Canales populares

Oye roberto, Mirá las locuras que hace nuestro cerebro

A menudo, por no decir casi siempre, obviamos el poder y capacidad del cerebro humano. Este órgano nos permite hacer todo lo que hacemos, el simple hecho de coger algo implica muchos cálculos en el cerebro humano y ni tan solo somos conscientes de ello. Aunque mejor, porque ser consciente y estar todo el día calculando tampoco suena muy divertido.
¿Cuántas veces nos habremos dicho tontos a nosotros mismos? o ¿cuántas veces nos habremos maldecido a nosotros mismos por olvidarnos de algo? El cerebro humano es espectacular y aún algo desconocido. Sin embargo, lo ya conocido no deja de ser sorprendente y curioso.
Incluso en momentos de aburrimiento nuestro cerebro busca la manera de hacer esa situación algo más divertida o llevadera. Es impresionante lo que está haciendo ahora mismo nuestro cerebro sin que nos demos cuenta de ello.
Gastar el dinero en otras personas produce más felicidad que gastarlo en nosotros mismos.

No existen receptores de dolor en el cerebro, por tanto, como órgano no percibe el dolor.

Nuestra mente “reescribe” los discursos aburridos y monótonos para hacerlos más interesantes para nosotros.

Algunos estudios científicos están de acuerdo en que la clave de la felicidad no está en gastar el dinero en posesiones, sino en experiencias.

Los científicos determinan el cerebelo como la parte de nuestro cerebro que nos impide hacernos cosquillas a nosotros mismos, distinguiendo las sensaciones inesperadas de las esperadas.

El mejor momento para nuestro cerebro es por la noche, mientras dormimos. Estudios recientes concuerdan que mientras dormimos el cerebro consolida todo lo que hemos aprendido durante el día.

Reírse es bueno, pero no fácil. El acto de reír en si mismo requiere la actividad de cinco áreas diferentes de nuestro cerebro.

Cuando intentamos recordar algo nuestro cerebro crea gran cantidad de nuevas conexiones. Mientras más antiguo sea el recuerdo, más conexiones se crean.

Las experiencias más gratificantes para el cerebro de los niños son, leer en voz alta y escuchar una historia.

Sin una sola palabra, somos capaces detectar el estado de ánimo de otra persona, con sólo observar su cara. La pequeña zona de nuestro cerebro responsable de poder “leer” las expresiones faciales es la amígdala.

Investigaciones han puesto al descubierto que las personas que sufren depresión tienden a gastar más dinero, intentando aliviar su tristeza comprando cosas.

Ya sabes… no te vuelvas a enfadar con tu cerebro, él es un gran trabajador que sólo trabajar para ti. De vez en cuando puede tener sus fallos, pero al fin y al cabo, ¿quién no se equivoca? Creo que nuestros cerebros se merecen un aplauso. 
0
0
0
0No hay comentarios