Olla de la segunda guerra mundial

La Marmita


"Una marmita es un recipiente de la familia de las ollas"





La marmita alemana m31 consta de dos mitades, la parte inferior o la “olla” y la tapa. Ambas fueron inicialmente hechas de aluminio, pero a medida que la guerra avanzaba el acero se utilizó cada vez más en su fabricación. La marmita mide aproximadamente 14cm de altura y puede almacenar alrededor de 1,7 litros. Tiene una ligera forma de “riñón” vista desde la parte superior. La parte inferior u “olla” tiene un reborde plegado y unos enganches laterales que permiten el giro libre del asa.


La tapa tiene un reborde que se dobla hacia fuera en los primeros modelos. Más tarde se comenzó a fabricar tapas con sólo el borde estampado en bruto. En ambos casos la tapa lleva bisagras y remaches. En la parte superior, cerca de los remaches hay una abertura por la que pasar la correa y hacia la parte inferior de la “trompa” hay un anillo para la misma función. Se pasa una correa de cuero a través de la ranura y el anillo, y se rodea todo el cuerpo del envase, la tapa quedaría firmemente sujeta al resto de la marmita permitiendo un transporte seguro.

Los primeros modelos fueron pintados de un gris mate muy oscuro también conocido como Feldgrau (véase más abajo). Este color es común en los ejemplares de alrededor de 1935 a 1941 (aunque también se han visto ejemplares pintados en negro). A finales de abril de 1941 de declaró que el color se iba a cambiar a un aceite de color drab conocido como Graugrün. Hay que señalar que la pintura se suele caer bastante fácilmente con el desgaste normal y uso.

Equivalencias RAL para colores mas comunes

Feldgrau
RAL 6006

Graugrün
RAL 7008



Variantes Usadas Durante la Guerra:

Básicamente hay cuatro variaciones de la marmita m31. La siguiente es una breve descripción de cada una.



1. Producción de Preguerra

Esta versión fue hecha de aluminio. La tapa tiene un reborde plegado hasta enrollarse completamente, la trompa se hizo de aluminio también. Los grandes enganches verticales de aluminio se utilizan para sujetar el asa hecha con alambre de acero. También hay muescas presentes en la pared de la olla que indica la medición del volumen de liquido.













2. Producción Durante la Guerra:

Estas se hicieron con una trompa de acero para el cierre de la tapa. El resto se mantiene sin cambios.







3. Producción de Mediados a Finales de Guerra:

Estas marmitas tienen unos enganches simplificados para sujetar el alambre. Se trataba de un pequeño trozo doblado de acero remachado a la pared lateral. El reborde en la tapa estaba plegado en bruto con frecuencia y no enrollado como los modelos anteriores. Esta versión también comenzó a eliminar gradualmente las muescas de medición de la olla.








4. Producción de Finales de Guerra:

Las últimas marmitas se hicieron a fines de 1944 y principios de 1945. Estos raros ejemplares se hicieron de una chapa delgada de aluminio o de acero y carecían de la trompa de la tapa. El borde en la tapa estaba plegado en bruto y fue dejado en bruto como en el modelo anterior.









Modelos de Posguerra:

Hay una variedad de marmitas de posguerra que son similares a las de guerra de ejemplos anteriores, pero tened cuidado! Aunque pueden parecerse a las de época, pueden tener detalles que son incorrectos o que faltan. El siguiente es un curso acelerado en la forma de determinar si la marmita es original o de posguerra. Si bien esto sólo ofrece lo más básico de un panorama general sobre este tema te permitirá encontrar las difierencias mas importantes.



1. Modelo de la DDR:



Este modelo de posguerra es el tipo más comúnmente encontrado en el mercado de hoy. Si bien es del tamaño y dimensiones correctos, se nota que tanto la parte superior e inferior de la trompa faltan la ranura y el anillo para pasar la correa (bueno, algunas sí tienen el anillo de abajo solamente). Esto hace que solo la tapa no sea 100% igual del todo para la recreación. Los enganches para pasar el asa de alambre son aceptables por su diseño basado en las de principios de guerra, y la altura y dimensiones coinciden en ambas.

Sin duda una buena alternativa calidad/precio para poder equiparse, y las diferencias mencionadas son paliables.



