Check the new version here

Popular channels

10 libros que debes leer si te gustó Cien años de soledad








10 libros que debes leer si te gustó Cien años de soledad







La literatura tiene pocas obras que pueden ser consideradas realmente universales. Muchas tienen temas con los que todos se pueden identificar: amor, muerte, familia, tiempo y otros; pero son pocas las que, partiendo de una región específica del mundo, puede hacer que cualquiera se entienda con sus personajes, su sentir e incluso con el contexto establecido. “100 años de soledad” es la obra cumbre del realismo mágico y un libro que muestra la historia de un pueblo, que a su vez representa a Colombia, América Latina y a la humanidad, pues lo elementos usados por Gabriel García Márquez pueden ser interpretados como la esencia de la humanidad.

“Uno no es de ninguna parte mientras no tenga un muerto bajo la tierra”.


La historia de los Buendía, la fundación y crecimiento de Macondo, el realismo mágico que sucede todo el tiempo asombrando y consternando al lector –quien se obliga a ver todo con una extraña naturalidad–, han dejado en la literatura una de las obras más entrañables y apreciadas. La lectura puede complicarse, pues los saltos temporales, el número de personajes, las palabras inventadas, las líneas narrativas y el estilo del escritor hacen de “100 años de soledad” una verdadera obra maestra. Sin embargo, la riqueza de la obra recae en que a pesar de todo eso, con un poco de práctica y concentración, la historia es fluida y adictiva, siendo la mezcla perfecta entre una novela “culta” y un libro digerible (mucho más con ayuda del glosario y árbol genealógico presente en la mayoría de las ediciones actuales).



Si has terminado la historia de los Buendía, descubriendo que las estirpes condenadas a cien años de soledad no tienen una segunda oportunidad sobre la tierra, entonces los siguientes libros deberían ser tu siguiente lectura. La lista podría comenzar con “La casa de los espíritus”, libro de Isabel Allende, pero tanto se ha comentado sobre el supuesto plagio que representa para esta novela, que decidimos mostrar otras obras. Algunas juegan con el concepto de familia, otras con el tiempo o la narración; unas son más difíciles de leer que la magna obra de Márquez, pero lo que todas tienen en común es que al finalizar la última página, uno siente ese vacío desolador que sólo el terminar una excelente obra literaria puede causar, además de darnos nuevas perspectivas sobre la vida y nuestra propia naturaleza.




“Galore” (2011) – Michael Crummey



En esta novela también está el extraño desdoblamiento del tiempo que encuentras en la historia de Macondo y, así como ese libro, éste también muestra la vida de una familia que expone cómo es realmente la sociedad. Al finalizar “Galore” sentirás que conoces tan bien ese pueblo como conoces Macondo, y eso que ambos son pueblos ficticios.






“Waiting for the Barbarians” (1980) – J. M. Coetzee



Los lugares ficticios permiten a los escritores jugar con el concepto de historia. A partir de estos lugares logran crear conflictos que suponen eventos de la vida real, pero no lo son necesariamente, siendo así mucho más críticos en contra de las políticas del momento. Coetzee hace uso de un pueblo colonial que limita con “El Imperio”, lugar que declara un estado de emergencia en el que comienzan a masacrar a la población indígena y al pueblo antes mencionado. Un general logra salvar a una joven que queda parcialmente ciega debido a las torturas que soportó. La historia va más allá de una novela de amor y se adentra en la psicología de los militares, parece alejarse de “100 años de soledad”, pero basta con recordar la masacre de los trabajadores del banano para entender que también Márquez hace una profunda crítica social a lo que sucedía en su país.





“The Brief Wondrous life of Oscar Wao” (2007) – Junot Díaz




Mientras los libros anteriores hacen uso de lugares imaginarios para recriminar la violencia de su país, Junot Díaz no tiene problema con mencionar su natal Santo Domingo y al dictador que llevó al país a un estado deplorable y peligroso, Rafael Leonidas Trujillo. Mario Vargas Llosa ya había tratado a tan despreciable ser en “La fiesta del chivo”, pero Díaz no sólo creo un retrato realista en el libro de lo que era la vida del dictador, hizo de ese contexto un nuevo “100 años de soledad”. Tres generaciones, tres distintos puntos de vista, realismo mágico, ciencia ficción, historias de amor imposibles, críticas sociales, políticas y personales; no por algo éste es considerado el mejor libro que el siglo XXI ha visto nacer.

