Canales populares

Mi viaje en frases: Nueva Zelanda

Mis queridos T! (ringueros)



Primero que nada debo disculparme con los seguidores que hace rato me vienen pidiendo un nuevo post. Estando de viaje siempre es más difícil encontrar el tiempo, pero bueno, acá sale.



¿Cómo andan todos? Espero que muy bien. Hoy les traigo un nuevo post sobre mi más reciente viaje y en el que todavía sigo: Nueva Zelanda.


A diferencia de mis otros posts de viaje, se me ocurrió que además de poner mis fotos y explicar, sería bueno agregar algunas frases que acompañen cada imagen.






¡Tranqui! Te explico brevemente, Nueva Zelanda es esto:





¿Querés un zoom?







Nueva Zelanda o Zelandia es un país de tan sólo 4.4 millones de habitantes, pero tienen tanto trabajo por hacer que en vez de tener crias decidieron tener un convenio con muchos países del mundo para ofrecerles visas de trabajo. De esta manera se proveen de gente para hacer lo que la gente local no llega a hacer, y a un precio relativamente bajo, ya que los sueldos suelen ser el mínimo.

Y esa famosa visa es llamada:

WORKING HOLIDAY

o Vacaciones de trabajo


Y eso es lo que yo y miles de argentinos hacemos acá.


Y luego de aquella breve explicación, no los aburriré más y voy a empezar con el post.


LAS IMÁGENES FUERON SACADAS EN SU TOTALIDAD POR MI Y SON DE AUTORÍA PROPIA. Algunas de las frases son mías y otras son frases de otros viajeros, algunos famosos, otros no tanto.


Sin más:

DISFRUTEN













La aventura para cualquier latino americano que quiera ir a Nueva Zelanda empezará en Auckland, la ciudad más grande -aunque no la capital- con 1.35 millones de personas, ya que los aviones aterrizan ahí. En mi caso, volé con Aerolíneas Argentinas directo desde Buenos Aires y el pasaje tuvo un costo de 1.800 dolares (lo aclaro porque sé que mucha gente me lo preguntará luego). Lo que ven es la Sky Tower, la estructura emblemática de la ciudad.
Auckland es, según un estudio, la 9th mejor ciudad para vivir del mundo. ¿Querés mi opinión? No me gustó ni un poco: ciudad chica, común, arquitectura simplista moderna. Lo único bueno es la enorme cantidad de comida oriental que ofrece.















Luego de una semana en Auckland, y ya habiendo enviado muchos curriculums para trabajar, me vine para Tauranga. Eso que ven ahí se llama Mount Maunganui. Y se puede subir.














Y desde arriba tenemos esta hermosa vista de Tauranga. Un lugar realmente hermoso y armado como un pueblo de playa. Hace poco hubo un desastre natural con un barco petrolero, y como siempre, la naturaleza pagó el precio por nuestros errores. Sin embargo, ya removieron los desechos.

Tanto en Auckland como acá me hospedaron por Couchsurfing.

Si querés saber más sobre couchsurfing, te hice un post explicándolo: http://www.taringa.net/posts/info/5741462/Ahorra-plata-y-culturizate-viajando_-Couchsurfing.html














Desde el otro lado de la cima del monte. Parece alto y difícil, pero se sube en menos de una hora.












Este reloj pertenece a los couchsurfers que me hospedaron en Tauranga. Como amante de la música y del jazz, no podía no llevarme un recuerdo.












Estos pájarinhos no se te acercan ni a dos metros cuando caminás, pero cerrás la puerta del auto y te rodean. Esta foto fue tomada en la Península de Coromandel, donde hay unas playas con agua caliente. Simplemente cavás un pozo a dos o tres metros del agua fría del mar, y desde abajo de la arena sale agua caliente, hasta hirviendo. ¿Por qué? Porque se encuentra sobre dos fisuras o fallas en la corteza terrestre. Igual si vas tiene que ser con la marea baja, sino el agua de mar te arruina la diversión.












