Oferta de Playboy a Marina Calabró

La oferta de Playboy a Marina Calabró para posar desnuda
La panelista contó por qué no aceptó la propuesta.












Marina Calabró vino a la redacción de Teleshow -con teléfono celular en mano- y contó cómo hace en su vida privada para mantenerse alejada de su mayor aliado e informante durante su trabajo como panelista de Infama. Además, habló de su relación con Martín Albrecht y de los celos de su pareja por su costado sexy.

"No sé si los famosos tienen que temerle a mi celular, mentiras nunca va a haber, inventos menos... A veces me cuesta hasta cuando estoy con él (por su pareja) desconectarme porque de repente hay un famoso que lo enganchaste y estuviste dos días buscándolo y nunca te contestó un mensaje, y te contestó a las 10:30 de la noche, en el medio de (la serie) The Killing, y es el momentito para estar juntos y en paz y vos decís si no le contesto ahora lo voy a perder... Me es difícil desengancharme y él me dice te lo voy a tirar por la ventana".

Pero el novio no la cela demasiado: "Creo que es un poquito celoso, es como posesivo, soy su posesión en el mejor de los sentidos. Le sale el cuidado, la protección y tenerme pegadita a él. Ya me conoció con las producciones (de fotos sexies) hechas. Por suerte no se asustó. Es un hombre súper seguro de sí mismo y además cero prejuicios".

Fue ella quien rechazó la propuesta más osada que recibió: "Hubo una propuesta de Playboy, tuve una reunión hace dos años, pero la opción era mostrar o no el monte de Venus. Después, el desnudo frontal te lo exigían, era como una condición, y la verdad es que sentí que era una etapa que se estaba cumpliendo. Además, la pregunta que me surgió fue ¿y para qué? ¿Para mostrarle qué a quién?".

"Entiendo a alguien que usufructúa su costado sexy, es una puerta o una vidriera que además es un sello internacional, pero no le encontré la razón. Ni hablar de la plata, que eran dos mangos con cincuenta. No les crean a las chicas sexies que dicen me pagaron una fortuna y en dólares", concluyó.