Popular channels

11 de Abril - Genocidio del pueblo Charrúa

11 de Abril - Genocidio del pueblo Charrúa. Día de la resistencia de la nación Charrúa y de la Identidad Indígena.


José Artigas era denominado por los indígenas como Karai Guasú, “El más Grande Señor”, (en guaraní) término culturalmente comparable a Profeta, también era denominado como el Gran Cacique, el Hombre que Resplandece, el Padre de los Indios y el Padre de los Pobres en sus últimos días en Paraguay.

José Artigas llego a tener ascendencia sobre los charrúas que resultaron leales hasta la muerte. Inclusive, asumían una actitud filial para con el caudillo.
Artigas incorporó a los charrúas a su ejército de milicias y algunos fueron sus lugartenientes, caso de Andresito.
Acompañaron al pueblo oriental en el Éxodo, momento histórico en el que toda la campaña oriental debe abandonar su tierra. El Éxodo es una marcha hacia el oeste del río Uruguay. En ella participan todas las clases sociales, todas las familias,los esclavos y los indios.
La lucha por la independencia continuó encabezada por José Artigas. Mientras duró el período artiguista, los charrúas estuvieron en armas junto al gran caudillo oriental.
La presencia del caballo aumentó el poder de guerra de los charrúas que se hicieron jinetes hábiles. Usaban la emboscada y otras tácticas propias para enfrentar al español.

Los soldados charrúas de Artigas utilizaban la Bandera de la Banda Charrúa que era utilizada porindistintamente con la azul, roja y blanca de los soldados en Misiones de Andresito Artigas (Artiguinhas) que fue la bandera del ejército de Otorgués, (Fernando Otorgués, según varios escritos, su apellido pudo ser Torgués, que luego adoptó la grafía por la cual se le conoce) en Montevideo.
Los charrúas preferían el color verde dentro de la gama de hovy que englobaba el azul y verde, pues representaba el color de su tierra. Los blancos preferían el color azul que era símbolo de las banderas francesas y estadounidense además de ser los colores del blasón y escudo de la familia de Artigas.
La bandera fue creada por los caciques charrúas y Artigas quien tenía mujeres e hijos charrúas. Su color es el HOVY nombre del guaraní que se utiliza para nombrar al verde, turquesa y azul. El verde representa las praderas y cuchillas de la Banda Charrúa luego llamada Oriental por los europeos.
El rojo simboliza el espíritu de libertad del Churrinche (Guyrapita), ave que nació para vivir en libertad como el pueblo charrúa.

El escudo Charrúa tiene dos lanzas, dos boleadoras y flechas más la pitanga. Un indio Charrúa y el Churrinche con cuatro plumas de Ñandú como corona. Fue creado por el caciquillo Manuel Artigas hijo charrúa de Karai Guazú. José Gervasio de Artigas fue quien luego agregaría estos símbolos al escudo de la Provincia Oriental . Precisamente a este escudo Artigas le agregaría luego su bandera y símbolos de los europeos blancos, considerado por la Nación Charrúa como invasores de su patria, cuando se declara la Provincia Oriental. Con este acto Artigas sellaba la alianza entre la Nación Charrúa, la Nación Bantú y la Nación Gaucha o Gaúcha y las naciones blancas europeas compuesta por españoles y portugueses nacidos en la Banda Charrúa, que buscaban su independencia de los Reinos de España y Portugal.

Artigas cambiaría el de Banda Charrúa por Banda Oriental, creando la Provincia Oriental, (Uruguay y Río Grande do Sul) el hoy estado de Río Grande del Sur sigue siendo conocido como “El Estado Gaúcho”, podríamos traducirlo como Patria Gaucha o nación Gaúcha, estado que mantiene vivas sus ricas costumbres y tradiciones, que lo hacen un estado único y diferente dentro del Brasil.

Llegada de los Charrúas y Chanás

Se estima que alrededor de 2000 A.C. comenzaron a llegar sucesivamente a la Banda Charrúa, proveniente desde la Patagonia y la Pampa los Chonik, esta etnia se dividió en dos; la Nación Chaná y la Nación Charrúa. A su llegada se encontraron con los otros pobladores, los Tapuias, los Gés y los Kaingang.
Los Charrúas fueron desplazando a las tribus originarias, conquistando así el territorio de Entre Ríos, Sur de Corrientes, Uruguay, Río Grande do Sul y una pequeña parte de Santa Fé.
La Nación Charrúa se denominaba Nación Chonik, estando dividida en 5 clanes y tribus llamadas: Calchines en Santa Fé, los Martidades en Entre Ríos, Bohanes en Uruguay y Entre Ríos, Minuanes en Uruguay y Entre Ríos, Guenoas en Uruguay y Río Grande do Sul, compuesta de 4000 individuos.
Su raza es pámpida, emparentada con los Het, Tsonk, Qomlek y Kadiguegodis de la Patagonia.

Genéticamente tienen el mismo origen que los australianos y mongoloides, habiendo sufrido culturalmente la influencia de los Avá, (conocidos como Guaranies) que provenían de la raza Amazónica, genéticamente Mongoloides y similares a las etnias de la isla de Borneo.

Los Chanás eran pacíficos y se asentaron en el río Paraná, en Santa Fe y especialmente en Entre Ríos y el Uruguay sobre las orillas del Río Uruguay.

