Son sólo clavos

John Bisbee se ha pasado casi 30 años soldando y forjando clavos de 30 centímetros en esculturas asombrosas.