Ricky Martin, el post que se merece