Todos podemos ser una mejor versión de nosotros mismos

Todos podemos ser una mejor versión de nosotros mismos, contágiate con estos 13 actos de bondad


La bondad es un bien muy escaso. Si tuviéramos que encontrar el adjetivo que mejor define al ser humano, no sería la bondad, lamentablemente sería la violencia.
Sin embargo, creo que el ser humano puede ser mejor de lo que es y que la bondad tiene algo especial que nos conmueve, nos contagia y nos empuja a superarnos.
Todos podemos ser una mejor versión de nosotros mismos, por ello contágiate con estos 15 sencillos y poderosos actos de bondad.[/font



Esta reina renunció a su corona en favor de una chica que sufría acoso escolar.



Estos agentes de policía se aseguraron de entregar las pizzas de un repartidor involucrado en un accidente de trafico.



Todos estos chicos se vistieron con falda para apoyar a su amigo transexual.



Los estudiantes reconfortan a su compañero de clase tras perder a su madre enferma de cáncer.



Estos empleados de un centro comercial, arreglan la silla de ruedas de un veterano que se rompió en la tienda.



Esta anciana embellece su comunidad de forma desinteresada.

Encontré una anciana arreglando las flores de la calle, y le pregunté que hacia. Ella me dijo: “Algunas veces la ciudad no puede encargarse de todo, ellos tienen mucho trabajo que hacer en Manhattan. Por eso, a mi me gusta ayudarles”.


A este gran hombre no le importó mojarse por ayudar a una completa desconocida.



Un desconocido dejó este sobre en la puerta de la casa de una joven pareja embarazada después de que su hogar sufriese una inundación.

Querido vecino, iba a entregar este sobre a la Cruz Roja pero he decidido regalártelo directamente a ti. Te deseo mucha suerte para comenzar de nuevo y lamento lo que os ha ocurrido.


Este soldado no sólo le leyó un cuento durante más de 20 minutos sino que además le ayudó a hacer la tarea. Una de las cosas más adorables que he visto nunca.



Durante la limpieza de unas oficinas, un honesto limpiador encontró un cupón de “café gratis” en la basura y se lo entregó de nuevo a su dueño.



Este hombre dedica su tiempo a enseñar a otros a leer.



El día que unos desconocido hicieron posible el deseo de un niño discapacitado.

Mi hijo discapacitado siempre ha estado obsesionado por los coches de lujo. Cuando le pregunté que deseaba para navidad, el me contestó que querría conducir un coche de lujo pero que obviamente no podría hacerlo. Unos días después pensé en hacer mi petición a una web de coches de lujo por si alguien, al menos una persona, quizás me respondiese. La web se volvió loca y ahora tenemos tres eventos planificados para mi hijo. ¡La gente es muy buena!”


El hombre que quiso recordar a su amigo reservando un taburete y una cerveza en su bar favorito.