Óscar es el principal protagonista y a partir de su triste vida en Estados Unidos durante los ochenta, comprendemos las dictaduras en América, la segregación racial en Estados Unidos y el espíritu humano que rige a los adolescentes modernos.





“La mujer que llegaba a las seis” (1950) – Gabriel García Márquez




Entre todas las obras del escritor muchas se podrían recomendar si te gustó “100 años”. “La Hojarasca” y “Los funerales de la mamá grande” también hacen mención a Macondo, por lo que podrían ser los candidatos más aptos, pero nada mejor que este cuento corto en el que el escritor, uno de los grandes románticos latinoamericanos, muestra lo que uno es capaz de hacer por amor. Un día, una mujer que siempre llega a la cafetería de José a las 6, lo hace a distinta hora. La plática entre ambos personajes hace suponer que se ha cometido un asesinato y el único capaz de demostrar la inocencia de la mujer es José, quien está perdidamente enamorado de ella, pero que también es conocido por ser la persona más honrada jamás conocida. Si las historias de amor de la gran novela te encantaron, este cuento será uno de tus favoritos.





“Then We Came to the End” (2007) – Joshua Ferris



La novela de Márquez es una de las mejores del siglo XX y el tema de la familia es crucial en él, pero en el siglo XXI muchos pueden estar de acuerdo que, debido a las altas horas que uno pasa en la oficina, ese podría ser el primer hogar y las personas con las que uno convive son la familia más cercana que se puede tener. El libro de Ferris no es narrado por un solo personaje, sino por una oficina entera. En lugar de “yo” habla un “nosotros” y desde ahí el argumento narrativo toma otro nivel.

Amoríos de oficina, despidos, traiciones y más. La vida contemporánea no puede pasar por alto lo que hacen millones de personas de 9 a 6, y entre saltos temporales, recuerdos de cada personaje y muchas suposiciones y secretos (tal como funciona una oficina normal), este libro es más gracioso que la serie “The Office”, pero con tanto valor literario como la obra de García Márquez.





“Pedro Páramo” (1955) – Juan Rulfo



Considerada como otra de las grandes obras del boom latinoamericano, este libro representa una de las mejores formas de jugar con la narrativa, una de las características de los escritores de ese movimiento. Cuenta el paso de un hombre que viaja a Comala para buscar a su padre, Pedro Páramo; a medida de que la trama avanza los eventos sugieren que algo sobrenatural ha sucedido con el pueblo que parece abandonado. Yuxtaponiendo esa historia, se cuentan la venturas y desventuras de Pedro Páramo, hombre temido y por lo tanto respetado en Comala. Revolución, amor y la más arraigada idiosincracia mexicana son parte fundamental de la novela.





“Los hermanos Karamázov” (1880) – Fiódor Dostoyevski



Una novela extensa que muchos aseguran que es el único libro que necesitas para entender al ser humano. Contando la historia de la familia Karamázov, vemos las cuestiones existenciales de un escritor que plasmó a profundidad el psique del hombre de mediados del siglo XIX. Si crees que el libro del Gabo puede tener muchos temas, prepárate para una lectura pesada que te llevará de la mano de la política, teología, sociología, psicología y más, prometiendo que al finalizar el libro nunca serás el mismo de antes.






“Ada o el Ardor” (1969) – Vladimir Nabokov




Otra historia familiar, y así como Márquez hace del incesto uno de los temas principales, Nabokov exploró ese deseo prohibido en este libro. Si todos consideran “Lolita” su obra maestra, él optó por llamar así a esta novela que muestra la relación entre dos hermanos que al principio creen ser primos y que a pesar de la privilegiada vida y educación que reciben, continúan cayendo en las garras del placer.





“Guerra y Paz” (1869) – León Tolstói




Una obra monumental más de otro escritor ruso de mediados del siglo XIX. Que las obras de ese país y esa época sean tan memorables no son una coincidencia. Guerras, movimientos sociales e intelectuales dieron como fruto a esta epopeya que muestra la vida de cuatro familias durante la invasión napoleónica. Además de ellos, son muchos personajes reales que tienen mención en la obra cumbre de Tolstói.





“La virgen de los sicarios” (1994) – Fernando Vallejo



Probablemente no te imaginas que este fruto puede ayudar en gran medida a mejorar el estado de ánimo y el cansancio físico. Beber agua de limón ayuda a refrescar el organismo proporcionando alivio a los cuadros de depresión y agotamiento. Es utilizado por aquellas personas que recorren grandes distancias a pie ya que su acción es rápida y eficaz.













+2
0
0
0No comments yet