El 11 de abril de 1831 ocurrió uno de los peores acontecimientos de la Histora Nacional, la Matanza de Salsipuedes.
La emboscada traicionera del Arroyo Salsipuedes, el degollamiento masivo de hombres, mujeres y niños charrúas por parte del caudillo colorado Fructuoso Rivera, sus mercenarios, el argentino Lavalle y el exterminador de indígenas brasileño Rodríguez Barbosa, se complementó con la subasta de muchachas charrúas en Durazno, la distribución de niños charrúas entre familias montevideanas como mascotas, el enjaulamiento y envío a un circo francés de cuatro charrúas (entre ellos una muchacha embarazada) el obsequio a los ingleses ocupantes de las Malvinas de cinco charrúas más, la "exportación" de otro charrúa cautivo a Francia "para estudios científicos", la masacre de niños charrúas en la estancia del Viejo Bonifacio, las masacres sucesivas por el Queguay".

En la historiografía uruguaya, la masacre del Salsipuedes fue mostrada como una “batalla”. Pero según la historiografía revisionista, se trató de “la primera de una serie larga de acciones en una campaña de persecución e intento de exterminio de los charrúas en los inicios de la República”.

El episodio de Salsipuedes ha sido, hasta en los tiempos actuales, motivo de encendidas polémicas y controversias. Numerosas personas y asociaciones indigenistas han enfatizado la extrema maldad de esa acción. Las muertes de charrúas en Salsipuedes no significaron la extinción de todos los miembros de los charrúas, pero si su desaparición como pueblo cultural.

La matanza: historia con gusto a traición

En 1830, el propio Juan Antonio Lavalleja recomendaba a Rivera adoptar acciones “más activas y eficaces” para la seguridad de los vecindarios y la garantía de las propiedades afectadas por los charrúas, a los que consideraba “malvados que no conocen freno alguno que los contenga” y que no podían dejarse “librados a sus inclinaciones naturales”.

La decisión de poner fin a esos grupos charrúas habría quedado así a cargo de Rivera, quien mantenía buenas relaciones con algunos caciques. Desde su posición de presidente, Rivera convocó a los principales caciques charrúas, Venado, Polidoro, Rondeau y Juan Pedro -junto con sus mujeres y niños-, a una reunión a realizarse en un potrero formado por el arroyo Salsipuedes, diciéndoles que el Ejército los necesitaba para cuidar las fronteras del Estado.

Según los relatos, el 11 de abril de 1831 asistieron a la reunión varios centenares de indios, que fueron agasajados y emborrachados. En un momento, Fructuoso Rivera le pidió a su amigo el cacique Venado que le alcanzara su cuchillo para picar tabaco, y entonces lo habría matado de un tiro. Esa habría sido la señal para iniciar el ataque. Inmediatamente fueron rodeados por una tropa de 1.200 soldados al mando de Bernabé Rivera. Según la historiografía oficial -basada en el informe de Rivera- el saldo fue de 40 indígenas muertos y 300 prisioneros. Entre las tropas hubo 9 heridos y 1 muerto.

Los indígenas prisioneros fueron trasladados a pie hasta Montevideo. La mayor parte de ellos, fundamentalmente mujeres y niños, quedaron a cargo de familias de Montevideo donde sirvieron como esclavos. Cuatro de los sobrevivientes (Vaimaca Pirú, Tacuabé, Senaqué y Guyunusa) fueron entregados a un francés llamado François De Curel, quien los trasladó a París donde fueron exhibidos como ejemplares exóticos de América. Todos murieron en cautiverio. La única excepción fue Tacuabé, que logró huir con la hija de Guyunusa nacida en Francia, y no hubo más registros de su paradero.

La persecución no se agotó en la matanza de Salsipuedes. Bernabé Rivera tuvo un especial empeño en encontrar y exterminar a los que lograron escapar, en lo que él mismo describió como “el gran interés que tomo en la conclusión de los infieles”.

Uruguay

Luego de Salsipuedes, Bernabé Rivera fue enviado por el Presidente en busca del cacique Venado, que había huido con su gente hacia el litoral, cruzando el río Uruguay hacia territorio argentino. Según la versión más aceptada, lo encontró en el cerro Pintado y, con engaños, logró que lo acompañase junto a su gente (que no pasaban de 12) hasta la estancia de Bonifacio, un amigo suyo que se prestó a lo que iba a suceder. Los indios llegaron a la estancia y se les sirvió una cena en la cocina. Mientras estaban comiendo, trancaron la puerta y, a través de las ventanas, hombres armados los ejecutaron fríamente, según el estremecedor relato de Manuel Lavalleja.

Cuando la luna se pose en tu mirada...

Cuando en su redondez la luna descienda sobre el horizonte y se pose en tu mirada nosotros los Charrúas regresaremos de la sangre a poblar con nuestro heroísmo el olvido a rescatar del exterminio los sueños perdidos aquel 11 de abril del 1831 y reivindicar con la sangre de los malditos en yacaré Cururú el honor Charrúa regresaremos en el viento a poblar nuevamente las regiones del río Hum bajaremos de la cuchilla de Haedo recorreremos llanuras y en silencio nos perdernos para siempre en lo tupido del bosque para renacer cada día en los sueños de quienes quieren ser como nosotros indomables.

Charruas...Nuestra historia olvidada, nuestras verdaderas raíces.





0
0
0
0No comments yet