Check the new version here

Popular channels

La isla japonesa donde hay más gatos que humanos

Han hecho suyo Aoshima y no están dispuestos a cederlo. Más de un centenar de gatos se han asentado en esta pequeña isla al sur de Japón y viven en las casas abandonadas o se arremolinan en el puerto. Desde que acabó la II Guerra Mundial se ha producido una fuerte emigración del pueblo que ha provocado que por cada seis gatos haya solo una persona. Estos felinos habían sido introducidos unos años antes para eliminar las plagas de ratones, pero se quedaron e hicieron crecer su población. Hoy en día, apenas unos pocos habitantes viven allí y la única actividad que tiene la aldea es un bote de turistas que llega todos los días para conocer la 'Isla de los Gatos'.



Los gatos se agolpan en el puerto de la isla de Aoshima en la prefectura de Ehime, un lugar en el que conviven estos felinos y las personas en una proporción de 6 a 1.





Los gatos se agolpan en el puerto de la isla de Aoshima en la prefectura de Ehime, un lugar en el que conviven estos felinos y las personas en una proporción de 6 a 1.
Los gatos rodean a una mujer en el pueblo. En esta diminuta isla se introdujeron los gatos para ahuyentar a los ratones, pero se quedaron y se multiplicaron.





Aquí se acercan a las personas que acaban de bajar de los barcos. Se estima que hay unos 120 gatos en la isla y apenas unas pocas personas, casi todas jubiladas.






Varios gatos pidiendo comida. Durante años hubo una gran ola de emigración que hizo que la isla se quedase prácticamente vacía.





Ahora estos felinos se han convertido en dueños y señores del pueblo y ocupan las casas abandonadas.





La enfemera del pueblo y también la funcionaria municipal de Ozu, Atsuko Ogata, sujeta a un gato. Tras la II Guerra Mundial se produjo el progresivo abandono del pueblo.






Vista del pueblo en el que se ve lo pequeño que es. Está a media hora en ferry de la prefectura de Ehime, al sur de Japón.





Un gato salta de un piano en una escuela de música abandonada en Aoshima. En 1945 esta isla tenía una población de 900 personas.






Una mujer de la localidad ahuyenta a los gatos en la puerta de su casa. La única actividad que tiene ahora la isla es un bote lleno de excursionistas que llega a diario para que conozcan la 'Isla de los Gatos'.





Un gato salta sobre el fotógrafo para arrebatarle la merienda. No hay restaurantes, ni coches, ni tiendas ni nada.






La huella de un gato en el suelo de la isla de Aoshima. El pueblo dista de ser un paraíso para los turistas.





Los felinos se sientan sobre un muro mirando al mar en Aoshima.





Un gato salta para intentar conseguir comida en el pueblo abandonado.






Otra aglomeración de los felinos en el muelle.







Este gato lleva un pez en la boca en Aoshima.
0
0
0
0
0No comments yet