Los pueblos más coloridos del mundo


Eguisheim, que puede presumir de encontrarse en la lista de los pueblos más bonitos de Francia, destaca no solo por el colorido de sus fachadas sino por su forma circular, que gira en torno a un castillo.




Brahmpuri, también conocida como 'la ciudad azul' es uno de los rincones más curiosos de la India. Los brahmanes decidieron pintar las casas de este llamativo color porque creían que serviría para espantar a los mosquitos. (Getty)




Cartagena de Indias, en Colombia, destaca por tener un centro histórico de la época colonial en el que se encuentran varios monumentos de color amarillo.




En lugar recóndito de la costa griega se encuentra Klima, un pequeño municipio que cuenta con un puerto de no más de veinte casas, todas coloridas y bañadas por el sol de los atardeceres. ¡Deslumbrante! (Klearchos Kapoutsis)




Patones de Arriba, un pequeño municipio perteneciente a la Comunidad de Madrid destaca por el colorido negro de sus viviendas. El motivo es que en su construcción se utilizaron rocas y pizarra que con el tiempo se han puesto cada vez más oscuras. (Tamorlan)




Nordnes es una pequeña península situada junto a la ciudad de Bergen, en Noruega. No es muy conocida entre los turistas, pero los que la han visto han quedado encantados por sus casas coloridas junto al pequeño puerto de la zona.




Situada en la isla británica de Mull, Tobermory destaca por sus casas coloridas que los marineros pintaron para poder distinguirlas desde una larga distancia. (Getty)




Marrakech destaca por el colorido de uno de sus barrios donde la mayoría de las viviendas están teñidas de rojo




Azules, verdes, naranjas, rojas, amarillas... Los edificios del puerto de Nyhavn, en Copenaghe, ponen un punto de color a una de las zonas más cosmopolitas de Dinamarca.




Alberobello se encuentra en la región italiana de Puglia. La población, que ha sido designada como Patrimonio de la Humanidad, destaca por unas construcciones llamadas 'trullis' de color blanco y tejados circulares negros que terminan en punta. Sin duda, un lugar que merece la pena visitar.