About Taringa!

Popular channels

Mirá esta isla fascinante, parece de otro planeta

Socotra, la isla más extraña del mundo

Casi a mitad de camino entre el Cuerno de África y la península Arábiga se encuentra la isla de Socotra, uno de los territorios más fascinantes del mundo.

Situada en pleno océano Índico, a 240 kilómetros de la costa continental más cercana, esta tierra, que pertenece a la República de Yemen, ha desarrollado formas de vida únicas. Su falta de contacto directo con otros lugares y su baja población, que además es muy respetuosa con la naturaleza, permiten que se mantenga un ecosistema particular, considerado como uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta.



En 2008 la UNESCO incluyó a Socotra en su lista de sitios Patrimonio de la Humanidad. No es para menos: según algunas leyendas antiguas, éste sería el lugar en el que habría estado el bíblico Jardín del Edén.



La isla está llena de planas de arena fina y aguas transparentes, como la de la bahía de Ditwa. Afortunadamente la poca presión demográfica de la zona hace que se conserven bastante limpias.



Yemen vive tiempos convulsos, con enfrentamientos entre el gobierno y la guerrilla islamista. Por suerte para Socotra, su lejanía del continente la mantiene al margen del conflicto: la vida allí sigue siendo tranquila y apacible.



Los escasos ríos de la isla también han creado, por efecto de la erosión, piscinas naturales de agua corriente en las que locales y turistas no dudan en bañarse.




En los nativos, que han desarrollado su propia lengua basada en un dialecto árabe, se han encontrado características de ADN exclusivas de esta isla.




Se sabe que la isla ha estado habitada, al menos, desde la Edad de Piedra. Hay registros de ella en mapas de navegación griegos del siglo I d.C. La población era cristiana hasta el siglo X. Durante el siglo XVI los portugueses intentaron conquistarla para usarla como base marítima en sus viajes hacia la India, pero debido a los rigores del clima acabaron desistiendo tras apenas cuatro años de dominio. El territorio pasó a depender de un sultanato al sur de la península Arábiga, y con su desaparición en 1967 se integró en la República de Yemen.




Debido al aislamiento total de la zona, y al clima seco y muy cálido, ha surgido una vegetación autóctona de formas muy peculiares. Hasta 700 tipos de plantas no crecen en ningún otro sitio.




Uno de los vegetales más conocidos es la rosa del desierto. En realidad se trata de un arbusto que se ha adaptado a los rigores del clima desarrollando un grueso tronco que retiene la máxima cantidad posible de agua.




Lamentablemente, la vegetación única de Socotra está amenazada de extinción, ya que nuevas especies introducidas artificialmente van invadiéndoles el terreno.




Quizás la especie más representativa del lugar sea este drago, emparentado con el canario, y conocido como "árbol de la sangre de dragón" por su peculiar savia roja, muy valiosa por su uso desde hace siglos en la preparación de medicamentos.





En toda la isla, de 3796 km², sólo existen dos carreteras asfaltadas; el resto son caminos de tierra. El motivo es el miedo a la contaminación, ya que se ha detectado que una de las principales fuentes de polución del territorio son los vehículos que circulan por sus vías a altas velocidades.





Socotra es el hogar de numerosas especies animales endémicas, es decir, que no existen en ningún otro lugar. La mayoría son reptiles, aunque también hay bastantes aves. En cuanto a mamíferos, el único presente de forma natural (no introducido por el hombre) es el murciélago, habitual en las inmensas cuevas que se encuentran en el interior de la isla.





Las grutas también son escenario de importantes hallazgos arqueológicos. En 2001 los investigadores encontraron inscripciones en varios idiomas, posiblemente de navegantes perdidos, que según los estudios pueden tener 2000 años de antigüedad.
0No comments yet