Check the new version here

Popular channels

Las Animas del Santo Purgatorio



EL SANTO ROSARIO POR LOS DIFUNTOS

Madre, llena de dolor, haz Tú que cuando expiremos.

¡Nuestras almas entreguemos, por tus manos, al Señor!


(Guía para rezarlo)


Ave María Purísima.
Sin pecado concebida.

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Para que nuestra oración pueda agradar a Dios, purifiquemos nuestro corazón, arrepintiéndonos de nuestros pecados. Recemos todos juntos el Acto de Contrición.

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, creador y redentor mío; por ser Tú quién eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido, propongo enmendarme y confesarme a su tiempo; ofrezco todo cuanto hiciere en satisfacción de mis pecados y confío en tu bondad y misericordia infinitas que me perdonarás, por tu preciosa sangre y me darás la gracia para nunca más pecar. Amén.

Abre, Señor, mis labios.
Y mi boca proclamará tu alabanza.

Dios mío, acude en mi auxilio.
Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

Abre, Señor, nuestros labios y limpia nuestros corazones de impertinentes pensamientos, ilumina nuestro entendimiento con la Luz del Espíritu Santo, para que, atenta, digna y devotamente recemos este Santo Rosario; pidiéndote por el eterno descanso de nuestro
Hermano(a) N… Te damos gracias por la vida que le diste y muy especialmente por las
Personas que estamos presentes.

¡Oh Dios!, que perdonas y deseas la salvación de todos los hombres y mujeres, imploramos tu clemencia para que, por la intercesión de María Santísima y de todos los santos concedas
a tu siervo (a) N… la gracia de llegar a la Vida Eterna. Amén.


Contemplamos, en este Santo Rosario los Misterios…

MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábado)
MISTERIOS LUMINOSOS (Jueves)
MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes)
MISTERIOS GLORIOSOS (miércoles y Domingo)

En cada Misterio se reza:

1 Padre Nuestro

10 Ave María

1 Gloria

1 Oh, Jesús mío…

4 Jaculatorias

TERMINADOS LOS 5 MISTERIOS SE REZA LO SIGUIENTE:


Oh Soberano Santuario, Sagrario del Verbo Eterno.

Libra, Virgen, del infierno, a los que rezamos tu Santo Rosario.


Emperatriz poderosa, de los mortales consuelo.

Ábrenos, Virgen, el cielo, con una muerte dichosa.
Y danos pureza de alma.
Tú que eres tan poderosa.


Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.


Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto. En tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines y el alma de nuestro (a) hermano
(a) N... para que la salves.

Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto. En tus manos encomendamos nuestra esperanza, para que la alientes y el alma de nuestro (a) hermano (a) N...para que la salves. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.


Dios te salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto. En tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames y el alma de nuestro (a) hermano (a) N...para que la salves. Llena eres de gracia, el Señor es contigo.
Bendita Tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Templo, Trono y Sagrario de la Santísima Trinidad. Virgen concebida sin la culpa del pecado original. Amén.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve, a Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh clemente, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Pidamos a la Virgen María que interceda por el alma de nuestro hermano(a) N... y por quienes se están purificando en el purgatorio, así como por los que aún vivimos, para que alcancemos de Dios la resignación, el consuelo y la paz; invocándola con los títulos más bellos, que durante siglos, el pueblo cristiano ha ido descubriendo en su honor.

LETANÍAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Señor, ten piedad de él (ella)
Cristo, ten piedad de él (ella)
Señor, ten piedad de él (ella)
Cristo óyenos
Cristo escúchanos
Padre celestial que eres Dios,

(Ten piedad de él )

Hijo redentor del mundo que eres Dios
Espíritu Santo que eres Dios
Santísima Trinidad, que eres un solo Dios


A las siguientes invocaciones todos respondemos:

Ruega por él (ella)
Santa María,
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las vírgenes,
Madre de Jesucristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre virgen
Madre incorrupta,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Virgen prudentísima,
Virgen venerable,
Virgen laudable,
Virgen poderosa,
Virgen misericordiosa,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la eterna sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso precioso de la gracia
Vaso de la verdadera devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consuelo de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los ángeles,
Reina de los patriarcas,
Reina de los profetas,
Reina de los apóstoles,
Reina de los mártires,

Reina de los confesores,
Reina de las vírgenes,
Reina de todos los santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina elevada al cielo,
Reina del santísimo rosario,
Reina de las familias,
Reina de la paz,

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,
Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,
Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,
Ten piedad y misericordia de nosotros.

