Check the new version here

Popular channels

Revival del FORD GT40

FORD GT40: REVIVAL
La firma norteamericana Ford ha presentado en Detroit un prototipo para nostálgicos, el GT40, un coche inspirado en aquel deportivo que causó furor en los años sesenta, época en la que llegó a ganar las 24 Horas de Le Mans.















Sin lugar a dudas el prototipo más atractivo de todos los presentados en Detroit lo encontramos en el stand de Ford. La marca del óvalo dedicó todo su espacio en exclusiva a este espectacular prototipo, del que se dijo, entre otras cosas, que podría llegar a producirse en serie, aunque en un número muy limitado de unidades. El coche conserva toda la filosofía de los grandes deportivos de los años sesenta: es muy bajo, con un diseño retro, tiene el motor situado en posición central y proporciona su potencia a las ruedas traseras.
Este coche fue el referente de toda una generación en los Estados Unidos y llegó a su máximo apogeo en 1966, cuando se impuso en la carrera de resistencia más prestigiosa del mundo: las 24 Horas de Le Mans.


Estética agresiva
Empezando a analizar el coche por su parte frontal, el GT 40 dispone de cuatro grandes y peculiares grupos ópticos. El capó es hiper agresivo, con dos enormes entradas de aire que canalizan la refrigeración hacia los radiadores. En el paragolpes también hay dos entradas de aire. Lateralmente destacan sus dos puertas, con un diseño muy especial, al formar éstas parte del techo y cuando se abren el coche parece un targa, ya que solamente queda un nervio central que da rigidez a la carrocería.

La trasera no va a la zaga, si se nos permite la redundancia, en cuanto a espectacularidad. Lo más atractivo es el vano que permite ver el corazón del GT40, un espectacular motor V8 que se ve a través de un cristal al estilo del Ferrari 360. El capó anterior posee una pequeña elevación, en forma de soporte aerodinámico que se abre totalmente cuando lo levantamos, al más puro estilo de los coches de carreras.


Potencia bruta al tren trasero
El propulsor es un Ford V8 que es capaz de rendir 500 CV a un régimen máximo de tan sólo 5.200 rpm. La caja de cambios encargada de gestionar la potencia es manual de seis velocidades, que bien escalonadas, sacarán un excelente partido a este brillante motor. Su posición, por delante del eje trasero, y la propulsión, harán de este deportivo un coche en el que la conducción será un auténtico placer.

El interior del GT 40 recuerda verdaderamente al de un coche de carreras. Los asientos dan un único respiro al lujo al estar terminados en cuero, ya que tienen la misma forma envolvente que el baquet de un coche de carreras. El aluminio preside todo el interior, en el que el aire retro está garantizado por la parrilla de relojes analógicos en el que el conductor encontrará todo tipo de información. Está claro que si Ford decide finalmente poner a la venta este coche, muchos serán los nostálgicos que acudan a sus concesionarios a por una de estas unidades.

Dedciado a los hinchas de Chevrolet
0
11
0
0
11Comments