Check the new version here

Popular channels

Los 11 lugares que nunca pensarías que están en Escocia

¿Seguro que sabes dónde estás?




Verde, impactante y acogedora. La salvaje Escocia cuenta con todos los ingredientes necesarios para convertirse en uno de tus destinos favoritos. Paisajes de cuento, castillos encantados, ciudades cargadas de tendencia y un montón de gente amable dispuesta a ser condescendiente contigo cuando te quedes algo trabado con su acento cantarín. Pero Escocia es mucho más, por eso el elemento sorpresa será tan importante en este viaje.

No es Noruega, es el norte de Escocia



Aunque las auroras boreales suelen asociarse a los países escandinavos y particularmente a Noruega lo cierto es que las zonas más norteñas de Escocia también cuentan con una impresionante colección. En lo más alto de las tierras altas podrás verlas, y también en las fantásticas islas Shetland y Oakland, en pleno mar del norte, dónde son conocidas como Merry Dancers, si, a los escoceses les gusta bailar. A sus auroras boreales también.

No es el Caribe, son las Outer Hebridas




No. La arena impoluta arena blanca de las playas de la península de Luskentyre, concretamente de la playa de South Harris en las Outer Hebridas es el sueño de cualquier fotógrafo. Pero no es la única, entre fiordos y lagos encontrarás un montón de calas de agua transparente y arena blanca. Otra cosa es que quieras bañarte, la temperatura del agua no perdona, ni siquiera en verano.

No es el puerto de Copenhague, es Leith




Se parece, es cierto, pero no. Es el puerto de Leith, en otras palabras el puerto de la siempre bella Edimburgo. Solía ser una población aparte pero desde 1920 son la misma. Hoy por hoy es un lugar ideal para dar un romántico paseo al atardecer y cenar en cualquiera de sus excelentes restaurantes de pescado.

No es el Amazonas, es Dunoon




El paisaje rocoso, los saltos de agua y los puentes de madera pertenecen a la zona de Puck’s Glen, cerca de Dunoon, en el oeste de Escocia. Es cierto, parece un escenario del Señor de los Anillos, pero está más cerca de lo que hubieras podido imaginar. Date un buen paseo y descontamina tus pulmones.

No es el Valle del Loira, es el Castillo Dunrobin




Siempre asociamos Escocia a sus castillos medievales, pero lo cierto es que el abanico de posibilidades es mucho más amplio. Dunrobin Castle, cerca de Earl of Sutherland, en las Highlands es el mejor ejemplo para pensar que te has colado en un château del Valle del Loira. No es así, la culpa de su estilo afrancesado es de uno de sus moradores, Sir Charles Barry, que en 1800 decidió remodelarlo y ponerse a ritmo de los tiempos.

No es Sidney, es Glasgow




Nada que ver, pero has de reconocer que la silueta con forma de cruasán del Edificio de la Opera de Sidney y la que regala el Centro de Exhibiciones y Conferencias de Glasgow tienen mucho que ver. Es más muchísimo. Aquí encontrarás todo lo necesario para imbuirte de la cultura autóctona.

No es Malta, es South Ayrshire




Palmeras, flores exóticas y una piedra milenaria que bien recuerda a la ciudad de Valletta, pero de nuevo no. En esta ocasión se trata del castillo de Culzean, en South Ayrshire. Y si, recuerda al Mediterráneo pero estás en Escocia, a punto de disfrutar de un excelente whiskey de malta…lo más cerca que se llega a la mencionada isla.

No es Venezuela, es la Isla de Skye




Los espectaculares sesenta metros de cascada no están en el centro de América Latina sino en la también espectacular Isla de Skye. Los impactantes acantilados de Kilt Rock compiten en dramatismo y belleza con los más famosos saltos de agua del mundo.

No es la India, son los jardines de Dumfries y Galloway




Realmente son los jardines botánicos de Dumfries y Galloway, en el sureste escocés, una zona favorecida por la caprichosa corriente del Golfo que permite estos caprichos naturales. Desde eucaliptos hasta rododendros, perfecta si eres un amante de las plantas.

Un escenario de Juego de Tronos




Perfectamente podría serlo, no descartes que los productores lo tengan en cuenta en sus próximas localizaciones. Sin embargo, el Castillo de Dunnottar, una fortaleza medieval en ruinas, colgada de una roca y con espectaculares vistas al mar del norte está en Stonehaven, cerca de Aberdeen. No te costará nada jugar a ser protagonista entre sus piedras.

No son los Alpes, son las montañas de Glen Coe




Tiene truco. Es cierto que en altura no pueden competir, pero si ves en perspectiva las montañas que rodean al pico de Ben Nevis, con el sol empezando a calentar sus cumbres nevadas igual no lo tienes tan claro. Es la zona más famosa entre los escaladores, y tienen para elegir. Bidean nam Bian y Glen Coe son otras dos cumbres muy cotizadas.
0
0
0
2
0No comments yet
      GIF
      New