moto a aire comprimido uruguaya















Una motocicleta propulsada por aire comprimido será puesta en venta en Uruguay a partir de abril, informó a la AFP el ingeniero Armando Regusci, inventor de este motor económico y no contaminante.


"Con un motor eléctrico conectado a la red pública se comprime aire a alta presión, por ejemplo, 200 kg por centímetro cuadrado, y con estos depósitos es posible andar unos 100 km a unos 50 km por hora", explicó el inventor señalando dos tanques acoplados a ambos lados de la bicicleta.

Para iniciar la marcha se abre una válvula que permite la salida del aire, que se descomprime para quedar a unos 10 kg por centímetro cuadrado y mueve un pistón, que trasmite el movimiento a la rueda del vehículo.

"El motor no es contaminante, no es de gasolina, ni de alcohol, ni de hidrógeno; la fuente de energía es aire como el que respiramos", señaló Regusci. El inventor uruguayo cree que su país podría ahorrarse dos millones de dólares por día, que hoy gasta en importaciones de petróleo, además de la ventaja de usar un motor no contaminante.

"Son vehículos que usan energía renovable, no como el petróleo, que podrá durar 20 años más; cuentan con una energía rápidamente transferible; no ocasionan ninguna contaminación y son súper económicos, con un gasto, en el caso de las motos, de cuatro pesos (USD 0,16) por kilómetro recorrido", afirmó Regusci.

El costo fue calculado a base del precio de la energía eléctrica necesaria para comprimir el aire del original motor, que según el inventor fue testeado con éxito en la universidad estadounidense de North Texas (sur).

"El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, aseguró que Washington empeñará 2.000 millones de dólares para el coche de hidrógeno, pero que éste quedará listo dentro de 25 años", observó Regusci.

Otros problemas de la iniciativa norteamericana son la escasez de agua que se prevé para dentro de algunas décadas, los peligros propios en esa tecnología y la contaminación que ocasiona al medio ambiente.

Regusci estima que el principal obstáculo para el financiamiento de su invento han sido los intereses "de la industria petrolera", por lo que puso a la venta acciones de su emprendimiento para fabricar los vehículos "con el apoyo del pueblo" y del gobierno uruguayo.

De esta manera, el inventor vendió al público 5.000 acciones de su empresa a un dólar cada una y otras mil a 10 dólares, reuniendo así un capital de 15.000 dólares con el que se propone dar inicio al proyecto.

Las primeras motocicletas fabricadas por Regusci estarán circulando por las calles de Montevideo a partir de abril, a un precio equivalente a unos 600 dólares.

El primer vehículo será calcado del triciclo Piaggio, la fábrica italiana de las motonetas Vespa, pero en lugar de su motor a explosión llevará el motor Regusci de aire comprimido. "El triciclo Piaggio gasta 250 pesos (unos 10 dólares) para recorrer cien kilómetros, pero una vez que le hayamos puesto nuestro motor podrá hacerlo por cuatro pesos (USD 0,16)", explicó el ingeniero, que trabajó en la industria metalúrgica.

"Vamos a hacer automóviles enteramente nuestros, automóviles reciclados a aire comprimido. Ya estamos en conversaciones con la empresa de autobuses CUTCSA (de transporte colectivo en Montevideo) para reciclar todos sus vehículos a aire comprimido", anunció con entusiasmo.

+++
Uruguay tendrá en abril una moto que usa aire comprimido para moverse
17.02.2006 | 14.30
Una motocicleta propulsada por aire comprimido será puesta en venta en el mercado uruguayo a partir de abril, informó el ingeniero Armando Regusci, inventor de este motor económico y no contaminante. El costo será de 600 dólares.


"Con un motor eléctrico conectado a la red pública se comprime aire a alta presión, por ejemplo, 200 kilogramos por centímetro cuadrado, y con estos depósitos es posible andar a unos 100 kilómetros a unos 50 kilómetros por hora", explicó el inventor señalando dos tanques acoplados a ambos lados de la bicicleta.

Para iniciar la marcha se abre una válvula que permite la salida del aire, que se descomprime para quedar a unos 10 kilogramos por centímetro cuadrado y mueve un pistón, que trasmite el movimiento a la rueda del vehículo.

"El motor no es contaminante, no es de gasolina, ni de alcohol, ni de hidrógeno; la fuente de energía es aire como el que respiramos", señaló Regusci.

El inventor uruguayo cree que su país podría ahorrarse dos millones de dólares por día, que hoy gasta en importaciones de petróleo, además de la ventaja de usar un motor no contaminante.

"Son vehículos que usan energía renovable, no como el petróleo, que podrá durar 20 años más; cuentan con una energía rápidamente transferible; no ocasionan ninguna contaminación y son súper económicos, con un gasto, en el caso de las motos, de cuatro pesos (0,16 dólares) por kilómetro recorrido", afirmó Regusci.

El costo fue calculado a base del precio de la energía eléctrica necesaria para comprimir el aire del original motor que, según el inventor, fue testeado con éxito en la universidad estadounidense de North Texas (sur).

"El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, aseguró que Washington empeñará 2.000 millones de dólares para el coche de hidrógeno, pero que éste quedará listo dentro de 25 años", observó Regusci.

Otros problemas de la iniciativa norteamericana son la escasez de agua que se prevé para dentro de algunas décadas, los peligros propios en esa tecnología y la contaminación que ocasiona al medio ambiente.

Regusci estima que el principal obstáculo para el financiamiento de su invento han sido los intereses "de la industria petrolera", por lo que puso a la venta acciones de su emprendimiento para fabricar los vehículos "con el apoyo del pueblo" y del gobierno uruguayo.

De esta manera, el inventor vendió al público 5.000 acciones de su empresa a un dólar cada una y otras mil a 10 dólares, reuniendo así un capital de 15.000 dólares con el que se propone dar inicio al proyecto.

Las primeras motocicletas fabricadas por Regusci estarán circulando por las calles de Montevideo a partir de abril, a un precio equivalente a unos 600 dólares.

El primer vehículo será calcado del triciclo Piaggio, la fábrica italiana de las motonetas Vespa, pero en lugar de su motor a explosión llevará el motor Regusci de aire comprimido.

"El triciclo Piaggio gasta 250 pesos (unos 10 dólares) para recorrer cien kilómetros, pero una vez que le hayamos puesto nuestro motor podrá hacerlo por cuatro pesos (0,16 dólares)", explicó el ingeniero, que trabajó en la industria metalúrgica.

"Vamos a hacer automóviles enteramente nuestros, automóviles reciclados a aire comprimido. Ya estamos en conversaciones con la empresa de autobuses Cutcsa (de transporte colectivo en Montevideo) para reciclar todos sus vehículos a aire comprimido", anunció con entusiasmo.