Esto es en Rotorua. Mi anteúltimo destino en la isla norte antes de dirigirme hacia la sur, siendo el último obligatorio Wellington, la capital, que sólo estuve de pasada -por ahora-. Rotorua se caracteriza por ser un pueblo 'termal'. Desde cientos de puntos de la ciudad salen vapores, y esto se debe a que se encuentra prácticamente sobre una caldera. Hay decenas de fuentes o piletas con agua caliente o hirviendo. Simplemente hay que hacer un hoyo.












Rotorua es también un gran centro cultural Maorí. Los maoríes son la cultura indígena de Nueva Zelanda,. Se formó cuando un grupo de indígenas de Hawaii cruzaron el charco y llegaron para asentarse allí. Esto comenzó en el siglo VIII y siguió hasta el siglo XIII. También hay teorías de que provinieron desde el este de la Polinesia.












La cultura maorí es rica en tradición y se contrarresta muchísimo con la NO-cultura de Nueva Zelanda, que se asemeja a la cultura inglesa pero sin la historia. Si quieren y les interesa ver algo de la cultura maorí, les recomiendo que vean las películas: Boy, The Whale Rider y Once Were Warriors. Boy es simplemente excelente, no sólo a nivel de película local, sino como película en general. A mi me encantó y la recomiendo altamente. The Whale Rider también es muy linda. Once Were Warriors es más dramática y muestra un lado más oscuro de la cultura.












Hay muchas cosas para decir de Nueva Zelanda, pero una de las que uno más ve es que fuera de las ciudades, todo es lindo. ¡Todo! Desde viajar por las zonas rurales, que consisten en colinas de un verde impactante como las que se ven en El Señor de los Anillos, hasta las costas con riscos y monañas durmiendo a sus pies.















































Mi primer destino en la isla sur, y mi primer trabajo: los viñedos, en Blenheim. Cortar las plantas, atarlas a los alambres y cortar las sobras. En resumen: una mierda. Probablemente sea el peor trabajo de campo que haya en todo el país, ya que después hay mejores opciones, pero no cuando yo había llegado. En noviembre y diciembre empiezan las recolectas de kiwis, tomates cherry, cerezas y muchas otras frutas. En esos lugares encontraremos probablemente el 90% de la gente que hace Working Holiday. Yo estuve 1 semana en los viñedos y rajé jajaja.












Siguiendo viaje, este interesante partido de ajedrez tuvo lugar en Picton, lugar donde rajé. Allí viví un mes y medio con dos argentinos más y un francés que conocí en Blenheim, a quien le enseñé algunas movidas copadas jaja. Ranking de ajedrez en el viaje: 33 ganados, 2 perdidos.













Un viajecito de media hora y ahí estamos. Guitarra y mate, infaltable.












Hostel donde nos quedamos antes de mudarnos a una casita. Genial.












Y el hostel debía su nombre a que se encontraba frente al cementerio de Picton, donde se hallaba este señor. Que en paz descanse el hermano de Ronald.












Un viajecito a Wesport, en la costa oeste. En el medio del camino te encontrás estos lugares como si nada. Una cosa realmente espectacular. Las montañas estan por doquier en Nueva Zelanda, por ende, lagos, ríos y bosques acompañan el paisaje.



































Esto es el camino de Picton a Christchurch. Si alguien se acuerda del terremoto que hubo hace casi un año en Nueva Zelanda, ahí es donde fue. La ciudad más grande de la isla sur. Tuvo dos terremotos grandes en tres meses, y dejó muchísimas partes en ruinas. Pero saliendo de eso, a 150 kilómetros, tenemos este lugar, cerca de Kaikuora, donde los brazos de la montaña tocan el mar. Es imponente. Aquella vía de tren rodea aquella zona de la costa oriental.












Y llegando a Kaikuora, tenemos una gigantesca colonia de lobos marinos, simplemente echados en una extensión de varios kilómetros de roca que no llega a estar bajo el agua. Algunos son grandes y gruñones, pero otros son más accesibles y sonrientes.












Y siguiendo el camino a Christchurch, la noche va cayendo, y el sol se esconde detrás de las montañas.