2. Marmita de Alemania Occidental:



Este modelo de posguerra es más alto que el de tiempos de guerra originales. Puedes identificar fácilmente los principales fallos de este modelo en busca del gran espacio entre la parte superior de la tapa y la parte superior de la bisagra de la trompa. Las marmitas de época tendrían la parte superior de la bisagra al nivel de la parte superior de la tapa. En su conjunto de aproximadamente 0,65 cm más alto que los originales (y se nota demasiado). Los enganches para retener el alambre del asa son de un modelo posguerra y por lo tanto, inaceptable para su uso.
Lo único aprovechable de este modelo es la trompa.
Sin duda este es el menos parecido al original y por tanto el que deberiais evitar a toda costa a la hora de intentar equiparos correctamente.



3. Marmita de la policía alemana occidental: (marcaje P.Pr.Bln.)



Este modelo de posguerra es el más cercano en comparación con el de la época. Si bien de configuración y tamaño es correcta, lo único que tiene de incorrecto esta marmita son los enganches para el asa. Como puedes ver, son diferentes a los modelos de época que se muestran arriba. También algunos ejemplares tienen 3 remaches en la bisagra en vez de los dos comunes. Ejemplos como este, pero de fabricación rusa en pintura kaki también se encuentran de vez en cuando a menor precio (los detallaré más abajo).
Definitivamente esta o la rusa es la mejor opción si no podeis permitiros un original, pero necesitareis pintarla en el color correcto mencionado, para que no desentone con el resto del equipo.



La Marmita Soviética



Pintada en enamel color kaki. Estas fueron usadas por el ejercito sovietico hasta los 80 inclusive (sí, se usaron en Afganistan). Estas marmitas rusas de posguerra están basadas en la marmita rusa m36 (estas venian en color verde oliva) que a su vez era copiada de la alemana m31

A dia de hoy aún son encontrables. Con una nueva mano de pintura se pueden usar como alemanas o incluso tal cual vienen como soviéticas de época, aunque los enganches para el asa sean diferentes tiene la ranura y el anillo necesarios para pasar la correa, justo como las de época.

Una buena alternativa para los que busquen una marmita asequible fiel al diseño y en condiciones para poder ser usada en la trinchera.





Algunas Fotos de Marmitas en Uso

Normalmente, uno o dos soldados de cada gruppe recogían las marmitas de sus compañeros, para no tener que abandonar todos el puesto de guardia. Los recaderos hacían cola y el ayudante del cocinero les iba sirviendo. Como se llevaban solo las ollas en el proceso, era muy comun que un soldado por fortunas del azar recibiera una olla distinta a la de su tapa, por eso a veces se encuentran marmitas originales donde la pintura de la tapa no coincide con la de la olla.





Otro detalle curioso es que a menudo aparecen marmitas grabadas con los nombres de los dueños o incluso con dibujos. Lo cierto es que muchos prisioneros alemanes se entretenían decorándolas durante el cautiverio.


Breve Historia Alimentación Militar

El testimonio para la televisión alemana de Ewgenija Zhorowa, una sobreviviente de Stalingrado es estremecedor:

"Sobre el comienzo del invierno, salieron las mujeres y también los soldados alemanes a cortar carne de los caballos muertos. Cuando se acabaron los caballos, comenzaron a faenar perros y tras ellos, los gatos. Cuando ya no había nada que comer, se recurrió a los cadáveres indistintamente alemanes o rusos a los que les cortaba las partes posteriores del cuerpo"

Otro testimonio de gran valor es el que brindara el capitán Gerhard Dengler al describir como testigo presencial los actos de canibalismo de los soldados alemanes, mientras que en una actitud más distendida los generales del estado mayor acuartelados en las tiendas Univermag se daban el lujo de comer carne, fumar cigarros y beber coñac.

Este horrendo contraste y la absurda orden dada por Hitler de no retroceder un solo paso en Stalingrado, llevó al capitán Dengler a desertar con sus 400 soldados y entregarse a las tropas soviéticas.


Una cosa llevo a la otra, les dejo el documental.

link: http://www.youtube.com/watch?v=0Jxb0R_et5c#t=372