Para los que pensaban que no era posible morir de miedo