Christchurch: la biblioteca pública. Algunos deciden encerrarse con una computadora, mientras que otros deciden salir a correr o a surfear. Esto es lo más lindo que vi de la ciudad. La biblioteca es enorme y moderna, y aunque vos digas: ¿Qué hace este forro ahí adentro con ese día? Estando ahí adentro se disfruta de una vista hermosa. Y si nos vamos por ese puerto larguísimo, llegamos hasta la altura donde los surfistas enfrentan las olas.













Pero yo para ese entonces ya tenía un trabajo, y no era en Christchurch, sino en Te Anau, como recepcionista de un hostel. Allí es de donde estoy haciendo este post (aunque en realidad desde la biblioteca pública). De Christchurch me fui a Queenstown, y de ahí hasta acá, pero en el camino mi jefa me señaló esta montaña jaja.













¿Y qué puedo decir de Te Anau? Es un paraíso. Un pueblo acostado sobre las orillas de un lago, y rodeado de montañas. En frente de ese lago está el parque nacional más grande de Nueva Zelanda, y se llama Fiordland, o La Tierra de los Fiordos. ¿Qué es un fiordo? Yo no tenía la más pálida idea hasta que llegué acá. Es un lugar que fue formado por el desgaste de glaciares gigantes contra la tierra, formando valles, rios y lagos. Acá están algunos de los fiordos más famosos del mundo, y uno puede tomar un barco en un lago en medio de las montañas, y salir de golpe al mar rodeado de paredes de mil metros de altura y casi completamente verticales. Fiordos más conocidos de acá: Milford y Doubtful (aunque mal llamados Sounds, ya que eso es una formación que se debe a la fuerza del agua, y no de un glaciar).













Esto es en Doubtful Sound, uno de los fiordos más grandes, aunque no tan popular como Milford, que es una cosa que ya da asco de turística. Doubtful es enorme, y los barcos te llevan por los brazos y cerca de las enormes paredes llenas de cascadas. Como trabajo en el hostel, ligo todo gratis, así que no me quejo.
Actividades que ya hice gratis: Crucero Doubtful Sound, 3 veces. Milford Sound, 3 veces. 2 Cabalgatas, 1 Cuatriciclo. Pronto se vendrán más.














Estas son las famosas Sandfly, o moscas de arena. Se parecen a las moscas chiquitas que uno encuentra en el baño de una casa, sólo que estas malparidas te pican peor que un mosquito. Cuando la gente se sube a los cruceros, las moscas las siguen, pero luego se ven atrapadas y se agolpan contra la ventana, donde mueren en el desesperado intento por salir.













Y ya se va terminado mi post. Aunque esta es tan sólo la primera parte. Ya estaré haciendo una segunda cuando encuentre el tiempo con más fotos y cosas que hay en NZ. Todavía no recorrí mucho, ya que de los 4 meses y medio que pasé acá, 2 y medio estuve en el hostel trabajando. Pero les prometo que vendrá otra entrega.













Espero que hayan disfrutado del post y de la nueva adherencia que hice con las frases. No voy a aclarar cuáles son mías porque eso no es relevante, sino simplemente que las lean, las piensen y las reflexionen.











Espero que lo hayan disfrutado. Como ya saben, estoy abierto a recibir mensajes, y los responderé, tarde o temprano, así como lo hice con el par de miles que me enviaron desde mi primer post. Hace ya muchos meses que no hacía un post, y es hasta el día de hoy que sigo recibiendo y felizmente contestando a las dudas que pueda tener cualquier taringuero.




Como siempre, sigan disfrutando de esta hermosa comunidad, que desde lejos, siempre me hace sentir un poco más en casa.




SALUDOS



Para ver mis otros viajes, entrá acá:

Mi primer viaje a Nueva York

Mi viaje a Bolivia

Mi viaje a Machu Picchu

Mi viaje a México

Mi viaje a Las Vegas, no apto para personalidades adictivas




Para ver mis posts generales para viajar, entrá acá:



¿Querés viajar afuera? Requisitos y visas


El post para viajar barato


Ahorrá plata y culturizate viajando: Couchsurfing


Como armar tu mochila de viaje


Work & Travel. Toda la información que necesitás.
0
0
0
0No hay comentarios