Popular channels

13 de Septiembre dia de la Infanteria Argentina

BIENVENIDOS




El 13 de septiembre se conmemora el dìa de la infanteria y hay que recordarlo


Para buscar sus antecedentes más lejanos, debemos remontamos al siglo XVI, cuando, por la conquista, arribaron a estas tierras los primeros elementos de la Infantería española.



A partir de ese tiempo, y también durante el siglo XVII, el arma, a través de milicias, cumplió diversas operaciones militares con fines básicamente defensivos ante el amago de ataques de piratas y corsarios; los levantamientos de los calchaquíes; el primer sitio de Colonia del Sacramento y la Guerra Paulista.



Durante el siglo XVIII ya puede hablarse de la Infantería que, por intermedio de sus unidades primarias, los tercios y las milicias, intervinieron en: la guerra contra los portugueses; la guerra guaranítica; la expedición española a las Islas Malvinas (1770) y las guerras sociales estalladas en nuestro territorio.

Pero los sucesos más trascendentes en que participa el arma, ya en el siglo XIX, son las Invasiones Inglesas y la Revolución de Mayo. Las tropas de Infantería intervinientes en los tres hechos citados precedentemente, fueron:



En la Primera Invasión Inglesa:
Compañía de Granaderos del Regimiento de Infantería de Buenos Aires; Voluntarios de Infantería de Montevideo; Compañía de Migueletes; Cuerpo de Voluntarios Patricios de la Unión y Real
Marina y Marinería desembarcada.

En la Segunda Invasión Inglesa:
Cuerpos de Americanos (criollos); Cuerpo de Patricios; Cuerpo de Arribeños; Batallón de Naturales, Pardos y Morenos; Compañía de Granaderos de Infantería y Compañía de Cazadores Correntinos.
Cuerpos o tercios de españoles; Cuerpo o tercio de Gallegos; Tercio de Andaluces o Batallón de los Cuatro Reinos de Andalucía; Tercio de Catalanes o Miñones y Tercio de Vizcaínos.

En la Revolución de Mayo:
Cuerpos Veteranos: Regimiento de Infantería de Buenos Aires y Asamblea de Infantería y Caballería.
Cuerpos Urbanos (Milicias): Batallones 1 al 5; Batallón Granaderos de Fernando VII y Batallón de Casta de Infantería.

El propio Libertador General Don José de San Martín, durante sus primeros diecinueve años de vida militar, integró la Infantería española, destacándose por sus valores humanos y profesionales acreditados en combate.

La Primera Infantería Argentina

Es importante señalar el papel protagónico que cumplió la Infantería, tanto por la acción de presencia del Regimiento de Patricios, como por la decidida participación político-militar de su prestigioso jefe durante toda la Gesta de Mayo.

Por tal razón, el historiador Emilio Loza relata, en la Historia de la Nación Argentina de Ricardo Levene, el nacimiento de nuestra Infantería de la siguiente manera: “La Infantería constituyó el núcleo más importante de la tropa de línea o veterana de los Ejércitos de la Revolución y de la Independencia, y fue con ella que la Junta Provisional de Gobierno inició la imperiosa e impostergable obra de reforma militar, necesaria para preparar el instrumento que debía apoyar la difusión de los ideales de libertad que acababan de ser proclamados”.

Por decreto y resolución del 29 de Mayo y 31 de Octubre de 1810, respectivamente, los siete batallones de Infantería de milicias existentes en Buenos Aires, desde la reorganización dispuesta por el Virrey Cisneros el 11 de Setiembre de 1809, fueron transformados en regimientos de clase de veteranos de 1.116 plazas.



La primera Infantería argentina estuvo, por lo tanto, constituida por los Regimientos Nº 1 al 5, el de Granaderos de Fernando VII, el de Castas o de Pardos y Morenos, el Regimiento de Infantería de Buenos Aires o Fijo y, además, se encomendó a Don Domingo French la tarea de organizar otro con el nombre de América.

