Check the new version here

Popular channels

Vamos a festejar...

...Feliz Navidad para los que creen, para los que no...y para los que practican otro credo.... gracias por compartir tantas cosas... aguante T! un abrazo para todos...
Udyat (Rafa).


Cada cultura celebra la Navidad según sus tradiciones, pero no todas las religiones contemplan esta festividad








Tiempo de paz o tiempo de consumo. Lo cierto es que la Navidad se ha hecho un hueco indiscutible en el calendario de todo el mundo. Se trata de una festividad con origen religioso, aunque ni se celebra del mismo modo en todo el planeta, ni todas las religiones la contemplan como fecha señalada. Aun así, los últimos días del año --según el calendario admitido por la mayoría de las naciones-- son motivo de fiesta, ya sea por concebirse como tiempo de gozo y rememoración del nacimiento de Cristo, o bien por el hecho de dejar atrás 365 días y comenzar un nuevo año.



Hace 1.661 años que se celebró la primera Navidad en Roma --coincidía con el, hasta entonces, Día del Dios Apolo--; las primeras bombillas eléctricas en un árbol de navidad se encendían hace 124 años, en la casa de un socio de Thomas Alva Edison --inventor de la bombilla--; y la primera tarjeta de felicitación se imprimió hace 160 años en Londres. La Navidad se presenta así como un conjunto y mezcolanza de tradiciones que han ido asentándose con el paso de los años. La palabra Navidad proviene de natividad, mientras que su equivalente anglosajona (Christmas) se deriva de Christ' mass (la misa de Cristo). En definitiva, los orígenes están en el Cristianismo, que considera el 25 de diciembre como fecha de nacimiento de Jesús de Nazaret. Tanto la Iglesia Protestante como la Católica festejan esta fecha, mientras que la Ortodoxa lo hace el 7 de enero. El trasfondo y motivo de júbilo es el mismo, pero varían el día según el calendario adoptado (el gregoriano o el juliano). Aun así, lo cierto es que, según muchos, el alumbramiento no tuvo lugar exactamente el día 25, sino más bien en primavera, entre mayo y abril. Para terminar con todo tipo de especulaciones, el Papa Julio I fijó la fecha del nacimiento el 25 de diciembre, coincidiendo con una fiesta pagana romana.









Las otras grandes religiones no contemplan la Navidad. Los judíos celebran, casi por las mismas fechas, otra festividad de su calendario, pero que no guarda relación directa con el concepto católico de la Navidad ni es una fecha tan relevante para su religión. Se trata de la Hannukkah, ocho días de festejos que suele coincidir con el final de noviembre y la primera quincena de diciembre. Se conmemora una rebelión del pueblo judío. A pesar de las diferencias, las tradiciones tienden a unirse en algunos aspectos y, así, muchos judíos decoran sus casas, intercambian regalos y preparan comidas con carácter festivo.







El solsticio de invierno, la Hannukkah, el cambio de año u otras fiestas mitológicas han convergido, a lo largo de los tiempos, en las mismas fechas que las celebraciones navideñas cristianas, lo que provoca una amalgama de tradiciones que, en muchos casos, tienen origen incierto o dudoso. Así pues, la Navidad ha pasado a ser, en pleno siglo XXI, un conjunto de días donde --en el caso de España-- encuentran su hueco las comidas copiosas, las campanadas y sus uvas, Papá Noel, los cotillones, la Misa del Gallo, los belenes, las compras, los regalos, los Reyes Magos, las luces, las felicitaciones...
A esta combinación festiva se añaden en nuestro país los distintos matices que aportan los inmigrantes. En cada nación las tradiciones cambian, aunque se mantiene el mismo espíritu.
En Rumanía, por ejemplo, los villancicos tienen un papel importante en estas fechas; y entre sus platos típicos está un pastel llamado cozonac.
En Uruguay, acostumbrados a celebrar la Navidad en verano --por encontrarse en el Cono Sur--, la fiesta está en la calle. Tras la tradicional cena, los petardos y cohetes alumbran una noche repleta de música.
En Letonia, después de la cena del 24 de diciembre, toda la familia va a buscar su regalo al árbol de navidad, pero antes de abrirlo cada uno recita un poema.
En Polonia, los belenes cuentan con un pequeño escenario para títeres, donde se representan algunos de los capítulos del nacimiento de Cristo. En definitiva, son mil formas de celebrar una misma fecha: la Navidad.





FUENTE

------------------------------------------------------------------------------------------------------
Orígenes de la Navidad como una Fiesta Pagana
Los orígenes de la Navidad se ubican en el amanecer de la Humanidad; la festividad se celebra durante los días que siguen al solsticio del invierno (desde el 21 de diciembre), que han tenido siempre una significación particular en la adoración de los dioses del sol.





Algunas culturas creían que el dios del sol nació el 21 de diciembre, el día más corto del año, y que los días se hacían más largos a medida que el dios se hacía más viejo. En otras culturas se creía que el dios del sol murió ese día, sólo para volver a otro ciclo.

