Un tanque de la Segunda Guerra Mundial en su patio



Jesús Leiva, es un cubano que tiene un tanque de guerra de uso personal y, con mucha probabilidad es el único civil que posee tal máquina en Cuba. Lo mantiene estacionado en el patio de su casa, mientras una tropa de niños sube por las cadenas, se cuelga del cañón, entra y sale por la torreta; además está pintado de rosa.

Para el no constituye nada del otro mundo, que un tanque de la Segunda Guerra Mundial, forme parte del entorno de El Progreso, su finca ecológica con más de 25 tipos de árboles frutales y de maderas preciosas.



Según su propietario, que no da su brazo a torcer, este es el último de los siete Medium Tank M4 Sherman, que sembró Batista durante el primer lustro de los años 50 del pasado siglo en el Residencial Vía Túnel, como se le conocía a esta área apodada la Llave de La Habana. Los vecinos del lugar sí sostienen que el Sherman se utilizó en un polígono para ejercicios militares, que existió en ese mismo sitio durante los días de las Milicias de Tropas Territoriales que Fidel Castro fundó en 1980.









El blindado es en realidad un tanque A34 Comet empleado durante las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial y que también participó en la Guerra de Corea. El Comet fue una variante mejorada del Mk VIII Cromwell que tenía problemas con las cadenas y la suspensión.





Ú N E T E:




SÍGUEME TAMBIÉN EN: