Canales populares

Las mentiras para chicos en las que algunos todavía creen


Las mentiras para chicos en las que algunos todavía creen


A medida que crecemos, descubrimos que algunas de las cosas en las que creíamos no son ciertas: Papa Noel no existe, no nos trajo una cigüeña y el Ratón Pérez no junta dientes.
Descubrí cuáles persisten




Una vida de princesa



A pesar del imaginario infantil, ser una princesa en el medioevo no era necesariamente una experiencia maravillosa.

Si bien las comodidades de un castillo eran sin duda mejores que la de las chozas campesinas de la época, ellos no escapaban de ser lugares fríos, sucios y oscuros. Y por más alta alcurnia que se tuviera, nadie escapaba a una cuna húmeda.

También había cosas peores: el aire apestaba a animales muertos, la gente no se bañaba y los baños no tenían sistema de desagüe.

Ni hablar de que su casamiento con el "príncipe azul" generalmente resultaba ser un arreglo político con un rey anciano de otra tierra.

Los cavernícolas vivían en cuevas



A pesar de su nombre, los cavernícolas no vivían en cuevas. Los arqueólogos creen que en realidad hombres de las cavernas vivían fuera de las cuevas, pero que el término equivocado se ha popularizado gracias a las grandes habilidades de conservación de las cuevas, lo que llevó a algunos a pensar que se utilizan normalmente como refugios primarios.

Aunque la evidencia de los hogares al aire libre es difícil de encontrar porque la Tierra ha cambiado significativamente su fisonomía en los últimos 40 milenios, una vivienda que data del período de Neanderthal y está hecha de huesos de mamut fue descubierta en Ucrania.

Ver la televisión cerca de la pantalla y leer con poca luz daña los ojos




La popular insistencia de los padres para proteger la vista de sus hijos, en la actualidad no tiene un fundamento real. El origen de este mito se remonta a un lote de 100.000 televisores lanzados por General Electric en los años 1960 que emiten radiación 100.000 veces mayor de lo que se considera seguro por las autoridades sanitarias. Aquellos fueron retirados del mercado, pero el mito persistió.

Además, la lectura de impresión con poca luz no es una amenaza para su salud ocular. Si su vista termina empeorando con la edad, las zanahorias no la mejorarán significativamente más que cualquier otro alimento saludable. Eso fue una mentira creada por el gobierno británico durante la Segunda Guerra Mundial para engañar a los nazis.


Los seres humanos tienen solamente cinco sentidos



Dominar los conceptos básicos de los cinco sentidos estaba más o menos en el centro de todo el semestre del plan de estudios de la escuela primaria, si no más. Pero el modelo de los cinco sentidos, "vista, oído, olfato, tacto gusto" que todos hemos aprendido, en realidad se remonta a Aristóteles, alrededor del año 300 antes de Cristo. Hace falta decir que la sabiduría científica convencional ha cambiado un poco desde entonces. Aunque los investigadores aún debaten sobre el número exacto de los sentidos, la mayoría, de acuerdo en que los seres humanos tienen por lo menos 10 o 11, mientras que algunos investigadores creen que los seres humanos tienen 21 o más.

Según la Escuela de Medicina de Harvard, por ejemplo, se deberían añadir los siguientes sentidos a la lista: el del equilibrio, el de la sensación de dolor, la conciencia de la ubicación de las partes de nuestro cuerpo, o la sensación de calor y frío.


Los murciélagos son totalmente ciegos




Esta expresión se remonta al siglo XVII y ha sido transmitida de generación en generación desde entonces, a pesar de ser totalmente falso. Merlin Tuttle, fundador y presidente de Bat Conservation International (BCI), devolvió la dignidad a estos animales en una entrevista con National Geographic, en la que dijo que "ellos ven muy bien", aunque, sin embargo, son daltónicos.

Lamentablemente, el murciélago tiene una mala reputación en la cultura popular, pero tiene mucho que ofrecer a la humanidad: utiliza la ecolocalización para rastrear a su presa, los insectos, por lo que es exterminador de plagas más rudo del mundo.


Los chicles se pegan al estómago o tardan siete años en digerirse




Como gastroenterólogo de la Universidad de Dukem, Rodger Liddle dijo a la revista Scientific American, "nada podría residir [en el estómago] tanto tiempo, a menos que fuera tan grande que no podía salir del estómago o fue atrapado en el intestino".

Según otro gastroenterólogo, Nancy McGreal, la goma se mueve a través de su tracto digestivo al igual que cualquier otro alimento o bebida, y sólo se tarda 30 a 120 minutos de digerir.

De igual manera, una precaución: la goma conserva su calidad pegajosa mientras se mueve a través de su tracto digestivo. Esto puede hacer que otros alimentos se agrupen, y en general es una mala noticia.

0No hay comentarios