Check the new version here

Popular channels

iggy Pop & The Stooges vuelven a grabar nota +foti


El cantante Iggy Pop entre los hermanos Asheton, juntos de nuevo.
entrevista*
Iggy Pop & The Stooges: 'Nuestro principal legado fue poner fin al sueño de los años 60'
* El grupo se adelantó a su tiempo cuando, en plena era hippy, ofrecía rock-punk
* The Stooges vuelven a grabar 34 años después; 'The Weirdness' es su cuarto álbum.
En lo que concierne a Iggy Pop, todo gira siempre en torno a su pene. Al entrar en uno de los hoteles más de moda en Los Ángeles, la clientela ni siquiera intenta desviar la mirada ante los genitales del hombre que el 21 de abril cumplirá 50 años. Apenas contenido en un pantalón de chándal rojo chillón, el extenso prodigio serpentea hacia abajo por el muslo izquierdo, anunciando llamativamente su presencia y, con ello, el regreso de The Stooges, que tras tres años de giras han decidido volver a grabar el que será su cuarto álbum, 'The Weirdness', 34 años después del tercero, Raw Power.

"¡Dios mío! No me lo puedo creer —comenta una elegante mujer de unos 30 años a su acompañante—. ¿Crees que es de verdad?". Por supuesto que es de verdad, señora. Y el regreso de The Stooges también.

La primera vez que el público tuvo oportunidad de comprobar tamaña exuberancia fue en el concierto de The Stooges, en Rome (Michigan), el 11 de agosto de 1968, cuando Iggy fue detenido por exhibicionismo y actos contra la moral pública.

"Bueno, no se trató de una exhibición gratuita —aclara él entre risas—. Había un método detrás de mi locura. Actuábamos como teloneros del poderoso Jagged Edge y quería robarle algunos aplausos. Yo era un hijo de puta implacable... y estaba muy nervioso. Dicho lo cual, no fue del todo intencionado, sino más bien un fallo, lo que Janet Jackson llamaría un fallo de vestuario. Se me rompió el pantalón y tuve que salir del escenario y cubrirme con una toalla para volver a subir. ¡Pero perdí toda la enchilada! Intenté cantar y sujetar la toalla, que era lo único que llevaba puesto: ni botas, ni joyas, nada. Finalmente me dije: '¡A la mierda, voy a volver loca a esta gente y van a recordar esto toda la vida'. Me puse a gritar, a retorcerme, a dar vueltas y a saltar. Y la banda tocaba frenéticamente. ¡Libertad total!".

Fragmento citado del diario 'Romeo Observer', del 11 de agosto de 1968: "James Newell Osterberg, de 21 años, nacido y residente en Michigan, se declaró culpable ante el juez James Schocke, quien le impuso una multa de 41 dólares y le ordenó pagar nueve dólares por los costes".
En pelotas

Hoy, el incidente parece inofensivo, pero en su momento había algo salvaje y aterrador, más amenazante que obsceno, en la desnudez de Iggy Pop. En una ocasión, durante una entrevista en una radio de Detroit, Pop se quitó toda la ropa y comenzó a masturbarse en antena, para sorpresa y consternación del presentador Dan Carlisle.
The Stooges, en 1973.
Ampliar foto

The Stooges, en 1973.

Tres décadas más tarde, el infame miembro de Osterberg ha vuelto a asomar durante la grabación de 'Trolling', el tema principal de 'The Weirdness', un comportamiento que acabó incomodando un tanto a Steve Albini, un hombre teóricamente acostumbrado a todo tipo de desvaríos al ser uno de los productores más importantes y prolíficos del rock 'underground' estadounidense de los últimos 20 años.

"Sí que le pusimos un poco nervioso. Bueno, en particular mi polla", dice Pop, riéndose. ¿Había necesidad de que la mostrara en el estudio? "En realidad no. El caso es que me la saqué en la primera canción que grabamos y Steve comenzó a mover la nuez de arriba abajo y se le quebró la voz. Como en la tercera toma le pregunté: '¿Qué tal suenan las voces?' Y me contestó: 'Bueno, creo que la expresión oral está bien, si es que piensas cantarle a tu miembro'".


