay que pasar el invierno", (mientras aplicaba el plan del invierno eterno).
- "¡El invierno eterno no existe, si despertamos se va!", andaba gritando y predicando el Pocho con su Bicicleta.- "¡Podemos y debemos construir la Primavera!!!", para eso usaba su garganta y su sangre esta Hormiga ciclista que pedaleaba y pedaleaba bajo la lluvia, contra el viento, cagándose de frío, de calor y de risa hasta llegar a la otra punta del camino, que, para él era apenitas el inicio de otro y otro.
El "NOSOTROS" de Pocho era un nosotros mucho pero mucho más grande que el que podamos pensar y recorrer en auto o en tren. Era un nosotros como de doscientos idiomas, mil religiones y millones de fiestas de cumpleaños y pesebres. No se limitaba a las hormigas negras, rojas, cumbieras, tangueras, grandes, medianas, pequeñas, diestras, zurdas, chuecas, NO, él creía en un mundo construido por hormigas granito a granito, donde pudieran vivir cómodamente caballos, grillos, perros, abejas, abogados, unicornios, dentistas, elefantes blancos, psicólogos, pastores alemanes y de los otros también. Y también tenía un plan secreto para vegetarianizar a los hermanos carnívoros e insectívoros, especialmente a los osos hormigueros que con la excusa del neoliberalismo, el fin de la historia y la cadena alimenticia colaboran con el exterminio de hormigas.
Pocho exploraba y señalizaba los caminos como decía, pero mientras tanto hacía el trabajo de obrera, transportando pesadas cargas en su mochila que se vaciaba sólo para llenarse nuevamente con auténticos productos regionales.
La mochila de POCHOrmiga era algo así como un muestrario de hojitas, semillas, boletines, afiches, revistas, y convocatorias de decenas de organizaciones de hormigas rebeldes y solidarias; y en un costado: mate, yerba, gomines, agenda, parches, torta asada o frita, solución y algún paquete de fideos (y una cebolla) para improvisar un guiso. Cada cosa que sacaba iba acompañada de una sintética, efectiva y particular explicación sobre los autores, sus objetivos y su forma de organización, y por supuesto alguna referencia a la necesidad de apoyar y/o trabajar en conjunto. Breve y telegráfico era si accidentalmente salía rodando la cebolla: -"para el guiso" (y punto).
En un acto convocado por el Encuentro de hormigas en defensa de la salud pública, frente al Vilela, (antes del asesinato de Pocho), una Hormiga periodista nos contó que una hormiguita muy chiquita que acompañaba a su mamá en el reclamo desesperado de comida, había recibido como respuesta oficial una bala de goma en la pancita.
Plomo en lugar de alimento, plomo en lugar de caricias, cosquillas y mimos. Nos habló de lo tremendo de este hecho por lo simbólico y por cómo desnudaba la perversidad y la crueldad de los planes hormiguicidas.
Ignorábamos, en ese momento, que a las pocas horas, un 19 de diciembre a las 18hs, en la escuela de uno de los hormigueros más pobres de Rosario, sucedería otro hecho cargado del mismo simbolismo.
Esta vez no fue en la panza, Pocho no reclamaba comida para él, estaba usando su garganta como siempre, para predicar que el invierno eterno es un verso, que podemos y debemos construir la primavera, y exigiendo a viva voz a las hormigas que andan con armas y sin memoria, (las que visten uniformes color azul mercenario que es el color más triste de todos) que dejasen de matar y reprimir a quienes deberían estar defendiendo.
La garganta de Pocho era para eso, para intentar lo que para otros es imposible; y ahí fue el disparo, no fue a la panza. A la pancita va cuando pedís comida, cuando gritás por los otros va a la garganta.
Hoy pasé por una de las tantas asambleas de hormigas, siguen preocupadas por hacerle entender a todas las otras especies cómo y quién era El Pocho, buscan y buscan traducir con palabras y gestos tanto amor y compromiso, tratan de encontrar algún sinónimo, algo que defina a ese flaco despeinado, ex-seminarista, profesor de filosofía, cocinero - murguero - delegado - campamentero - catequista - organizador de no se sabe cuántos grupos de hormigas. Si bien sigue el debate (y seguirá), es una necesidad compartir lo que se dijo y también lo que me pareció y quise escuchar: "Pocho era el Taller de Alas de Colibríes que canta Silvio... era un horno de pan,... era el principito,... parecía una carpa para dos personas pero cuando lo conocías era un camping cincuenta estrellas,... era un despertador... un multiplicador de panes y guisos,... un santo,… era como Cristo,... como el Che... un amigo, un hermano, un compañero... el compañero,... era como un padre,... era el mate cocido calentito para el alma,... el espejo para ver todo lo que nos falta comprometernos... un quijote en bicicleta que no perdía el tiempo con los molinos de viento,... era el chef guisero de la solidaridad y la cebolla,... era el puente, el durazno y el país de Benedetti pero las tres cosas juntas, era la chata que te levanta en la ruta después de hacer diez horas dedo,... era la violadesantana, charangodejaime, violindepetecoydevechio, bandoneóndepichucopiazzolayjuarez,… qué sé yo, era todo eso y no se fue: lo fueron, lo mataron, lo fusilaron, lo empalaron, lo crucificaron como al otro flaco que nunca anduvo en bicicleta, los mismos de siempre, los mismos que asesinaron, torturaron y desaparecieron a toda una generación de hormigas.
Y ahora andamos con el Pocho por las calles, cargándolo en las pancartas junto a Juan, a Yanina, a Graciela y a todas las hormigas ejecutadas, cargándolo en las pancartas porque se quedó sin sangre de tanto "hacer el amor" como dice Barón.
Eso sí, no era de los que se van así nomás, no te lo decía directamente, pero algo picando dejaba el muy guacho. En las chapas del techo de la escuela donde lo crucificaron alguna Pocheada se mandó. Seguro que esa mancha ahí arriba, el charco seco, es mucho más que eso. Tal vez un mapa, un sueño, una flecha que señala por donde va a llegar el fin del invierno o simplemente algunas tareas o notas de viaje, pero seguro que algo dibujado, escrito o manchado dejó para todas las hormigas que formaban ese "nosotros" hermosamente grande que él palpaba, sentía y construía todos los días.
Una hormiga chaqueña, conocida en el ambiente masculino como Manolo y en el femenino como Manuel Daniel, con mucho respeto y mucha más ternura escribió una nota que tituló: 'Pocho de Ludueña al Cielo'. Y si lo dicen los diarios, y lo dice Manolo así debe ser, ahí andará Pocho desparramando nubes con su bicicleta, sacándose el gusto de organizar campamentos, mateadas y guisos con todos los pibes que no llegaron a conocerlo porque "se murieron" antes a causa de gatillo fácil, hambre, enfermedades curables, "suicidios carcelarios", bolsitas y submarinos, y otros tantos accidentes del capitalismo.
El Tata Dios tendrá que bancarse andar esquivando los piolines de las carpas y soportar celestialmente a la más maravillosa música que es la murga ensayando hasta la madrugada, pero, a lo mejor, podrá enterarse a través de Pocho (si previamente el Sup de allá arriba compromete su apoyo irrestricto e incondicional a la causa) quién es el que anda regalando botellas con un velero enorme adentro sin su permiso y quiénes son los que cuando todos duermen pintan en las paredes del cielo, los Ángeles de Lata, los Chicos del Pueblo, las luciérnagas, las lucecitas, los Juanes, las Gracielas, las Yaninas, los Cañetes, Los Perros, Los Huesos, los Ninguneados, los Chuecos, Los Lápices, las Hormiguitas, "Los murguistas, seguimos de pie y luchando".
NO OLVIDAMOS- NO PERDONAMOS - NO NOS RECONCILIAMOS
LA LUCHA SIGUE