En noviembre de 1810 fue disuelto el Fijo y lo que existía del Nº 5, ingresando algunos restos en el Regimiento de América, al que se le dio el Nº 5 sin perder la otra denominación. Por las razones señaladas precedentemente, se entiende que el 29 de Mayo, al dictarse el decreto de creación de dichos cuerpos militares, inicia su larga y fecunda vida institucional el Ejército Argentino, siendo por lo tanto la Infantería quien la materializa.



No obstante lo expresado, cabe reiterar que se toma como fecha de nacimiento del arma el 13 de Setiembre de 1806, ya que fue ése el día en que se creó el Cuerpo de Patricios, siendo su primer jefe el Coronel Cornelio Saavedra.



Si en el combate tu agresividad impresiona . . .
Si tu audacia raya en la temeridad . . .
Y lo sobrehumano de tu conducta paraliza al enemigo . . .
Entonces podrás decir que eres un infante argentino.




En la década del 40, la Infantería continúa su crecimiento y perfeccionamiento en cumplimiento de su misión específica, pero sin descuidar su tarea civilizadora a lo largo y ancho de las fronteras de la Patria. Fronteras que se amplían en 1951 como consecuencia de la creación, en nuestro reclamado Sector Antártico, de la Base San Martín, producto del impulso y perseverancia de un infante: el General de División Don Hernán Pujato



A partir de los años 50 y hasta prácticamente nuestros días, el arma, nuevamente en el marco del Ejército y el de la Nación, atraviesa por varias y distintas circunstancias muy diferentes a las citadas para la primera mitad de este siglo.


Posteriormente, entre 1964 y 1967, se desarrolló un importante proceso de reestructuración de la Fuerza, conducido por el entonces Comandante en Jefe Tte Grl Don Juan Carlos Onganía, cuyos efectos principales se materializaron en la modernización de su doctrina y equipamiento, aspectos que perduran, sin mayores modificaciones, hasta nuestros días.


La más rigurosa preparación profesional para la guerra clásica, dominó la actividad del arma durante el último quinquenio de la década del 60, tiempo durante el cual se potenció la actividad de ciertas tropas especiales nacidas del seno de la Infantería a partir de los años 40, como son: las de Montaña, Monte, Aerotransportadas y Comandos. En dicho lapso, el 25 de Febrero de 1966, se crea la Comisión del Arma de Infantería, organización que, desde esa fecha, opera en su apoyo espiritual y material, siendo su primer Presidente el General de Brigada (R) Don Juan B. S. Loza.



A partir de 1968, la Infantería comienza lenta pero sostenida y progresivamente, a comprometerse en el marco del Ejército, en enfrentamientos internos, experiencia cruenta e inédita, pero que formó parte de la realidad que tuvo que vivir nuestra Arma.

El 2 de Abril de 1982, cuando la Infantería, junto con el resto de la Fuerza iniciaba su recuperación moral y profesional después de la experiencia de las luchas internas, intervino súbitamente y sin preparación previa en la recuperación del aún irredento Archipiélago de Malvinas.

La Infantería aportó a esta gesta desde el inicio mismo, al RI 25, el cual, conformando una fuerza de desembarco conjunta, reconquistó las Islas Malvinas el 02 de abril de 1982. Además, participaron en la campaña los Regimientos 3, 6 y 7 con la Br I Xma; los Regimientos 8 y 25 con la
Br I IXna, los Regimientos 4, 5 y 12 con la Br I IIIra. Además, operaron las compañías de Comandos 601 y 602.



A partir de esa fecha, y hasta el 14 de Junio de aquel año, cuando debe rendir honrosamente sus armas al finalizar el combate en Puerto Argentino, la Infantería constituye la masa de los medios terrestres participantes en la breve pero cruenta, difícil y desigual guerra contra el Reino Unido.

