Descargá la app
Danos tu opinión
Anuncie en Taringa!
Sobre nosotros
Ayuda
Reglas de la comunidad
Desarrolladores
Denuncias
Reportar Abuso - DMCA
Términos y condiciones
Reportar un bug
Imágenes
  1. Arte y Cultura
  2. »
  3. Otros

La Tecnologia de las Civilizaciones Antiguas







Conocidos como “Oopart” estos objetos han aparecido por todas partes del planeta desafiando la historia tal y como la conocemos hoy en día.

Muchos de estos objetos pueden ser explicados, pero otros se mantienen aun entre la duda y el desconcierto para los científicos.

Esta lista la componen sólo algunos de estos objetos que se cuentan por decenas en todo el mundo.









¿ Celulares en la antigua Mesopotamia y Babilonia?




Un descubrimiento arqueologicamente fantástico, durante las excavaciones en fuschl am See, en el país de Austria salio a la luz un objeto muy peculiar con escritura cuneiforme muy similar a un teléfono celular, de los que utilizábamos hace unos 5 años (de pantalla monocromática), que se data del siglo XIII A.C, de manera extraña el tipo de escritura cuneiforme se encuentra regularmente mucho mas al este de la antigua Mesopotamia.



La ubicación del hallazgo hace que sea más al Oeste de donde la antigua escritura siempre ha sido hallada, ... lo que plantea muchas preguntas sobre la manera en que terminó en esta ubicación tan remota.



Algunos arqueólogos creen que la placa de arcilla inscrita posiblemente habia sido comprada en un mercado de la ciudad de Babilonia y luego fue transportada hacia el oeste a través de un trueque entre comerciantes, se cree estos pudieron tener relaciones comerciales con las cuidades de la Europa Central en ese momento.






El minitúnel de Noruega



Los descubridores de este hallazgo fueron Buddy Broyt y Ole Gunnar Krovel mientras realizaban una excavación en Noruega bajo las órdenes de la empresa KA Aurstad Volda para la construcción de un Centro Quiropráctico.



La excavación se realizaba cerca de un acantilado de piedra sólida. Cuando estaban a varios metros de profundidad y al retirar sedimento suelo, Krovel, se encontró con un desconcertante agujero en forma de estrella de siete puntas y unos 6 cm de diámetros, además de muy suave y pulido
.

Extrañado Krovel retiro cuatro metros de roca para saber donde acababa el agujero pero sorprendido observó que el extraño agujero se adentraba en las montañas de los fiordos del Noroeste.



En la opinión de este experto excavador en sus más de 30 años de profesión nunca antes había visto algo parecido..



Los responsables de la obra nunca pudieron dar una explicación a la presencia del agujero y otros geólogos de la región como Einar Anda, no pueden más que mostrar su perplejidad ante el asunto y que produjo el enigmático y diminuto túnel.

Hasta el momento se han establecido tres explicaciones posibles, y ninguna de ellas definitiva:









Reloj suizo de la Minastia Ming




Anillo metálico muy similar a los anillos-reloj que se utilizan en la actualidad, encontrado durante una excavación arqueológica en China, en una tumba completamente sellada 400 años.


Sorprendentemente, en su parte trasera, tiene grabado el nombre: SUIZA. Las agujas del reloj marcan la hora 10:06.



Unos arqueólogos chinos, mientras excavaban en unas tumbas de la dinastía Ming, encontraron un anillo metálico muy similar a los anillos-reloj que se usan hoy en día.




“Cuando tratamos de quitar la tierra alrededor del ataúd, un pedazo de roca de repente cayó y cuando choco con el suelo hizo un sonido metálico,? Dijo Jiang Yanyu, ex curador de la Región Autónoma del museo de Guangxi.

“Recogimos el objeto, y encontramos un anillo. Después de la eliminación de la cobertura del suelo y examinar más a fondo, nos quedamos conmocionados de ver que era un reloj”.










Nanotecnología en Los Urales



Entre los años 1.991 y 1.993 mientras se hacían prospecciones para la búsqueda de oro, en un área al este de los Urales junto a los ríos Narada, Kozhim y Balbanyu, fueron apareciendo uno tras otro pequeños objetos de escasos centímetros (0,003 milímetros los más pequeños), en unos estratos geológicos situados entre los 3 y 12 metros de profundidad,





lo que permitió una datación posterior en función del nivel en el que fueron encontrados que oscilaba entre los 20.000 y los 318.000 años.












Calavera de Cristal




En el año 1924, Anna Le Guillon Mitchell-Hedges tiene 17 años cuando con su padre adoptivo, el explorador inglés Frederick Albert Mitchell-Hedges, descubren una calavera de cristal de roca en las ruinas de un templo de la ciudad Maya "de las piedras caídas" en Lubaantún, en Belice.