Videos




El ángel de la bicicleta

Música: Luis Gurevich / Letra: León Gieco

Cambiamos ojos por cielo

Sus palabras tan dulces, tan claras

Cambiamos por truenos

Sacamos cuerpo, pusimos alas

Y ahora vemos una bicicleta alada, que viaja

Por las esquinas del barrio, por calles

Por las paredes de baño y cárceles

Bajen las armas!! Que aquí solo hay pibes comiendo.

Cambiamos fe por lágrimas

Con qué libro se educó esta bestia

Con saña y sin alma

Dejamos ir a un ángel

Y nos queda esta mierda

Que nos mata sin importarle de donde venimos

Que hacemos, qué pensamos

Si somos obreros, curas o médicos

Bajen las armas!! Que aquí solo hay pibes comiendo.




Cambiamos buenas por malas

Y al ángel de la bicicleta lo hicimos de lata

Felicidad por llanto

Ni la vida ni la muerte se rinden

Con cunas y cruces

Voy a cubrir tu lucha más que con flores

Voy a cuidar tu bondad más que con plegarias

Bajen las armas! Que aquí solo hay pibes comiendo.

Cambiamos ojos por cielo

Sus palabras tan dulces, tan claras

Cambiamos por truenos

Sacamos cuerpo, pusimos alas

Y ahora vemos una bicicleta alada, que viaja

Por las esquinas del barrio, por calles

Por las paredes de baño, y cárceles

Bajen las armas!! Que aquí solo hay pibes comiendo


Video de Leon Gieco





PARA LOS QUE LES EMOCIONÓ EL TEMA, AQUI LES DEJO EL LINK PARA QUE SE LA DESCARGUEN


León Gieco lanza "Por favor, perdón, gracias", que incluye el tema

"El ángel de la bicicleta"

León Gieco apareció sorpresivamente en La Plata vestido de presidente de la Nación. Irrumpió de mañana por las calles dibujando grafitis donde se veía una bicicleta con alas. Luego entró al Palacio Municipal, donde el cantautor santafesino encarnó a un excepcional presidente que dice las cosas de frente, tal cual son. Pero que al momento de su discurso, se encuentra frente a un auditorio totalmente vacío. Las cámaras que seguían a León por todas partes delataban que se trataba precisamente de una filmación de video con Santiago Pueyrredón como director, precisamente de "El ángel de la bicicleta", primer corte de su próximo álbum. El disco, que se llama Por Favor, Perdón y Gracias, estará disponible en Argentina a principios del mes de Julio.

"El ángel de la bicicleta", un tema que cuenta la historia de Claudio Leprati, más conocido como "Pocho".

"Pocho" era un muchacho de 35 años que vivía en Rosario, que trabajaba en una escuelita de bajos recursos y colaboraba con un comedor infantil.

Siempre se movilizaba en su bicicleta, y estaba dispuesto a ayudar a su prójimo.

En diciembre del 2001, en medio de la situación sociopolítica que vivía la Argentina, "Pocho "fue asesinado de un balazo en la garganta, mientras le pedía a la policía que no disparase contra el comedor, donde él colaboraba, ya que adentro los chicos estaban comiendo", narra su creador.

Desde entonces por las calles de Rosario se ven las pintadas en las que se ve una "Bicicleta con alas", recordando a "Pocho", "El ángel de la bicicleta".

Fuente: (DyN)






Fuentes:

http://www.bibliopocholepratti.org.ar/index_spa.htm
http://www.pochormiga.com.ar/


"Expliquenmé por que se cierra el comentario por favor "
+1
0
0
2
0No comments yet
      GIF
      New