Un mal día: Ejemplos clarísimos