Viviendo subculturas, expectativa vs realidad