ORACIÓN

(Se hace, solamente si un familiar cercano desea hacerla)


Dios mío, te llevaste a la persona que más amaba en este mundo; me privaste de ella para siempre: pero si lo dispusiste de esta manera, cúmplase en todo tu santísima voluntad, así sobre él (ella) como sobre mí. El grande consuelo que me queda, es la esperanza de que lo (la) recibiste en el seno de tu misericordia y que te dignarás algún día unirme con él (ella). Si la entera satisfacción de sus pecados la detiene aún en las penas sin que haya ido todavía a unirse contigo yo te ofrezco, para que logre su salvación, cambiar mi mala conducta, hacer caridades a favor de los más necesitados y confesar mis pecados para comulgar el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

¡Arbitro supremo de nuestra suerte, dueño absoluto de nuestro destino! Dispón soberanamente de nosotros y de nuestros días, no somos de nosotros mismos, sino de Ti; no has hecho sino tomar lo que te pertenecía y nos prestaste por algún tiempo. Sean benditas y adoradas las disposiciones de tu Providencia.


Esta muerte que me hace derramar tantas lágrimas debe producir en mí un efecto más sólido y saludable; ella misma me advierte que llegará mi hora que debo prepararme sin tardanza y estar dispuesto en todos los instantes de mi vida; permite ¡Oh Dios de bondad! Que cuando llegue mi último momento, me encuentre en estado de gracia, para poder presentarme delante de ti y reunirme con la persona que he perdido para bendecirte y alabarte eternamente con él (ella). Amén.


Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos de todos los peligros, oh Virgen Gloriosa y Bendita.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

OFRECIMIENTO

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto; de la Nación
Mexicana, la unión y feliz gobierno. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud a los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.
ORACIÓN DEL SANTO SUDARIO

Señor Jesucristo, que nos dejaste las señales de tu Pasión en la sábana santa, en la cual fue envuelto tu cuerpo santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz: concédenos, piadosísimo Señor, que por tu muerte y sepultura santa, y por los dolores y angustias de tu Santísima Madre María, Señora nuestra, sea llevada a descansar el alma de tu siervo (a)
N… y todos los que están en el purgatorio, a la gloria de tu resurrección, donde vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos. Amén.


Oremos: Señor, concede a tus hijos gozar siempre de completa salud de alma y cuerpo y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, líbranos de las tristezas de esta vida y concédenos disfrutar de las alegrías eternas, por Cristo nuestro Señor. Amén.

Pidamos a Dios, una vez más, por el eterno descanso de nuestro hermano (a) N… y por las necesidades de la Iglesia y el mundo entero. A cada petición respondemos: Te rogamos Señor.

Por todos nuestros familiares y amigos difuntos, para que Dios limpie completamente su alma de toda mancha de pecado y les conceda el descanso eterno.

Por todos los que están por dejar este mundo, para que se arrepientan de sus pecados y entreguen su vida a Cristo, como ofrenda agradable.

Por todos los que no conocen a Cristo, para que Dios mueva su corazón y les conceda la oportunidad de conocerlo y entregarse a Él, sin reservas.

Por todos nosotros, para que estemos siempre preparados para el gran encuentro con
Cristo.

Por los pastores de la Iglesia, para que prediquen con valentía y autenticidad la Palabra de Dios y así vayan despertando en los feligreses el sentido verdadero de la vida y de la muerte.


ORACIÓN DE LOS FIELES


Pidamos por nuestro (a) hermano (a) N... a nuestro Señor Jesucristo, que ha dicho: Yo soy la Resurrección y la Vida, el que cree en Mí aunque haya muerto vivirá y el que está vivo y cree en Mí no morirá para siempre. A cada petición respondemos:

Te lo pedimos, Señor.