En Irán se celebra, desde hace cuatro mil años, y coincidiendo con el solsticio invernal, Yalda, el Natalicio del Dios solar Mithra, el Señor de la Luz, la antigua divinidad meda-persa).


Mithra

Según la mitología céltica, el dios del sol había sido crucificado tres días después del solsticio de invierno (21 + 3 = 24 de diciembre), pero resucitó de entre los muertos. Se dice que éste era el origen de la cruz céltica (simboliza el dios del sol en la cruz), mil años anterior al cristianismo.


Cruz Celta

En el contexto del cristianismo, la Navidad fue formada en la edad del imperio romano. Los romanos honraban a Saturno, el antiguo dios de la agricultura, cada año que comenzaba el 17 de diciembre. En un festival llamado Saturnalia, se glorificaban más allá de los días en que el dios Saturno gobernó.



Este festival duraba cerca de siete días e incluía el solsticio de invierno, que por el calendario juliano caía el 25 de diciembre. Por la celebración de Saturnalia los romanos posponían todos los negocios y guerras, había intercambio de regalos, y liberaban temporalmente a sus esclavos.



Tales tradiciones se asemejan a las actuales tradiciones de Navidad y se utilizan para establecer un acoplamiento entre los dos días de fiesta. Éstos y otras festividades del invierno continuaron hasta el primero de enero, el festival de las Calendas, cuando los romanos marcaron el día de la Luna Nueva y el primer día del mes y el principio del año religioso. Como comenta Isaac Asimov en su guía a la Biblia: “Podría ensamblar el cristianismo sin sobrepasar su felicidad de Saturnalia. Era solamente necesario que ellos justamente saluden el nacimiento del hijo en vez que el del Sol”.
La evidencia más temprana de la celebración se encuentra en Alejandría, cerca del año 200 de nuestra era, cuando Clemente de Alejandría indica que ciertos teólogos egipcios “muy curiosos” asignan no sólo el año sino también el día real del nacimiento de Cristo como 25 pachon (20 de mayo) en el vigésimo octavo año de Augusto. Para la época del concilio de Nicea en 325, la iglesia alejandrina ya había fijado el Díes nativitatis et epifaníae.
En Antioquía, probablemente en 386, Juan Crisóstomo impulsó a la comunidad a unir la celebración del nacimiento de Cristo con el del 25 de diciembre, aunque parte de la comunidad ya guardaba ese día por lo menos desde diez años antes.
En el imperio romano, las celebraciones de Saturno durante la semana del solsticio, que eran el acontecimiento social principal, llegaban a su apogeo el 25 de diciembre. Para hacer más fácil que los romanos pudiesen convertir al cristianismo sin abandonar sus festividades, el papa Julio I pidió en el 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado en esa misma fecha.
Algunos eruditos mantienen que el 25 de diciembre fue adoptado solamente en el siglo cuarto como día de fiesta cristiano después de que el emperador romano Constantino convertido al cristianismo para animar un festival religioso común para los cristianos y los paganos. La lectura atenta de expedientes históricos indica que la primera mención de tal banquete en Constantinopla no sucedió sino hasta el 379, bajo Gregorio Nazianzus. En Roma, puede ser confirmado solamente cuando se menciona un documento aproximadamente del año 350, pero sin ninguna mención de la sanción por el emperador Constantino.


Constantino

Otro culto extremadamente popular es el de origen persa, en esos días era el de Mitra. Las semejanzas entre Jesús y Mitra son muchas. Su nacimiento fue atestiguado por pastores y magos. Era conocido por curar a los enfermos, expulsar demonios y resucitar muertos. Fue asesinado, pero luego resucitó. Más tarde subió al cielo en el equinoccio del resorte después de una comida con sus 12 discípulos (que representan los signos del zodíaco), comiendo el mizd, un pedazo de pan marcado con una cruz (un símbolo casi universal del sol). El culto mitraico enarboló alrededor del anuncio del año 300 cuando se convirtió en la religión oficial del imperio.



En aquella época, en cada ciudad, en cada avanzada de militares desde Siria hasta la frontera escocesa, podía verse un mitraeum, y sacerdotes que oficiaban el culto. Esto no debe sugerir que el culto de Mitra era el único factor en este sincretismo, muchos dioses paganos tenían aspectos similares de la mitología (por ejemplo la madre virgen, la resurrección, etc.).



Mitraeum

Los primeros cristianos celebraban principalmente la Epifanía, cuando los Reyes Magos visitaron al bebé Jesús. (Esto todavía se celebra en Argentina, Armenia y España).



Los historiadores no están seguros de la fecha en que los cristianos comenzaron a celebrar el nacimiento de Cristo. Ocasionalmente fue prohibido por las iglesias protestantes hasta luego del s. XIX debido a su relación con el catolicismo. Algunas tradiciones de la Navidad, particularmente las de Escandinavia, tienen su origen en la celebración germánica de Yule. Allí la Navidad todavía se conoce como Yule (o julio).







FuenteNavidad

------------------------------------------------------------------------------------------------------

Taringueros... felíz navidad, hanukka, yule, saturnalia... o lo que quieran festejar...

0
20
0
0
20Comments