Siempre hay un roto para un descocido