Señor, Tú que oraste en la tumba de Lázaro dígnate enjugar nuestras lágrimas.

Tú que resucitaste a los muertos. Dígnate dar la vida eterna a nuestro (a) hermano (a) N…

Tú que perdonaste en la cruz al buen ladrón y le prometiste el paraíso, dígnate perdonar y llevar al cielo a nuestro (a) hermano (a) N…


Tú que has purificado a nuestro (a) hermano (a) N... con el agua del bautismo y lo ungiste con el óleo de la confirmación. Dígnate admitirlo entre tus santos y elegidos.

Tú que alimentaste a nuestro (a) hermano (a) N... con tu Cuerpo y tu Sangre. Dígnate también admitirlo en la Mesa de tu Reino.

Y a nosotros que lloramos su muerte, dígnate confortarnos con la fe y la esperanza de la vida eterna.

Rezamos un Padre Nuestro, Ave María y Gloria por las intenciones y necesidades del Santo
Padre.


En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Devoción extraída del Libro: “Ritual de Difuntos”,
Del P. Amado Ruíz Gordon

(Ligeramente modificada)

MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábado)


PRIMER MISTERIO:
LA ANUNCIACIÓN Y ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS.

(Lee Lucas 1, 26-38 ó Juan 1, 6-18).
Así como María aceptó con valor y humildad la invitación a ser la Madre de Jesús, así también nosotros tenemos que aceptar con sencillez y decisión el llamado de Dios a ser sus hijos. Acordémonos de que se trata de un gran compromiso.


¡Oh, María, dulcísima, consuelo de las almas!, este Misterio te lo ofrecemos por el gozo que tuviste cuando, saludada por el ángel, te anunció la encarnación del hijo de Dios en tus entrañas; por Él te suplicamos que el alma de nuestro(a) hermano(a) N… y todas aquellas almas que están en el purgatorio, reciban alegres noticias de la Gloria Eterna, a donde vayan a descansar. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


SEGUNDO MISTERIO:
LA VISITA DE LA VIRGEN MARÍA A SU PRIMA SANTA ISABEL.

(Lee Lucas 1, 39-56 ó Mateo 11, 2-10 ó Juan 1, 19-28).



Al saber que su prima Isabel se encontraba en el sexto mes de su embarazo, de inmediato
María fue a visitarla para ponerse a su disposición. Esto representa una gran lección para nosotros: pues cuanto uno más ama al prójimo, tanto más ama a Dios.


¡Oh, María, refugio de pecadores!, este Misterio te lo ofrecemos por el gozo que tuviste cuando, visitando a santa Isabel, fuiste por ella reconocida como Madre de Dios, y por haber sido intermediaria para librar de la culpa al niño Juan; por este gozo te suplicamos que visites y consueles a nuestro (a) hermano (a) N... y a los que están en el purgatorio para que intercedas por ellos ante tu Hijo. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.



TERCER MISTERIO:
EL NACIMIENTO DEL HIJO DE DIOS EN BELÉN.

(Lee Lucas 2,1-20 ó Mateo 2, 1-12).



¿Quiénes reconocieron en aquel niño al Mesías esperado? María, José y unos cuantos pastores, gente humilde que había puesto en Dios su confianza. Lo mismo pasará con nosotros: si somos humildes y confiamos en Dios, sentiremos su presencia en nuestro corazón.


¡Oh, María, estrella del mar, norte fijo de la Iglesia!, este Misterio te lo ofrecemos por el gozo que tuviste cuando, naciendo de tu vientre, como de la aurora, el Sol de Justicia, Cristo, alumbró a los que estaban en tinieblas; a El suplicamos que nuestro (a) hermano (a) N… y todos aquellos que están en el purgatorio, merezcan salir de esas tinieblas y llegar a los resplandores de Su Gloria. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


CUARTO MISTERIO:
LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO JESÚS AL TEMPLO DE JERUSALÉN.