The Stooges, en 1973.
***De la vieja escuela****
La versión de Albini es un poco diferente. "Me pareció impresionante que literalmente en cada canción haya al menos una maravillosa frase sobre lo fantástico que es su pene o lo mucho que le gusta follar tías o que es un tipo sensacional. En casi todos los temas hay al menos un típico momento de estrella de rock que es totalmente honesto, sin ninguna ironía".

Pero la intención original de la banda no era centrarse en los pecadillos sexuales de sus miembros, aunque sin duda eso era parte del proyecto, sino revolucionar el sonido, hacer algo totalmente diferente, conectar con, según Iggy, "algo sagrado, pero también profano".

"A menudo intento examinar las razones por las que hago lo que hago, trabajar con guitarras eléctricas y baterías y cantar", declaró Pop en 1978. "Estoy tan conectado umbilicalmente a esta movida que el proceso es mucho más importante que el resultado. Sencillamente lo necesito. Cuando comienzo a actuar me siento como un lobo que prueba la sangre o algo por el estilo".

Y es algo que sigue haciéndole falta. Quizá sea la sencilla explicación por la que se ha reunido de nuevo con los hermanos Asheton para grabar 'The Weirdness', un disco del que simplemente declara: "Suena a nosotros".

El guitarrista Ron Asheton lleva prendas ligeras de camuflaje; el batería Scott Asheton, la que parece la misma chaqueta de cuero de motero que lucía cuando golpeaba botes de aceite hace 30 años; Pop tiene un aspecto más acicalado que en sus anteriores personificaciones —aparte del collar de perro—, con un anillo de diamante en forma de calavera en la mano derecha y un reloj de pulsera con un rostro fundido que parece sacado directamente del cuadro de Salvador Dalí La persistencia de la memoria, una metáfora muy adecuada para lo que está ocurriendo aquí hoy en día: el renovado interés por su característico primitivismo americano que sentó las bases de lo que se convertiría en la primera ola del punk estadounidense, con su ruidoso choque de sonidos, cultura y estética.

"Estoy umbilicalmente conectado con el rock & roll. Cuando comienzo a actuar me siento como un lobo que prueba la sangre"

Iggy Pop

Pero, lamentablemente, The Stooges se disolvieron en 1973, antes de que tuvieran oportunidad de rentabilizar su música de vanguardia. "En realidad no fue que estuviéramos adelantados a nuestra época —asegura Pop—. Es que el resto estaba atrasado".

Los tres antiguos amigos se han mantenido más o menos en contacto desde 2003, cuando Iggy estableció la lista de artistas a los que quería invitar para grabar su disco 'Skull Ring'. "Tenía a un montón de personas escritas en un papel de un cuaderno de esos que se usan en el cole. Tenía a The Stooges junto a Justin Timberlake".

Al final, Pop pidió a Peaches, Green Day, Sum 41 y The Stooges que participaran en el disco. Sin embargo, las cuatro canciones con los hermanos Asheton obtuvieron tan buena acogida que, a continuación, recibieron muchas ofertas para actuar en directo, lo que finalmente hicieron en el Festival de Coachella (California) de 2004, con el ex bajista de Minuteman Mike Watt. Desde entonces, The Stooges han actuado en 74 ocasiones y acaban de grabar un CD con el que nadie en su sano juicio habría contado.

