Vos también podés ser un maquinola