(Lee Lucas 2, 22-40)


Según la Ley de Moisés, a los cuarenta días Jesús fue presentado al templo. En esto María y José nos dan un ejemplo en el cumplimiento de sus deberes religiosos. También nosotros, si queremos ser cristianos de verdad, tenemos que cumplir con la ley de Dios. No podemos decir que no tenemos tiempo. Si el tiempo nos alcanza para las cosas de este mundo, ¿por qué no tiene que alcanzarnos para las cosas de Dios?


¡Oh Purísima María, que sin obligarte la ley de la purificación, presentaste a tu Santísimo Hijo en el templo, con especial gozo de verle reconocido como Verdadero Dios! Este Misterio te lo ofrecemos suplicando que nuestro (a) hermano (a) N... y todos aquellos que están en el purgatorio, sean, por tu intercesión, purificados para entrar en el templo de la gloria. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


QUINTO MISTERIO:
EL NIÑO JESÚS PERDIDO Y HALLADO EN EL TEMPLO.

(Lee Lucas 2, 41-52).

Para Jesús lo más importante era hacer la voluntad del Padre, por eso se quedó en el templo de Jerusalén, sin ni siquiera avisar a María y a José. Esto nos quiere enseñar que primero está Dios. Por lo tanto, nadie, por obedecer a los hombres, ponga a un lado la obediencia hacia Dios.



¡Oh, María, seguro medio para hallar a Jesús!, este Misterio te lo ofrecemos por el gozo que tuviste al encontrar en el templo a tu hijo Jesús; por eso te suplicamos que nuestro (a) hermano (a) N... y todos los que se encuentran en el purgatorio tengan, por tus ruegos, el alivio de sus penas y lleguen a mirar a Jesús en el templo de su gloria. Te lo pedimos por
Jesucristo nuestro Señor. Amén.




MISTERIOS LUMINOSOS (Jueves)


PRIMER MISTERIO:
EL BAUTISMO DE JESÚS EN EL RÍO JORDÁN.

(Lee Mateo 3,13-17)


Así como Jesús, cada uno de nosotros y nuestro hermano(a) N. hemos sido bautizados. El bautismo nos ha hecho Hijos de Dios, y por lo tanto, herederos de su casa y de su amor. Al morir creemos que volvemos a la casa del Padre para vivir en plenitud nuestra vida de Hijos suyos.


¡Oh, María, dulcísima, consuelo de las almas!, este Misterio te lo ofrecemos por la alegría que nos da el sabernos Hijos de Dios y herederos de su misericordia. Te suplicamos que el alma de nuestro(a) hermano(a) N... y aquellas almas que están en el purgatorio, regresen alegres a la casa del Padre, en donde disfrutarán de la vida plena por siempre. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

SEGUNDO MISTERIO:
LA AUTORREVELACIÓN DE JESÚS EN LAS BODAS DE CANÁ.

(Lee Juan 2,1-12)

Jesús se nos revela en las bodas de Caná, como el que siempre está dispuesto a escuchar a su madre y a socorrer nuestras necesidades. Jesús y María nunca nos dejan solos, aun en los momentos de dolor y necesidad reconocemos su presencia entre nosotros, presencia siempre amorosa y llena de ternura por los que más sufren.

¡Oh, María, dulcísima, consuelo de las almas!, este Misterio te lo ofrecemos por la tranquilidad y la esperanza que nos da el saber que, en compañía de tu Hijo Jesús, siempre estás cerca de nosotros para sostenernos y ayudarnos cuando más lo necesitamos. Te suplicamos que el alma de nuestro(a) hermano(a) N... y todas aquellas que están en el purgatorio sean bendecidas con la dicha de disfrutar de la Vida Eterna. Te lo pedimos por
Jesucristo nuestro Señor. Amén.

TERCER MISTERIO:
JESÚS ANUNCIA EL REINO DE DIOS Y NOS INVITA A LA CONVERSIÓN.