"Nunca pensé que The Stooges iba a durar toda la vida, pero al mismo tiempo tampoco imaginé que iba a terminar", explica el cantante. "Y ninguno de nosotros se marchó para entrar en otra banda".
*****Auge y caída ultrasónicos*****
El grupo se disolvió por lo de siempre. Discusiones por chicas, por drogas, por ver quién fregaba los platos en la casa de su granja, siempre sucia, situada a las afueras de Ann Arbor (Michigan): el mismo lugar en el que uno de los músicos había escrito 'La casa de la diversión' en las paredes blancas durante un colocón de LSD.
Pero el verdadero golpe mortal se produjo cuando los promotores comenzaron a anunciarlos como Iggy & The Stooges. Al principio, en 1967, eran socios en términos de igualdad, compañeros de armas y conspiradores en las guerras de la cultura. "Creo que nuestra principal influencia fue poner fin a la época de los años 60", dijo Pop en 1977. Y tenía razón.
The Stooges se anunciaban a menudo como la banda de los "pequeños cinco hermanos", en referencia a que se sentían un grupo menor comparado con MC5. Con ellos compartían su amor por el jazz libre, un comportamiento escandaloso y el uso de sustancias nefandas. De hecho, el primer concierto de The Stooges se produjo el 31 de octubre de 1967, en una fiesta de Halloween organizada por unos conocidos de MC5. Para ellos fue un verdadero honor, pues los Five, como se les conocía, eran los indiscutibles líderes del underground de Detroit, escena de la que empezaron a formar parte gracias a este patrocinio.
***aullido****
Anunciados como Psychedelic Stooges (Los Psicodélicos Chiflados), el nombre hacía referencia a sus dos principales obsesiones: las drogas y los antihéroes idiotas. Propiamente dicho, no tocaron ninguna canción. Iggy no cantó exactamente, sino que se dedicó a emitir una serie de gruñidos sincopados más propios del vocabulario de un ejemplar de homo habilis que de un chico de 20 años, estudiante de antropología social en la universidad local.

Pero, a la vista de sus enormes ojos azules de enfermo de hipertiroidismo, que brillaban como zafiros en medio de un rostro pintado de blanco, no importaba mucho lo que cantara, pues incluso en este primer concierto los espectadores se quedaron petrificados ante la agilidad, belleza y locura salvaje de la banda. La rabia corrosiva, el maltrato al público y las letras llegarían después.

"En nuestro primer disco, 'The Stooges' (1968), lo hice bien —dice Iggy—. La gente pensaba que mi vocabulario se limitaba a 50 palabras. 'Ese tío es deficiente mental', decían, porque estaban acostumbrados a los grupos de la época, que tenían mucha verborrea. Pero la verborrea no envejece bien. Lo gracioso es que se compadecían de nosotros. Decían: 'Es un tipo simpático, pero se está volviendo loco'".

"Nunca pensé que The Stooges iba a durar toda la vida, pero tampoco que iban a terminar. Ninguno de nosotros se marchó a otra banda..."

Sin embargo, The Stooges no querían distinguirse por melodías y temas que engancharan; sino por su actitud, por su resentimiento y por su arrogancia 'cool'. Su música era un grito primario, el despertar de una bestia horrible, una especie de apocalipsis de la cultura... Desde un punto de vista personal, aquella música era el medio para expresar la dolorosa división de la personalidad de Iggy: el antiguo presidente del concejo estudiantil, miembro del equipo de oratoria, instruido y locuaz, que luchaba contra la fuerza mágica y primitiva de un alma atribulada, descontenta, que intentaba expresarse al tiempo que coqueteaba con las aristas peligrosas de su cuerpo y su mente. Unas aristas que le inducían a arrastrarse sobre vidrios, a derramarse cera líquida sobre el torso o hacer cosas peores.
****Pioneros****
Sus primeros espectadores no sabían realmente qué pensar. Se quedaban asombrados, sin dar crédito a lo que veían, incluso sorprendidos por la brevedad misma de las actuaciones. "Sí, 18 minutos de dinamita pura. Entrábamos y salíamos —afirma Ron Asheton con cierto orgullo—. Cuando Iggy comenzó a bajar y a mezclarse con el público, la mayoría de la gente se asustaba, se asombraba. Era como una serpiente, se quedaban hipnotizados".

En 1973, The Stooges ya había grabado su nombre en el Panteón del Punk con sólo tres discos: su poco pretencioso y antiartístico debut, al que siguió en 1970 Fun House, una obra maestra lacerante (y el disco favorito de Iggy con The Stooges), y Raw Power, producido por David Bowie.
Y tras aquel demencial lustro, tres décadas de distancia y miles de anécdotas y excentricidades (y algún sonado éxito) en la carrera en solitario de Iggy. Y, claro, un legado reivindicado cientos de veces hasta haber adquirido un estatus mítico. "De hecho, si ahora nos hemos vuelto a juntar es porque hay que ofrecer de nuevo aquel material", sentencia el vocalista.



http://www.elmundo.es/elmundo/2007/03/02/cultura/1172844394.html
0
3
0
0
3Comments