Check the new version here

Popular channels

Los 9 Peores Métodos de Tortura

Los 9 métodos de tortura más brutales y escalofriantes que se han utilizado a lo largo de la historia.




1. Zapatos castigadores



Los zapatos metálicos de la imagen poseen en la planta unos clavos que (en caso de apoyar la planta de pie) perforan la piel y la carne de este, para más sufrimiento este método de tortura se combinaba con un sistema que inmovilizaba las manos y muñecas cerca de la cabeza y te obligaban a permanecer erguido.



2. La zarpa de gato



El torturado era colgado desnudo y era "rascado" con un instrumento dotado de garfios en la punta. Las afiladas uñas de esta zarpa de gato desgarraban la piel y arrancaban tiras de carne, a menudo los garfios penetraban tan hondo que dejaban el hueso al descubierto. El torturado solía morir desangrado o quedaba inconsciente debido al dolor.



3. La pera



Dependiendo del género del torturado la pera era introducida por el ano o la vagina, una vez dentro del cuerpo se giraba una manivela que abría el artilugio en tu interior causando un dolor insoportable, además de la expansión el objeto tenía en su punta unos pinchos que se clavaban en tu interior.



4. El machacador de cabezas



Un aparato en el cual introducían tu cabeza y mediante un rodamiento te apretaban la cabeza por arriba , mientras que por abajo estaba el tope con tu barbilla. Los dientes estallaban o se iban clavando en los huesos de la mandíbulas, los ojos se salían de sus cuencas debido a la presión cuando el cráneo se rompía y finalmente podía incluso salirse el cerebro por los oídos.



5. Silla de Interrogaciones



Cientos de afilados pinchos componían el respaldo y asiento de esta silla de torturas. Pinchos que por medio de una especie de cinturones que podían presionar al torturado a la silla se clavaban en toda la parte de atrás del cuerpo. Para que el sufrimiento fuese mayor se colocaba bajo la silla de hierro ascuas ardiendo que calentaban la silla y quemaban a la víctima.



6. La cuna de Judas



La víctima es suspendida sobre una estructura piramidal y bajada lentamente sobre su afilada punta, el propio peso corporal causaba que dicho vértice desgarrase la zona de apoyo que normalmente era el ano o la vagina dependiendo del género del acusado. Si el peso no era suficiente se aplicaba un peso "extra" por medio de las cuerdas tirando del reo hacia abajo.



7. La sierra



A la victima se la colgaba boca abajo de los tobillos, con lo que toda o casi toda la sangre bajaba hacia la cabeza, oxigenando el cerebro. Se procedía a cortar con una sierra, normalmente no muy afilada, el cuerpo en dos desde la parte genital, habitualmente se alcanzaba el ombligo antes de que la persona perdiera el conocimiento, muy pocas veces se llegaba hasta el estómago. Durante el proceso tu propia sangre corría hasta gotear por tu cabeza.



8. La doncella de hierro



Un sarcófago con un interior lleno de pinchos estrategicamente colocados para no causar la muerte del prisionero, las afiladas puntas se clavaban en partes blandas y puntos no vitales para que el sufrimiento fuera el máximo posible. El sarcófago de la imagen fue utilizado en 1515, el ejecutado sufrió terribles dolores durante dos días y eran continuos sus lloros y gritos de dolor durante ese tiempo. Las perforaciones que sufrió iban desde brazos y piernas en varios puntos hasta otros más delicados como el abdomen, hombros y el más espeluznante de todos, los ojos.



9. La jaula colgante



La víctima era inmovilizada por una jaula, normalmente se colgaba al preso desnudo para ser expuesto a la multitud como símbolo de terror. La muerte podía tardar semanas, en las cuales el torturado podía fallecer debido al extremo frío, el calor o como en la mayoría de los casos por hambre o sed. Este era un método de ejecución que normalmente se aplicaba después de que el prisionero hubiese confesado tras días de tortura.

0
0
0
0No comments yet