Check the new version here

Popular channels

Reliquias de la Guerra Fría





Reliquias de la Guerra Fría


El fotógrafo holandés Martin Roemers pasó más de una década viajando por toda Europa para fotografiar edificios y estructuras abandonadas que tuvieron una utilidad durante la Guerra Fría en la segunda mitad del siglo XX.






El fotografo holandés Martin Roemers pasó más de una década viajando por toda Europa
para fotografiar edificios y estructuras que tuvieron una utilidad durante la Guerra Fria en
la segunda mitad del suglo XX, cuando el Viejo Continente estaba dividido en dos.
En la imagen, una estación de interceptación de comunicaciones de EE.UU. en Berlin, Alemania.






Roemer recogió las imagenes en el libro "Reliquias de la Guerra Fria", en el que se pueden ver los cuarteles, búnkeres, instalaciones nucleares, túneles y otros lugares que visitó y que desde hace décadas están abandonados. En la imagen, un almacén en un refugio nuclear de Alemania del Oeste.






Algunos de los lugares que fotografió están en la actualidad abiertos al público. Para acceder a otros, tuvo que averiguar quién es el propietario, ya que algunos están en manos públicas y otros son de propiedad privada. En la imagen, un búnker en el Mar Báltico en Letonia.






Según Roemers, muchas de estas extructuras han permanecido intactas por estar en lugares remotos. El fotógrafo explica que no han sido demolidas porque eso resultaría más caro que dejarlas tal y como están. En la imagen, una sala de control en un Búnker de Alemania del Este.






Roemers lleva dedicándose a la fotografía desde hace más de 20 años. Varios de los proyectos que ha elaborado en este tiempo, como el de "Reliquias de la Guerra Fria", se basan en las consecuencias de la guerra y los conflictos armados. En la imagen, un almacén de armamento nuclear en Polonia






"Crecí durante la Guerra Fría y era un tema que nos enseñaron en la escuela y que se discutía en casa. No había manera de evitar conocer los detalles de ese conflicto", explica Roemers sobre el origen de su interés por fotografiar estos edificios. En la imagen, instalaciones de una base de la Fuerza Aérea soviética en teritorio de Alemania.






"Fue un conflicto en el que no hubo enfrentamientos armados pero cada bando construyó sus estructuras de defensa y eso es lo que quería fotografiar", señala el fotógrafo. En la imagen, un hospital militar soviético en Alemania.






Para este proyecto Martin Roemers visitó diez países durante un periodo de 11 años. "Lo más difícil fue encontrar los lugares, ya que no eran muy conocidos, por lo que tuve que hacer mucho trabajo de investigación". En la imagen, prisión de la Stasi en Alemania.






"Quería mostrar el impacto que puede tener sobre el paisaje y la arquitectura un conflicto como la Guerra Fría", explica Roemers. En la imagen, un refugio nuclear en Holanda.






Roemers cree que es curioso ver cómo ambos bandos construyeron estructuras muy similares fruto de los mismos temores. En la imagen, instalaciones de una base de la Fuerza Aérea soviética en territorio de Alemania.






"Vistas con la perspectiva del tiempo, son estructuras muy extrañas, muchas de las cuales por suerte nunca llegaron a desempeñar su función", apunta.
En la imagen, una antigua base de submarinos soviéticos en el Mar Negro.






Roemers cree que en Europa cada vez hay más fascinación por las reliquias de la Guerra Fría, porque "transmiten la atmósfera en la que se debía vivir en aquella época, lo que permite hacerse una idea del conflicto". Las imágenes de Roemers pudieron verse recientemente en una exposición en la galería Anastasia Photo de Nueva York. En la imagen, un tanque soviético en Alemania.





0
0
0
0No comments yet