1. Arte y Cultura
  2. »
  3. Otros

Que verguenza como la gente ve a una persona con sobre peso

Toda esta historia empezó cuando la fotógrafa Haley Morris-Cafiero decidió inmortalizarse con su cámara en entornos que, debido a su condición física, la hacían sentir incómoda. Lo que no esperaba encontrar era un proyecto que, por pura casualidad, le dio el reconocimiento de todo el mundo.

“Wait Watchers” (Algo así como ‘Esperando a los observadores’ ) es un experimento social en forma de álbum de fotos recopiladas en un libro que capturan cómo los transeúntes reaccionan a las personas con sobrepeso que ven en la calle.



En 2010, después de tomarse un autorretrato muy cerca de Times Square, la fotógrafa notó que un hombre detrás de ella la estaba mirando en lugar de posar para su propia foto. Lo hizo por por el suficiente tiempo como para que la fotógrafa pudiese ver que era obvio que la estaba juzgando. “He escuchado a la gente hacer comentarios sobre mi peso, pero nunca pensé que sería capaz de capturar eso en una imagen”, explicaba Morris-Cafiero.

A partir de ese momento, la artista instalaría una cámara con un trípode en cualquier lugar público que le pareciera interesante y se fotografiaría haciendo cosas normales como hablar por teléfono o comer helado.



Nunca se vistió de forma ‘especial0 para la ocasión, ya que no quería que su ropa llamara la atención, y nunca hizo nada para provocar el aspecto de las personas que capturó en las imágenes que os iremos dejando a lo largo del artículo.

Después de publicar las fotos, Morris-Cafiero recibió muchos comentarios que la animaron a comenzar a hacer ejercicio, esforzarse más en vestirse y tal vez comenzar a usar maquillaje para que la gente no la mirara de la manera en que lo hace.



Esto la inspiró a continuar con la serie, pero esta vez intentó fotografiar las reacciones de los extraños al hacer lo que Internet le sugirió que hiciera. Y mientras la mujer intentaba mejorarse a sí misma para los demás, las reacciones de ellos seguían siendo las mismas.



La fotógrafa, que en el pasado había tenido problemas de alimentación además de padecer hipotiroidismo, afirma que no le importa lo que las personas piensen de ella y que este proyecto no está hecho para que nadie se sienta mal: “No lo hago porque estoy enfadada. Lo considero un experimento social. No es ningún tipo de sensacionalismo. Lo que estoy haciendo es tomar la cámara e invertir la mirada del extraño hacia ellos mismos. Creo que es un buen indicador de cómo está la sociedad actualmente”.



La serie ha provocado cierta controversia en la red, ya que no todos apoyan las afirmaciones de la fotógrafa. Si bien las imágenes capturan extraños mirando al fotógrafo, nadie puede afirmar con absoluta certeza que la intención es siempre burlona o que busca juzgarla.

Según muchos internautas, los extraños no siempre miran de forma malintencionada, simplemente es posible que hayan tenido curiosidad acerca de la cámara o de algo fuera del encuadre de la foto.



En cualquier caso, el tema ha abierto un debate bastante intenso sobre la forma en la que percibimos al resto de las personas que consideramos que ‘se salen de lo habitual’. La posibilidad de que, de forma inconsciente, juzguemos con dureza según qué tipo de cosas puede ser un problema a tratar más urgente de lo que cabría pensar en un primer momento.



+12
53
0
53Comentarios