(Lee Marcos.1,14-15)

Jesús, mientras estuvo con nosotros, nos anunció la llegada del Reino de Dios que no es otra cosa más que la vida que Dios quiere para todos sus hijos; pero para recibir esta vida era necesario convertirnos, es decir, abrir nuestro corazón a Dios. Hoy, Él sigue invitándonos a abrir las puertas de nuestro corazón y de nuestras familias para que esa vida que Él quiere para todos nosotros, la podamos disfrutar ya desde ahora.



¡Oh, María, dulcísima, consuelo de las almas!, este Misterio te lo ofrecemos en agradecimiento por habernos dado al Hijo de Dios que nos trae una vida nueva y digna para todos. Te suplicamos que el alma de nuestro(a) hermano(a) N... y todas aquellas que están en el purgatorio disfruten en plenitud de esa vida, de ese Reino que Jesús vino a anunciarnos. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


CUARTO MISTERIO:
LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS EN EL MONTE TABOR.

(Lee Lucas 9,2-13)

Jesús se llevó al monte Tabor a Pedro, Santiago y Juan para manifestarles plenamente, en el resplandor de su rostro, que Él era el Hijo de Dios. Él quiso mostrarles, desde aquí, lo que verían después al regresar a la casa del Padre. Los apóstoles fueron fieles a la misión confiada y ahora gozan por siempre de aquella experiencia inolvidable que vivieron cuando Jesús se transfiguró en su presencia.

¡Oh, María, dulcísima, consuelo de las almas!, este Misterio te lo ofrecemos por la esperanza que tenemos de que, después de haber cumplido fielmente nuestra misión en esta vida, también contemplaremos cara a cara a tu Hijo Jesús; te suplicamos que el alma de nuestro(a) hermano(a) N... y todas aquellas que están en el purgatorio contemplen ya a nuestro Señor como los apóstoles lo hicieron en el monte Tabor. Te lo pedimos por
Jesucristo nuestro Señor. Amén.
QUINTO MISTERIO:
LA INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA COMO EXPRESIÓN SACRAMENTAL DEL
MISTERIO PASCUAL.

(Lee Marcos 14,12-25)

Jesús se quedó entre nosotros. Lo encontramos en cada uno de nuestros hermanos, principalmente en los que más sufren; pero también lo encontramos, y de manera muy especial, en la Eucaristía. En ella cumple su promesa de estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. En ella también se queda como alimento nuestro para que comamos
y bebamos y así, tengamos Vida Eterna .


¡Oh, María, dulcísima, consuelo de las almas!, este Misterio te lo ofrecemos por el agradecimiento que sienten nuestros corazones al saber que tu Hijo se ha quedado con nosotros en la Eucaristía; te suplicamos que el alma de nuestro(a) hermano(a) N... y todas aquellas que están en el purgatorio, que ya desde esta vida se alimentaron del Pan que da la
Vida Eterna, vivan para siempre en la presencia de nuestro Padre Celestial. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes)


PRIMER MISTERIO:
LA ORACIÓN Y AGONÍA DE JESÚS EN EL HUERTO DE GETSEMANÍ.

(Leer 14, 32-43 ó Mateo 26, 36-49 ó Lucas 22, 39- 48)

Aunque Jesús era Hijo de Dios, sintió la necesidad de prepararse a la muerte mediante la oración. Es precisamente en la oración donde Jesús encuentra la fuerza para enfrentarse con valor a los sufrimientos. Es un ejemplo para nosotros. No podremos superar las distintas pruebas de la vida si no tenemos la costumbre de orar. En realidad la oración es la fuerza del cristiano.

¡Oh dolorosísima Madre de Jesús!, quien, despedido y apartado de tu compañía, oró con mortales agonías en el huerto, donde por un ángel fue confortado!, este Misterio te lo ofrecemos, para que por tu intercesión nuestro (a) hermano (a) N... y aquellos que están en el purgatorio, sean confortados por Jesucristo en sus penas. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

SEGUNDO MISTERIO:
LA FLAGELACIÓN DE JESÚS ATADO A LA COLUMNA.

(Lee Marcos 15, 12-15 ó Mateo 27, 20-26)
En nuestra vida buscamos siempre las comodidades. Y, muchas veces, para conseguir más satisfacciones, nos olvidamos de la Ley de Dios. Jesús tuvo que pagar todos estos pecados mediante la flagelación, que transformó toda su espalda en una inmensa llaga.

