Canales populares

Los Harlem Globetrotters, la leyenda que no juega basquet

El equipo de baloncesto más viajero del mundo no juega realmente a este deporte, y ni siquiera son de Harlem como dice su nombre, pero tienen uno de los shows más longevos y exitosos de la historia.


Los Harlem Globetrotters llevan 20.000 partidos en más de 120 países y con su fórmula, que mezcla deporte, comedia y entretenimiento, se han convertido en uno de los espectáculos más solicitados en el mundo y en un producto deseado por las grandes empresas.





Por eso Herschend, una compañía dueña de parques de atracciones y acuarios en Estados Unidos, compró este año al equipo, que se dedica a dar unas 400 exhibiciones anuales, ya sea en Buenos Aires, Moscú o Nueva Delhi.







En sus 88 años de existencia, los Globetrotters han logrado que su show sea un referente para la raza negra e incluso ha sido parodiado en series de televisión animadas como Scooby Doo y Futurama.







De hecho, su éxito radica en su historia. Nacieron en Illinois en 1926 y durante varios años fueron un equipo dedicado al espectáculo en el Savoy Ballroom de Chicago.



Se llamaban los Savoy Big Five hasta que el dueño del equipo, Abe Saperstein, consiguió su primer contrato fuera de la ciudad, en Hinclkey, por 75 dólares y empezaron a jugar baloncesto a nivel profesional.



En aquel entonces, la palabra Harlem era ya un símbolo de identidad referente a la isla del norte de Manhattan, cuna de la cultura afroamericana.



Saperstein tuvo la idea de incorporar esa palabra al nombre para tener mayor impacto, y a pesar de que ninguno de los integrantes era neoyorquino los bautizó como Los Harlem Globetrotters.







De hecho, no fue hasta 1968, 48 años después de su fundación, cuando jugaron por primera vez en Harlem.





Desde sus inicios, los Harlem Globetrotters tuvieron gran repercusión global y muchos aficionados de raza negra gracias a su nombre.





Ayudó a su fama el hecho de que en sus primeros años no habían perdido un solo partido, y que su éxito radicaba en el espectáculo cómico que hacían con sus acrobacias aéreas y sus jugadores colgados de la canasta.





El equipo, que ha tenido como miembros honoríficos a Whoopi Woldberg y al Papa Juan Pablo II, y es un fenómeno global que sigue llenando teatros para ver a sus nuevos jugadores seguir el legado de casi un siglo.





Cómo los Globetrotters Cruzaron la Cortina de Hierro

Corría el año 1959. Nikita Kruschev estaba a la cabeza de la Unión Soviética; Dwight D. Eisenhower regía Estados Unidos, y La Cortina de Hierro estaba firmemente cerrada faltando tres décadas para que empezara a caer.



No obstante, un grupo de afroamericanos se paseaban por las calles de Moscú... y estaban causando sensación.



La mayoría de la gente no había visto nunca a alguien negro, y no entendían la presencia de los integrantes de los Harlem Globetrotters, un equipo de basquetbol que se hizo famoso por combinar el deporte con el espectáculo, realizando elaborados trucos, como rotar la pelota en las puntas de sus dedos o pasar la pelota por debajo de las piernas de los opositores, y hasta bromear con el árbitro y los espectadores.



Al entrenador del equipo, Abe Saperstein, le fascinaba la publicidad, y durante la Guerra Fría, una gira por la Unión Soviética garantizaba llegar a las primeras planas, ya que Kruschev era más abierto a Occidente que sus predecesores, seguía comprometido con la idea de destruir el imperialismo estadounidense.



Cuando los jugadores aterrizaron al otro lado de la Cortina de Hierro, se dieron cuenta de cuán lejos estaba Moscú de Harlem.



"Era como deprimente, parecía que iba a llover pero no llovía. El cielo permanecía nublado. Nos metieron a todos en un hotel que me imagino que era uno de los mejores y, no sé qué estaban pensando pero, por las noches, había soldados alrededor y si queríamos salir no nos dejaban. De manera que nos quedábamos en el hotel, comíamos en el hotel, todo en el hotel" - comentaba uno de sus jugadores -. 



Era su primer juego y los llevaron en un convoy de autos. Los Globetrotters calentaron, y al comenzar el juego comenzaron a notar que algo no andaba bien.



Su manera cómica de jugar basquetbol había dejado al público soviético anonadado por lo que no se escuchaban las risas ni aplausos a los que estaban acostumbrados.



El que la multitud no se comportara de la manera en la que los Globetrotters estaban acostumbrados no era la única diferencia: les había tocado llevar consigo a sus propios oponentes, otro equipo estadounidense, ya que muchos jugadores rusos directamente no querían jugar con ellos y hacer el ridículo.



Sin embargo, eventualmente los Globetrotters empezaron a disfrutar Rusia, y a pesar de lo gris del cielo, también Moscú comenzó a gustar de ellos, ya que finalmente el público se dio cuenta que sus partidos eran para divertirse al estilo estadounidense.


La visita de los Globetrotters ocurrió durante un leve deshielo en las relaciones entre EE.UU. y URRS, y para cuando terminaron su estadía a Moscú habían jugado 9 partidos con entradas agotadas siendo ovacionados fervorosamente y a punto de hasta conocer al mismo Khruschev en persona, conviriéndose en el primer equipo profesional estadounidense que fue a Rusia.


TAMBIÉN CON EL PAPA

Hace muy poco, Los Harlem’s revelaron en su página de Facebook que convirtieron al papa Francisco en la novena persona que es honorado como un Harlem Globetrotter Honorario, lo que lo reconoce como un individuo de carácter y logros extraordinarios.


El jugador Flight Time agarró una pelota roja, blanca y azul y la hizo girar sobre un dedo, y luego tomó el índice derecho del papa y dejó que el pontífice intentara el truco.


Realizando una gira por Italia, entregaron al papa una camiseta enmarcada con el número 90 y el nombre "Pope Francis", y hasta le pidieron que jugara con ellos.



+111
30
0
30Comentarios