Vladimir Putin en sus ratos libres.