¡Oh, María, mar de dolores!, este Misterio te lo ofrecemos en memoria del inmenso dolor que tuviste, viendo desnudo y azotado cruelmente al Hijo de tus entrañas; por Él te suplicamos que intercedas para que nuestro(a) hermano(a) N... y todos aquellos que se encuentran en el
Purgatorio, sean liberados de sus sufrimientos. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

TERCER MISTERIO:
LA CORONACIÓN DE ESPINAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

(Lee Marcos 15, 16-20 ó Mateo 27, 27-31)

El orgullo ha sido siempre la causa de muchos pecados. Para pagar nuestros pecados de orgullo, Jesús aceptó la humillación de ser coronado con espinas, como un rey de burlas. Si queremos vivir como verdaderos cristianos, tenemos que luchar en contra del orgullo y la soberbia. ¡Cuántos pleitos y cuántos rencores se pueden evitar mediante la humildad!

¡Oh, María, rosa entre espinas!, este Misterio te lo ofrecemos en desagravio por el dolor que tuviste viendo a tu Hijo, afectado y coronado de espinas; te suplicamos que, por este dolor, nuestro (a) hermano (a) N… y los que se encuentran en el purgatorio, sean, por tu intercesión, libres de las penas que padecen y coronados en la Gloria. Te lo pedimos por
Jesucristo nuestro Señor. Amén.


CUARTO MISTERIO:
JESÚS CARGA CON LA CRUZ A CUESTAS HACIA EL MONTE CALVARIO.

(Lee Marcos 15,21-28 ó Lucas 23, 26-31 ó Juan 19,14-24.)

Por amor a nosotros Jesús cargó con la cruz y subió al Calvario. En lugar de juzgar y condenar a los demás, tenemos que hacer el esfuerzo por soportar sus defectos y ayudarlos a superarse. Sólo así imitaremos a Jesús.
¡Oh, María, traspasada de dolor en la calle de la amargura, por encontrar en ella a tu inocente Hijo, sentenciado a muerte y agobiado con el grave peso de la cruz!, este Misterio te lo ofrecemos suplicándote que nuestro (a) hermano (a) N... y aquellos que están en el purgatorio, por tus ruegos ante Jesucristo, sean libres de la cruz de penas que padecen. Te
lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

QUINTO MISTERIO:
LA CRUCIFIXIÓN Y MUERTE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

(Lee Marcos 15, 29-39 ó Juan 19,25.37)

“No existe amor más grande que éste: dar la vida por los amigos” (Juan 15, 13-15), había dicho Jesús. Y lo prueba sufriendo y muriendo por nosotros en la cruz. Jesús nos dejó la prueba más grande de su amor. Ahora depende de nosotros saber aprovechar este amor, renunciando a nuestra vida de pecado y tratando de empezar una nueva vida.

¡Oh desconsolada Reina, afligida Madre, desamparada Virgen!, este Misterio te lo ofrecemos para que intercedas ante tu Hijo, que nos redimió con su muerte, a fin de que nuestro (a) hermano (a) N... y todos aquellos que están purificándose en el purgatorio se vean aliviados
por Su sangre. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

MISTERIOS GLORIOSOS (Miércoles y Domingo)


PRIMER MISTERIO:
LA RESURRECCIÓN DE JESÚS.

(Mateo 28,1-7 ó Lucas 24, 13-35 ó Juan 20, 3-29)

Jesús murió y resucitó. Para Él los sufrimientos y la muerte fueron el camino para llegar a la resurrección y la gloria. Lo mismo pasará con nosotros: si aceptamos las pruebas de esta vida con paciencia, lograremos un día el gran progreso que todos deseamos: morir y resucitar con Cristo.

