Sonia Isaza, una candente caleña que infarta