Excepto la ausencia de suturas craneanas, es una reproducción casi perfecta de una calavera de mujer.

Pesa 5 kilos. Se compone de dos partes, la mandíbula inferior ajustándose perfectamente con la parte superior.





Las propriedades ópticas de la calavera son sorprendentes :



Al alumbrada por debajo, la luz sale por las cuencas. Alcanzada por detrás por los rayos del sol, un intenso haz luminoso ( capaz de encender fuego ) sale por las cuencas, la nariz y la boca.


Segura de su autenticidad, Anna acepta confiar la calavera a un equipo de científicos especializados en cristalografía de la sociedad Hewlet-Packard.



Al cabo de 6 meses de pruebas, las conclusiones caen :

Ø Está hecha con cuarzo natural sumamente puro, de dióxido de silicio "piezoeléctrico" anisótropo.

Ø Las dos partes están talladas en el mismo bloque de cristal de roca.

Ø Ninguna huella de instrumento, ni siquiera rastro microscópico.

Ø Sin señal de fabricación, resulta imposible fecharla ( el cristal no envejece ).

Ø Con una tecnología moderna con diamante haría falta un año de trabajo para conseguir el aspecto exterior ( con huellas de fabricación, ¡ lo que no lleva la calavera ! ), en cuanto a los efectos prismáticos, su reproductibilidad resulta aún más dificultosa.

Ø La fabricación manual hubiera necesitado 300 años de una labor continua










The London Hammer



La madera del mango estaba fosilizada y la cabeza de hierro estaba fundida en una roca.

Según su estado deberían haber pasado 140 millones de años desde su construcción.



Pero los primeros homínidos surgieron solo hace 7 millones de años y el hombre desarrolló herramientas hace dos millones de años.



¿Quién pudo construir un martillo cuando no existía el hombre? ¿Y quien pudo construir un hierro de tan gran pureza solo posible con tecnología moderna?







La Copa de Hierro de Wilburton




Descubierta en 1912 en una mina de Wilburton, Oklahoma, por Frank J. Kennard, dentro de un bloque de carbón. En una declaración jurada de Kennard el 27 de Noviembre de 1948, el trabajador de la Benton Co, declaró al respecto:

“Mientras estaba trabajando en la planta eléctrica municipal Thomas, Oklahoma en 1912, salió a la luz un trozo muy grande y furo de carbón que costaba fragmentarse. Al partir el trozo de carbón con mi martillo, de su interior cayo una especie de taza de metal, dejando un molde perfecto en el carbón que lo albergaba”.



Jim Stull, empleado de la empresa estaba presente y corroboro el descubrimiento y la declaración de Kennard. El trozo de carbón provenía de las minas de Wilburton en Oklahoma, las cuales se sabe tiene una antigüedad estimada de 300 millones de años.









Huellas de calzado humano de 440 millones de años



El coleccionista de fósiles William Meister no podía dar crédito a sus ojos, cuando una mañana de 1968, en compañía de su mujer e hijas, estas le mostraron un sorprendente hallazgo.



Se hallaban de excursión en la comarca de Antelope Springs (Utah), recogiendo diversas muestras de trilobites (crustáceos prehistóricos), y al parecer una de sus hijas había hallado en una roca, las huellas petrificadas de dos pisadas de calzado humano.

Las marcas perfectamente definidas pertenecían a un tipo de botas puntiagudas y al metro arrojaron las siguientes medidas;



32 cm de largo, 11,25cm de ancho y 7,5 cm de profundidad en su talón.

Lo más curioso de la historia, detalle que dejo perplejo y desconcertado al Sr. Meister, es que el tacón del zapato izquierdo había aplastado precisamente un trilobites, y la huella al menos tuvo que ser impresa hace unos 440 millones de años (!).



Hecho inconcebible según los expertos, pues la ciencia oficial cifra la aparición de la especie humana hace unos tres millones de años, y tan solo en unos 25000 años en la utilización de un primitivo tipo calzado.









Los esqueletos de Guadalupe



Estos esqueletos son restos humanos encontrados en una isla de las Antillas, pero con la peculiaridad de que fueron hallados en un estrato con una datación geológica de al menos 28 millones de años, es decir de la época del Mioceno, mucho antes de que los seres humanos modernos aparecieran en la isla.



Uno de los esqueletos incrustado en la losa de piedra Una de las muestras extraídas de las costa de Guadalupe, cerca de la aldea de , fue una losa de piedra de unas dos toneladas de peso que fu
enviada al Museo Británico en 1812, donde fue expuesta al público, pero con la llegada de la teoría de Darwin, la losa quedó relegada al sótano.




Una de las cosas a favor es que estos restos han sido estudiados de forma científica y pueden seguir observándose hoy en el Museo Británico.










Esto es todo por hoy pasen por mis otros Aportes.







0
0
0
0No hay comentarios