¡Oh, María, alegría de los justos y consuelo de los pecadores!, este Misterio te lo ofrecemos en memoria de la alegría que tuviste al ver resucitado y glorioso a tu Santísimo Hijo: suplicándote, que así como, con la resurrección de Jesús, se alegraron todos los seres creados, así merezca nuestro (a) hermano (a) N... y todos los que se encuentran en el purgatorio, la resurrección eterna. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

SEGUNDO MISTERIO:
LA ASCENSIÓN DE JESÚS AL CIELO.

(Lee Marcos 16, 14-20 ó Lucas 24, 44-53)



Subiendo al cielo, Jesús nos enseña que allá tenemos nuestra patria verdadera. Por lo tanto, nuestra única preocupación tiene que ser la de superarnos y progresar, según las enseñanzas y los ejemplos de Cristo para alcanzar la gloria del cielo.


¡Oh, María, madre de Dios, llena de gozo en la subida a los cielos de tu Santísimo Hijo, en compañía de todos los que Él redimió con su gloriosa resurrección!, este Misterio te lo ofrecemos, suplicándote que nuestro (a) hermano (a) N... y aquellos que están en el purgatorio, progresen, por tus ruegos ante Jesucristo, a la pascua Eterna. Te lo pedimos por
Jesucristo nuestro Señor. Amén.

TERCER MISTERIO:
LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO SOBRE LA VIRGEN MARÍA Y LOS APÓSTOLES.

(Lee Hechos de los Apóstoles 2,1-3)

Diez días después de subir al cielo, Jesús envió a los apóstoles el regalo del Espíritu Santo, que transformó toda su vida. Por fin lograron entender su mensaje y tuvieron la fuerza para vivirlo y anunciarlo con valentía. También nosotros, si queremos ser verdaderos cristianos, necesitamos la fuerza del Espíritu Santo. Pidamos a la Virgen que interceda por nosotros y nos consiga este gran regalo.

¡Oh, María, dulce esposa del Espíritu Santo!, este Misterio te lo ofrecemos por el gozo que tuviste cuando bajó el Divino Espíritu sobre ti y sobre todos los apóstoles, para que al ausentarse Jesús no quedáramos huérfanos, suplicamos tu intercesión para que el Espíritu de Cristo resucite a nuestro (a) hermano (a) N... y a todos los que están purificando su pecado en el purgatorio. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

CUARTO MISTERIO:
LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA EN CUERPO Y ALMA AL CIELO.

(Lee Lucas 1, 46-55 ó Apocalipsis 12, 13-17)

Después de haber terminado su periodo de vida en este mundo, María fue llevada al cielo en cuerpo y alma. Se trató de un regalo especial que Jesús hizo a María, su Madre. En lugar de esperar el día de la resurrección final, Jesús quiso que pronto fuera a gozar con Él en cuerpo y alma. Así como ella se encuentra ya en la gloria en cuerpo y alma, así también nosotros esperamos estar después de la muerte. Para esto tenemos que imitar sus ejemplos.

¡Oh dichosa María!, que entregaste tu espíritu en la hora de la muerte, en manos de tu Hijo Jesucristo, y después unido al cuerpo, resucitaste gloriosa!, este Misterio te lo ofrecemos, a fin de que intercedas ante tu Hijo Jesucristo, para que nuestro (a) hermano (a) N... y los que están en el purgatorio, resuciten y lleguen a la vida verdadera. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


QUINTO MISTERIO:
LA CORONACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA COMO REINA DEL CIELO Y DE LA TIERRA.

(Lee Apocalipsis 12,1-5 ó 19, 4-16 ó 21, 1-14)

En este mundo nadie tuvo el privilegio de estar tan cerca de Jesús como María, su Madre, también ahora en el cielo, nadie está tan cerca de Jesús como ella. Siendo la Madre de Jesús, goza de un gran poder de intercesión: todo lo que pide a Jesús en nuestro favor, siempre se lo concede. Esto es lo que estamos haciendo al rezar este santo rosario. Por eso, acudimos a María con toda confianza, sabiendo que es nuestra Reina y es también nuestra
Madre.


