multimillonario brasileño entierra su Bentley