Canales populares

portaaviones de guerra maravillas del mar

AKI LES TRAIGO LAS BELLEZAS MECANICAS DEL MAR


Moscú, 30 de marzo. Informes de la inteligencia rusa revelan que las tropas de EE UU prácticamente ya han terminado sus preparativos para una posible invasión a Irán, comunicó a RIA Novosti una fuente en los cuerpos armados rusos.

Señaló que EE UU ya tiene elaborada la lista de los objetivos que atacará en el territorio iraní y que las tropas norteamericanas han ensayado durante las maniobras el plan de invasión.

La misma fuente indicó que el comando estadounidense estaría listo para lanzar la operación armada en la primera quincena de abril, pero subrayó que la decisión definitiva la tomarían los dirigentes políticos de EE UU.

Washington amenaza a Teherán por negarse las autoridades iraníes a desmantelar su programa nuclear. La última resolución contra Irán, aprobada el fin de semana pasada por el Consejo de Seguridad de la ONU, prevé exclusivamente sanciones económicas y descarta el uso de fuerza militar.

Durante la Primera Guerra Mundial algunas de las grandes potencias comprendieron la importancia estratégica de disponer de aviación embarcada para enfrentarse a conflictos en territorios alejados del territorio nacional o en territorios nacionales de ultramar en los que no era posible disponer de medios aéreos de importancia por motivos económicos o logísticos.

En los años 1930 Estados Unidos, Japón y Gran Bretaña comenzaron a construir portaaviones cada vez más grandes, convencidas las dos primeras naciones de que iban a ser el eje central de la nueva guerra naval y manteniendo Gran Bretaña la creencia de que era un auxiliar de los acorazados y cruceros, que seguirían siendo los buques principales de la armada. Esta diferente concepción del uso del portaaviones implicaba también que mientras japoneses y norteamericanos ponían todos sus esfuerzos en desarrollar cazas y bombarderos navales, así como torpederos, cada vez más evolucionados, los británicos mantuvieron casi toda la guerra como avión embarcado principal al obsoleto biplano torpedero Fairey Swordfish y a un escaso número de cazas, además de que el tamaño y capacidad de sus portaaviones estaba siempre por debajo de sus homólogos estadounidenses y japoneses.

Actualmente las armadas europeas están volviendo a portaaviones de más entidad, posiblemente en un intento por independizarse militarmente de Estados Unidos en cuestiones de defensa y también porque actualmente el futuro de la aviación STOVL es muy incierto al acabarse la producción de repuestos para los Harrier en la década del 2010 y el único sustituto en proyecto, el F-35 JSF resulta muy costoso, aparte de una incógnita al no ser un avión específicamente diseñado desde cero para STOVL sino una adaptación de un modelo convencional.

Otro nuevo concepto de portaaviones, a medio camino entre los grandes portaaviones norteamericanos y los portaaeronaves ligeros europeos es el concepto STOBAR (Short Take-Off But Arrested Recovery) presente en los portaaviones rusos de la década de los años 1980 de la clase Almirante Kuznetsov. Estos portaaviones, con un desplazamiento de 58.000 t disponen de una versión reducida del sistema de cubierta corrida en ángulo, con el tradicional sistema de cables de apontaje, pero para despegar los aviones no necesitan catapultas, diferenciándose así del sistema CATOBAR, empleando una cubierta de despegue más larga y de ángulo más pronunciado que la que utilizan los portaaeronaves STOVL, aunque los aviones tienen que estar diseñados para este tipo de operación. Este diseño es factible con buques a partir de 35.000 t.