¡Oh soberana Virgen María, Madre de Dios, que resucitada en cuerpo y alma, fuiste sublimada a la gloria y coronada como Emperatriz de los ángeles y de los hombres!, este Misterio te lo ofrecemos, suplicándote que el alma de nuestro (a) hermano (a) N... y las demás del purgatorio merezcan por tus ruegos ser libres de las penas que padecen, para que sean coronadas de gloria, y que en compañía de tu Santísimo Hijo te amen por todos los siglos. Amén.

ORACIONES

PADRE NUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

AVE MARÍA:

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

GLORIA

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

OH JESÚS MÍO…

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo a todas las almas, socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

JACULATORIAS
GOZOSOS:

Por tu limpia concepción, oh, Soberana Princesa.

Una muy grande pureza, te pedimos de corazón.


LUMINOSOS:

Jesucristo, Luz y Vida del nuevo milenio.

Sea la Eucaristía mi alimento para el camino.


DOLOROSOS:

Madre, llena de dolor, haz Tú que cuando expiremos,

Nuestras almas entreguemos, por tus manos, al Señor.
GLORIOSOS:

María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia.
En la vida y en la muerte, ampáranos, Gran Señora.

POR NUESTROS DIFUNTOS (Para todos los misterios):
Si por tu Sangre Preciosa, Señor, lo (la) habéis redimido.
Que le perdones, te pido, por tu Pasión dolorosa.

Dales, Señor, el descanso eterno
Y brille para ellas (las almas) la luz perpetua.

Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz.
Así sea.

ORACIÓN POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO


Vuelve, oh dulce Jesús desde tu excelso trono tus ojos de clemencia hacia el seno profundo de la cárcel del purgatorio, esposas tuyas son las que allí están purificándose, ellas están marcadas con el sello de la Trinidad, son precio de tu Sangre, son tierno objeto de tu amor.

Un fuego terrible las acrisola, una privación temporal de la vista de tu hermosura las aflige sobremanera y suspiran con ansia por aquel feliz momento en que han de ir a unirse contigo.

Que se apresure pues, ese instante tan dichoso, que salgan en breve a gozar de su esposo amado; que tu Sangre preciosa las lleve al refrigerio; que tu gran misericordia las conduzca al descanso; que en la perpetua paz brille sobre ellas la eterna luz.

Así Señor te lo pedimos, por aquella amarga hora en que entregaste tu Santo Espíritu en manos de tu Eterno Padre. Amén.

“Jesús le dijo:<>”

(Juan 11, 25-26)

Link a mi Blog

http://buscandolapazinteriorfsg.blogspot.mx/

Link al Libro EXPERIENCIAS DEL MÁS ALLÁ , un precioso libro donde se relatan las experiencias que han tenido personas que han sido dadas por muertas clínicamente y han vuelto a la vida, estas experiencias realmente te cimbraran y harán que vivas mas en serio tu vida....



http://www.libroscatolicos.org/libros/formacion/experiencias_del_mas_alla.pdf

Link al libro Más allá de la muerte
Es un libro que habla especialmente del purgatorio, adonde va la mayoría de los hombres al morir. Aprendamos a vivir para la eternidad, pues la vida es corta y de ella depende toda una eternidad. El libro está documentado con muchos ejemplos reales y testimonios de algunos santos, especialmente, de la famosa mística alemana María Simma.



www.libroscatolicos.org/libros/formacion/mas_alla_de_la_muerte.pdf

En el siguiente enlace puedes descargar el libro de Sáquenos de aquí de María Simma en el que relata sobre sus experiencias con las Animas del purgatorio, es un libro muy interesante ojala y las personas que no creen en el purgatorio se dieran la oportunidad de leerlo.

https://www.ebookscatolicos.com/descargas/?nav=display&file=777799


otro libro muy interesante es el de LA MUERTE UN AMANECER de Elisabeth Kübler-Ross
lo pueden descargar del siguiente link



http://www.descodificacionbiologica.es/pdf/muerteamanecer.pdf


Gracias a todos los que leen mi posts espero les sea de gran ayuda en cuanto a su vida espiritual y espero sus comentarios y opiniones.

Que Dios los bendiga a ustedes y sus familias.
0
0
0
1
0No comments yet