About Taringa!

Popular channels

10 malos habitos que tenemos todos

1. Comerse las uñas
A mí, particularmente, no me molesta que alguien se coma compulsivamente las uñas. A los que suele molestarles es a los que se las comen. Se viven quejando de su mal hábito mientras mordisquean la punta de su dedo pulgar. Ya han probado con todo tipo de esmaltes anti-mordisqueo y, una vez cada seis años, logran que sus uñas sobrepasen un milímetro por encima de la yema de sus dedos.



2. Pegar el chicle en cualquier parte
Así, uno se sienta en el banco de una plaza y arruina el jean que mejor le queda con un masacote (generalmente rosado o blancuzco). La parte inferior de las mesas son otro de los escondites perfectos de los chicles degustados, al igual que las suelas de zapatos y zapatillas de desprevenidos caminantes. Y... lo que nadie quiere que le pase: que el fuckin' chicle haga nido en sus cabeshos.



3. Comer con la boca abierta
Uno puede ver cómo la persona que está enfrente mastica con ganas ese pedazo de bife con ensalada. Nadie comprende cómo puede llenarse el estómago si lo único que hace es expulsar la mitad de la comida que pretende ingerir.

4. Dejar la toalla mojada encima de la cama
Y recién, a la noche, este haragán o haragana (¿cuesta tanto ir a colgar ese pedazo de trapo húmedo al baño?) se dará cuenta de lo molesto de su hábito: cuando intente conciliar el sueño y le resulte difícil debido a que la frazada, la sábana, la funda y el colchón, están impregnados de agua.

5. Tirar envoltorios de caramelos y papelitos que no sirven en la vía pública
Mal ahí, eh. Mal los que tiran basura en la calle y/o vereda y mal la municipalidad que no se encarga de poner cestos en cada cuadra. Y, en general, cuando los hay, están desechos...

6. Apretar el tubo del dentífrico por la mitad
Si se comparte el baño con otras personas, los que-apretan-el-tubo-como-corresponde, increparán al culpable (no hará falta una exhaustiva investigación para encontrarlo ya que el mismo ha cometido el mismo delito en reiteradas oportunidades... algo así, como un apretador-del-diome crónico).

7. Dejar la tapa del inodoro levantada
Ay... hombres... hombres...

8. Escupir cada cinco segundos
Estos guanacos humanoides (o humanos guanacoides) suelen escupir estrepitósamente en presencia de cualquier persona y en cualquier lugar: en la vía pública, sobre los pisos recién encerados, sobre la alfombra, por la ventanilla del automóvil (salivando a algún desprevenido ciclista que tiene la desgracia de pasar pedaleando a su lado). Nada detiene sus escupitajos que vuelan en picada a la velocidad de la luz para estrellarse asquerosamente contra el piso (con suerte).

9. Dejar los celulares encendidos en el cine
En la mitad de la escena más romántica de la película se siente... “Las pibas quieren cha cha... las pibas quieren cha cha”. Ringtone cumbianchero de pibe que habla a los gritos y se mata a carcajadas arruinando el momento. Y ni te digo, en las escenas de suspenso y/o terror: el sonido de un celular desubicado puede hacer saltar a más de uno.

10. Llegar tarde
Es tan común que ya pasa a ser un mal hábito ejercido o padecido por todos. Siempre hay alguien que se excusa por llegar tres horas tarde o algún colectivo que pasa a la hora que se le canta.

0No comments yet