A finales de los 70 el panorama cambia al aparecer un avión de combate STOVL (Short Take-off and Vertical Landing, despegue corto y aterrizaje vertical), el Harrier, proyectado por la compañía británica Hawker Siddeley. A pesar de sus limitaciones (velocidad limitada, mitad de rango de acción que un avión convencional) el Harrier permite construir portaaviones eficientes más económicos y de tonelaje reducido, al suprimir la catapulta y las calderas necesarias para alimentarla, la cubierta en ángulo y los cables de enganche, al ser el aterrizaje vertical. Además el Harrier puede llevar una carga bélica superior si despega en modalidad de carrera corta, empleando una rampa. Varios países como Gran Bretaña, Italia, España y Tailandia utilizan esta tecnología para construir estos portaaviones ligeros de entre 15 y 20.000 t o cambian parte de su flota aeronaval por Harriers.

Sólo unos días después de que se hundiera el submarino más moderno y con una de las mejores tripulaciones del mundo, numerosos rumores y especulaciones comenzaron a surgir sobre las causas del accidente.
Diez años más tarde, tanto la prensa occidental como la prensa rusa vuelven a hacer referencia a la pérdida del submarino nuclear y cuestionan una vez más los resultados de la investigación oficial de la Fiscalía General, en la que no se halló culpable alguno.

Junto a su gemelo, el Varyag, conforman la clase Orel (Proyecto 1143.5/6), la cual nace como reemplazo de los portaaviones clase Kiev, siendo todos estos, mas bien, cruceros-portaaviones pesados, dada su capacidad de ataque antibuque y sus sistemas de autodefensa. Además, el casco de ambos buques está basado en el diseño del Almte. Gorshkov (Kiel modificado).

El Charles de Gaulle, buque insignia de la armada francesa, el único portaaviones del país y el único portaaviones nuclear no estadounidense, se unirá pronto a sus dos equivalentes de EE.UU. Dicho país posee la mitad de los veintidós portaaviones del mundo, los once súper portaaviones (los que desplazan más de 70.000 toneladas) y once de doce portaaviones nucleares.

El Mar Arábigo, centro de la guerra de Occidente en el Siglo XXI
Rick Rozoff
Traducido del inglés
"Occidente, EE.UU. y sus aliados de la OTAN, están incrementando las operaciones militares en toda el área, de Asia a África y Oriente Próximo. El teatro de operaciones se ha ampliado recientemente del Sur de Asia a la Península Arábiga con ataques de drones y helicópteros en Pakistán y de aviones y misiles crucero en Yemen… Una guerra que comenzó a principios del siglo está en su décimo año y todas las señales indican que será permanente

El súper portaaviones a propulsión nuclear de la clase Nimitz, USS Abraham Lincoln, llegó a la región el 17 de octubre para sumarse al Grupo de Ataque del portaaviones USS Harry S. Truman, que por su parte había llegado el 18 de junio como parte de una rotación regular.

El USS Lincoln y el USS Truman están asignados actualmente al área de responsabilidad de la Quinta Flota, que incluye el Océano Índico Norte y sus partes y vástagos: el Mar Arábigo, el Mar Rojo, el Golfo de Adén y la costa oriental del sur de África hasta Kenia, el Golfo de Omán y el Golfo Pérsico.

Cinco años de guerra en Irak y absurdas declaraciones (II)
Moeh Atitar de la Fuente - Miércoles 19 de Marzo de 2008

Estos cinco de años de guerra en Irak han dejado un importante abanico de declaraciones realizadas por los responsables políticos que tuvieron bastante que ver con la guerra. La realidad les ha demostrado que se equivocaban, una y otra vez. Muchos de ellos, sin embargo, continúan sosteniendo sus tesis.
Ana Palacios, Ministra de Asuntos Exteriores del Gobierno de España durante la invasión: “Lo que yo opine es irrelevante, pero aquí hay algunos indicadores que son relevantes. Las bolsas han subido y el petróleo ha bajado. Los ciudadanos ya pagan unos céntimos menos por la gasolina y el gasóleo. Eso son datos. La intervención está todavía en marcha y no vayamos más allá” Declaraciones del 23 del marzo 2003.
0
0
0
0No hay comentarios