Canales populares

¿Quienes fueron Sacco y Vanzetti?

Sus verdaderos nombres eran Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, y fueron acusados por un robo con asesinato. Murieron en la silla eléctrica en 1927, pero el verdadero motivo por el cual se los ejecutó es porque eran anarquistas.


¿QUIENES ERAN EN REALIDAD?

Nicola Sacco era un humilde zapatero nacido en Foggia, que emigró hacia los Estados Unidos cuando tenía tan solo diecisiete años, y Bartolomeo Vanzetti, nacido en Villafalleto y arribó a los veinte años al mismo País, y se dedicaba a la pesca.





LOS HECHOS

El día 15 de abril del año 1920 tuvo lugar un robo cuidadosamente planeado en la localidad de South Braintree, Massachusetts, y en el curso de este robo fueron muertos por los bandidos, un pagador y un guardia de la empresa.





En horas la policía detuvo a dos hombres, ( Nicola Sacco, y Bartolomeo Vanzetti) a quienes se les atribuyó el asalto.



De inmediato fueron acusados de haber cometido este robo y doble asesinato, y a pesar de no encontrarse ninguna prueba que los hiciera responsables del hecho, la Justicia los condenó como culpables.



Curioso fue que además de la resolución de la justicia, pesó sobre estos hombres el odio a los ciudadanos extranjeros que reinaba en las altas esferas del poder de Norteamérica.



A pesar que un gran número de juristas intentaron invalidar el juicio sin resultado alguno, ambos hombres se transformaban en bandera de todo el movimiento obrero del mundo.





De nada sirvieron las multitudinarias manifestaciones llevadas a cabo en todas partes de Europa, ni tampoco los recursos de gracia de las organizaciones sindicales para lograr su absolución o las amenazas al mismísimo presidente de los Estados Unidos, Calvin Coolidge que nunca fueron escuchadas.









En 1925, Celestine Madeiros, recluso condenado a muerte por otro asesinato, confesó haber pertenecido a la banda que cometió los delitos de South Braintree, pero sin embargo, en abril de 1927 se falló la sentencia de pena de muerte para Sacco y Vanzetti que finalmente fueron ejecutados en la silla eléctrica el 23 de Agosto de ese mismo año.




Unos minutos antes de la medianoche, las luces de la prisión se atenuaron en el momento en que los dos hombres fueron electrocutados y  la multitud respondió con un sollozo gigante, mientras las mujeres comenzaban a desmayarse.







Otras, sobrecogidas, se tumbaron en las banquetas y hundieron la cabeza entre los brazos. Los hombres se apoyaban en los hombros de otros hombres y lloraban.





DESPUÉS DE MUERTOS

A partir de sus muertes, y a pesar que los comentarios afirmaban que habían sido inmerecidamente ejecutados, continuaron la serie de investigaciones sobre el suceso, hasta la década de 1940 donde publicaciones de cartas de Sacco y Vanzetti dejaban en claro su inocencia.



A pesar que ciertas pruebas balísticas y declaraciones incriminatorias que pusieron algunos interrogantes en la causa, uno de los jueces que los condenó expresó:

“No sé si cometieron o no el robo o el asesinato. Pero son anarquistas y, por eso, son culpables”.

Cincuenta años después de aquella inmerecida ejecución, Mitchell S. Dukakis, entonces gobernador de Massachusetts, rehabilitó la memoria de los dos italianos.



Dukakis reconoció formalmente que Sacco y Vanzetti eran inocentes y que fueron condenados más por sus convicciones políticas y por su condición de inmigrantes que por cualquier prueba fehaciente contra ellos.



El caso de Sacco y Vanzetti es observado como uno de los primeros ejemplos del empleo de manifestaciones masivas y protestas con la finalidad de liberar a personas con sentencia decretada, evidenciando las políticas que llevaban adelante los Estados Unidos en esa época para terminar con las voces de protestas y de oposición.



El caso dejó asentado como prueba, que ambas personas fueron acusados de un asesinato que jamás habían cometido, y solamente solo lo que se intentaba se intentaba era darle un duro golpe a los anarquistas.





LA PELÍCULA

Sacco y Vanzetti es un película de 1971 dirigida por Giuliano Montaldo y protagonizada por Gian Maria Volonté y Riccardo Cucciolla. Rosanna Fratello recibió la Cinta de Plata por su interpretación del papel de la esposa de Sacco, Rosa Sacco.



En la competencia en el 24º Festival de Cannes, le valió el premio de interpretación masculina al Mejor Actor a Riccardo Cucciolla, y el fime, de acuerdo con el testimonio de su director, ha contribuido significativamente a la revisión del proceso histórico, a airear como se aplicaba la justicia y la mala conducta intencional de los jueces, y a dar a conocer este caso olvidado a la opinión pública de EE.UU. y de fuera del mismo.







Fue una de las primeras películas que trató de los fallos judiciales dolosos por motivación política, y cuando se proyectó en Italia en un cine por primera vez en el centro de Roma, sufrió un ataque incendiario.





LA BALADA DE SACCO y VANCETTI EN LA VOZ DE JOAN BÁEZ ( VERSIÓN 2016)



+56
26
0
26Comentarios