Check the new version here

Popular channels

Titulares de Diciembre de 1941 (Pearl Harbor)

Titulares mexicanos que relatan el ataque de los ponjas a EEUU:




WASHINGTON, 7 de diciembre. (AP).-- Aviones japoneses atacaron las bases norteamericanas de la defensa en Hawaii y Manila, y el Presidente Roosevelt se dirigió al Ejército y a la Marina para dar órdenes que no fueron reveladas, preparadas de antemano para la defensa de los Estados Unidos.

En la Casa Blanca se informó que el Japón había atacado puestos vitales avanzados de Norteamérica en el Pacífico, en Hawaii y Manila, a las 15 horas 20 minutos (tiempo del Este) y que por lo que se sabía, persistían los ataques.

WASHINGTON, 7 de diciembre. (AP).-- Japón declaró hoy la guerra a los Estados Unidos y toda la nación norteamericana se ha unido para una terrorífica guerra por venir. Se espera que el Presidente Roosevelt pida mañana al Congreso una declaración de guerra. Durante el día, los aviones japoneses bombardearon Honolulú, Puerto Pearl y el Campo Hickam, sin previo aviso. Un perifonema de Honolulú informó que 350 soldados murieron en el Campo Hickam, y que hubo numerosas víctimas en otros puntos que fueron atacados.

Después, el Gobierno de Tokio anunció que el Japón había entrado en estado de guerra con los Estados Unidos y la Gran Bretaña a las seis de la mañana del lunes, pero el Presidente Roosevelt apenas si guardó la declaración japonesa, pues tan pronto como supo de los bombardeos, dio órdenes al Ejército y la Marina para poner en práctica los planes secretos trazados previamente para la defensa del país.

Los aviadores militares entablaron combate con los aviones japoneses sobre Honolulú, y en la Casa Blanca se informó que en la ciudad de Honolulú hubo fuertes pérdidas de vidas y que los daños materiales fueron extensos.




Palabras del Ministro del Imperio de Japón
Confía en que México tendrá actitud correcta para con los japoneses pacíficos, a quienes no habrá para qué causar molestias.

México, 7 de Diciembre (por J.H. Tamez, Corresponsal en México de la Asociación de Editores de los Estados).- La noticia del ataque japonés sobre Honolulú y, posiblemente Manila, corrió como un reguero de pólvora por todos los círculos metropolitanos. Por primera vez un cable sacude los nervios de los capitalinos intensamente, pues se considera que la guerra se acerca ahora positivamente hacia América y especialmente a nuestro país, el que se juzga como una frontera débil o punto vulnerable para pasar a los Estados Unidos.

Mientras corría cada vez más intensamente el rumor de que un país americano -Costa Rica-, había declarado la guerra al Japón como muestra de solidaridad a Estados Unidos, el Presidente Ávila Camacho y el secretario de Relaciones Lic. Padilla estudiaban detenidamente en todos sus aspectos el conflicto, en la residencia presidencial campestre de Cuernavaca.

En tanto, la Cancillería anuncia "importantes declaraciones para esta noche".

Fuentes fidedignas informan que el Gobierno de México está preparado para seguir un plan de vigilancia arreglado con anterioridad, para evitar posibles actos de sabotaje por parte de japoneses o de nacionales de otra potencia cualquiera hostil al Continente. Se sabe que los funcionarios americanos y mexicanos han discutido el particular.

La Gran Bretaña y Estados Unidos declararon ayer la guerra al Imperio Japonés

Varias horas antes de que lo hiciera Norteamérica, el Gabinete británico formuló su nota. -- Lo que dijo Churchill. -- El Congreso yanqui aprobó la medida casi por unanimidad. -- Un voto en contra -- El mensaje del Presidente Franklin D. Roosevelt

Winston Churchill - Diario de YucatánLondres, 8 de diciembre. (AP). -- La Gran Bretaña se ha puesto del lado de los norteamericanos, al declarar la guerra al Japón, antes de que los propios Estados Unidos hubieran obrado formalmente. El Primer Ministro Winston Churchill se puso en pie ante el Parlamento para cumplir sin reservas el compromiso que contrajo solemnemente hace un mes, en el sentido de que al romperse las hostilidades nipo-norteamericanas, los ingleses se pondrían instantáneamente al lado de los Estados Unidos.

Churchill manifestó que durante la noche había hablado a través del teléfono trasatlántico con el Presidente Roosevelt, para arreglar "la hora de nuestras declaraciones de guerra respectivas", y que el mandatario norteamericano le había dicho que en la mañana de hoy enviaría un mensaje al Congreso, el cual como es bien sabido, es el único que puede hacer una declaración de guerra en nombre de los Estados Unidos". El Primer Ministro agregó que le había contestado a Roosevelt en el sentido de que los ingleses seguiríamos inmediatamente.

Sin embargo, siguió diciendo Churchill, "pronto pareció que el territorio británico en Malaya también había sido objeto de los ataques japoneses, y posteriormente se anunció desde Tokio que el Alto Mando Japonés (en forma curiosa, ya que no era el Gobierno Imperial Japonés, sino el Alto Mando Japonés) había declarado que existía un estado de guerra entre ellos y la Gran Bretaña y los Estados Unidos. Estando así las cosas, no hubo necesidad de esperar la declaración del Congreso norteamericano. En cualquier caso, la hora de Norteamérica va casi seis horas atrás de nuestra hora. El Gabinete se reunió a las 12 horas 30 minutos de hoy, y autorizó una declaración inmediata de guerra contra el Japón. En este sentido se han enviado instrucciones al Embajador de Su Majestad en Tokio".

Franklin D. Roosevelt - Diario de YucatánWASHINGTON, 8 de diciembre (AP) El Congreso en pleno, unificado por el choque de la batalla y soliviantado ante las bajas sufridas por las fuerzas armadas norteamericanas, rápida y casi por completa unanimidad de votos declaró hoy la guerra al Japón.

El Presidente Franklin D. Roosevelt, pronosticando un "triunfo inevitable", solicitó ese acuerdo en un breve discurso que pronunció ante la memorable sesión plena de ambas Cámaras, las que al cabo de una hora dieron cumplimiento a la solicitud del Jefe del Ejecutivo.

"Como Comandante en Jefe del Ejército y la Marina, he girado instrucciones para que se tomen todas las medidas necesarias a nuestra defensa", dijo Roosevelt, hablando pausadamente, quien agregó "Siempre, toda nuestra nación recordará la índole del ataque lanzado en contra nuestra. No importa que tanto tiempo necesitemos para dominar esta invasión premeditada. El pueblo norteamericano con su poderío, al que le asiste el derecho, obtendrá una victoria absoluta".

Ambas Cámaras obraron inmediatamente y casi al mismo tiempo. En el Senado se recogieron 82 votos contra cero en favor de la declaración de guerra, y en la Cámara de Representantes 381 en pro y uno en contra.

A las 16 horas 10 minutos, el Presidente Roosevelt firmó la declaración de guerra en presencia de los directivos demócratas y republicanos del Congreso en la mansión presidencial.

El único voto negativo en la Cámara de Representantes lo suscribió la republicana Miss Jeannette Rankin, habiendo sido atacada por algunos de sus colegas. Otros representantes le suplicaron que cambiara su voto para que el acuerdo sobre la declaración fuera unánime, pero Miss Rankin, quien en 1917 rompió a llorar cuando el voto oponiéndose a la declaración de guerra contra Alemania, esta vez se mantuvo inflexible.









0
2
0
0
2Comments