La guerra de Malvinas originó, sobre la base de las experiencias obtenidas y sin llegar a concretar todas las deseables, una serie de transformaciones institucionales. Pero la derrota militar y el complicado fin del Proceso de Reorganización Nacional en 1983, condicionaron seriamente las posibilidades de una transformación ordenada y relativamente rápida.



Se operó una importante reducción de cuadros y soldados conscriptos y, a diferencia del resto de las armas, la Infantería se vio particularmente afectada en sus capacidades al limitarse el elemento básico de sus organizaciones y sostenedor de su espíritu: el hombre.

Como parte de esta reestructuración, y en la necesidad de adaptarse a los cambios y a las exigencias del mundo actual, se comienza a organizar la primera unidad de Asalto aéreo del arma, la cual al inicio del siglo XXI, se encuentra en la etapa de consolidación.

Otra actividad relevante para el arma y que está relacionada con su esencia, “el Hombre”, fue el desafío inédito y novedoso de incorporar a sus filas a los soldados provenientes del servicio Militar Voluntario, situación que fue asumida con marcado profesionalismo.



Con todo lo realizado en la última década, y como resultado de la reestructuración prevista, al comenzar el siglo XXI, la Infantería se encuentra abocada a su preparación para enfrentar los nuevos desafíos, abarcando tanto al personal como el equipo, armamento y vehículos, teniendo como prioritario el perfeccionamiento educativo de sus cuadros y la consolidación de sus elementos de Asalto Aéreo.



Funciones de la infantería
La infantería es el arma organizada, equipada e instruida para:
Participar en la batalla, integrando las grandes unidades con sus organizaciones, mediante la ejecución de operaciones tácticas terrestres con alto grado de movilidad y rapidez.
Establecer, mantener y/o romper el contacto con el enemigo y entrar en combate con éste, para destruirlo o capturarlo mediante la maniobra, el fuego y el choque.
Conquistar, mantener, controlar, ocupar físicamente y defender un terreno en cualquier tipo de ambiente geográfico y condición meteorológica.
Rechazar, desgastar o destruir el ataque enemigo mediante el fuego, el combate cuerpo a cuerpo y el contraataque.
Ejecutar asaltos aéreos por medio del lanzamiento o desembarque, empleando medios de la fuerza aérea o de aviación de ejército, tanto de día como de noche, constituyendo una reserva flexible y apta.
Participar en el combate antiblindado.
, el arma estará integrada por organizaciones de infantería: mecanizada, de montaña, de monte, paracaidista y de asalto aéreo. No obstante las particularidades de dichos elementos, la infantería posee un espíritu y personalidad únicos.













Características de la infantería
La aptitud para el combate próximo.
Aptitud para combatir, tanto de día como de noche, en todo tipo de terreno y condición meteorológica, con la organización, equipamiento, instrucción y adaptación necesarios.
La amplitud para desplazarse y/o combatir utilizando distintas clases de vehículos (a rueda, con o sin protección blindada, y a oruga), así como aviones y helicópteros, conjuntamente con la posibilidad de hacerlo a pie.







El conductor de infantería
La guerra somete la resistencia moral y física del hombre a las pruebas más duras. De allí que las cualidades del carácter constituyan la piedra angular de la personalidad de todo conductor y que las fuerzas morales de las tropas representen un factor preponderante de su poder de combate.
Estos conceptos adquieren mayor dimensión en esta arma, por las exigencias a las que están sometidos sus hombres durante el combate.
En este sentido, la tarea principal del jefe de infantería, desde tiempo de paz, será lograr que los integrantes de la organización se identifiquen plenamente con sus valores, intereses y objetivos, y los adopten como propios, llegando, si fuera necesario, a arriesgar la vida por ellos.







































link: www.youtube.com/watch?v=MqqFQa6QJIU



link: www.youtube.com/watch?v=u60nnByfTGs


link: www.youtube.com/watch?v=4Z5P1e6tIX




FIN DEL POST..................

[/align]
0
0
0
0No comments yet