Check the new version here

Popular channels

1ra Guerra Mundial: Batalla de Coronel en Chile.



Primera Guerra Mundial: Batalla Naval de Coronel, Chile.

Hoy 1 de Noviembre de 2014 se conmemoran los 100 años de la Batalla Naval de Coronel.

*(Sino quieres leer todo, abajo hay un video explicativo).



Aunque para muchas personas pueda resultar sorprendente, frente a nuestras costas se desarrolló un dramático enfrentamiento naval entre navíos británicos y alemanes: la Batalla de Coronel, librada el 1 de noviembre de 1914, a 40 millas de la costa, en aguas territoriales chilenas, frente a la ciudad de Coronel, ocasión en que se enfrentaron las fuerzas británicas comandadas por el Contraalmirante sir Christopher George Cradock, y las germanas, encabezadas por el vicealmirante Maximilian Gran Von Spee.



A principios del siglo XX, tanto Alemania como el Reino Unido constituían imperios con amplios dominios en ultramar que, para resguardar sus posesiones e intereses, disponían de imponentes flotas navales, por lo que al estallar la guerra, y en su condición de enemigos, era inevitable que se enfrentaran.

El Imperio Británico tenía dividida a su Gran Flota en Escuadrones, cada uno con completa capacidad operativa. En particular, el Cuarto Escuadrón de Cruceros, que estaba encargado de proteger las rutas entre Sudamérica y las Islas británicas, operaba desde la Base Naval de las Islas Falklands. Pero a pesar de la importancia estratégica de esta zona, la conformación de esta fuerza naval era considerada de segundo orden, ya que disponía de navíos antiguos y sus tripulantes eran en su mayoría jóvenes reservistas.

El Imperio Alemán en tanto, también necesitaba proteger sus amplios territorios y para resguardar sus posesiones en el Lejano Oriente, disponía de una importante fuerza de combate que operaba desde la Base Naval de Tsing-Tao (actual Qingdao, en China). Pero, a diferencia del Cuarto Escuadrón de Cruceros británico, la Flota alemán estaba conformada por barcos de primera línea y sus tripulantes eran casi todos marineros de carrera, con amplia experiencia en el servicio naval.


La Gran Guerra.



Al comenzar la Gran Guerra el 28 de julio de 1914 (posteriormente denominada Primera Guerra Mundial), las potencias involucradas de inmediato movilizaron a sus fuerzas para la acción.

El almirantazgo británico dispuso de recursos para bloquear a las naves alemanas, lo que logró en el Mar del Norte y también en el Mar Mediterráneo. Sin embargo, la situación fue distinta con la flota alemana apostada en el Este Asiático, de la cual se tenían noticias que indicaban que había abandonado su base y navegaba hacia las costas de América del Sur. Si las naves alemanas no eran neutralizadas, se ponía en riesgo no sólo la navegación en el Pacífico Sur, sino que la amenaza se proyectaba también sobre la Base Naval de las Falklands (Malvinas) y, si ella caía, quedaría también desprotegida la estratégica zona del Atlántico Sur.

Dada esta crítica situación, se ordenó al Contraalmirante Sir Chistopher George Cradock impedir el acceso de los alemanes al Océano Atlántico. Para ello la Escuadra Británica debía cruzar el Cabo de Hornos y esperar, frente a las costas chilenas, a la formación germana.

La Cuarta Escuadra de Cruceros británica estaba compuesta por dos cruceros acorazados (HMS Good Hope y HMS Monmouth), un crucero liviano (HMS Glasgow) y un lento mercante convertido a navío de guerra (HMS Otranto). Posteriormente se les unió un viejo crucero a punto de ser dado de baja (HMS Canopus). Todos los barcos británicos eran antiguos y poseían una obra muerta (estructura sobre la línea de flotación) muy baja, lo cual impedía utilizar las baterías de cubierta en caso de mar gruesa.

El Contralmirante Cradock, consiente de lo limitado de sus fuerzas y conocedor del poder de la formación alemana, solicitó al alto mando refuerzos, pero la respuesta fue negativa y se le señaló de manera perentoria que “con lo que tiene es suficiente para detener al enemigo”.

El Vicealmirante Von Spee, en tanto, al iniciarse las hostilidades, recibió la orden de abandonar la Base Naval de Tsing-Tao y dirigirse a Alemania. La ruta más segura era navegar por el Pacífico Sur y cruzar hacia el Océano Atlántico por el Cabo de Hornos. De inmediato la flota germana se adentró en el Océano Pacífico y sobre la marcha se debían incorporar a la formación naval los cruceros livianos Dresden y Leipzig, que al momento del inicio de guerra se encontraban comisionados en las costas mexicanas del Atlántico y del Pacífico apoyando a los intereses alemanes, que sufrían los avatares de la Revolución Mexicana.

El punto de encuentro fue la Isla de Pascua. El Dresden bajó por la costa Atlántica, cruzando al Pacífico vía Cabo de Hornos y luego subió al lugar del encuentro, al cual arribó en la madrugada del 12 de octubre. El Leipzig, en tanto, descendió por la costa del Pacífico y arribó al punto de reunión el 14 de octubre. Las naves recién llegadas llevaron noticias sobre las naves adversarias. el Dresden, que debió navegar en las barbas del enemigo, informó que varios cruceros ingleses ya habían cruzado el Cabo de Hornos y los esperaban para cerrarles el paso.

La formación alemana completa estaba conformada por dos Cruceros pesados (S.M.S. Scharnhorst y S.M.S. Gneisenau) y tres cruceros livianos (S.M.S. Leipzig, S.M.S. Nüremberg y S.M.S. Dresden). Se trataba de naves modernas, fuertemente armadas y con capacidad para navegar y maniobrar con facilidad en cualquier condición de mar.

Ambos comandantes sabían lo que pretendía hacer su rival, y conocían muy bien la correlación de fuerzas. Von Spee y Cradock comprendieron que el encuentro entre sus escuadras es inevitable, pero lo que no sabían era cuándo y dónde se produciría el enfrentamiento.


Se prepara la Batalla.



Durante la tercera semana de octubre, la flota británica estableció su base de operaciones en la bahía Vallenar, ubicada en el archipiélago de los Chonos, en la zona de los canales del sur de Chile. Los barcos de la flota iban y venían cumpliendo misiones de patrulla y aprovisionamiento, recalando en diversos puertos chilenos. El 27 de octubre se ordenó al Crucero ligero Glasgow dirigirse al puerto de Coronel, para hacer carbón y enviar telegramas.

Al mismo tiempo, en su intento por avanzar al Sur sin ser descubiertos, los alemanes establecieron un estricto silencio radial. Sin embargo, desde el 29 de octubre el Leipzig intentaba insistentemente comunicarse radialmente con algún barco, lo cual fue de inmediato captado por los ingleses, quienes creyeron, al ser el único navío alemán que se escuchaba, que se encontraba aislado de su flota. Posiblemente este fue un ardid ideado por los alemanes. Los germanos también se enteraron, a través de redes de informantes, que el Glasgow se encontraba sólo en Coronel.

Así las cosas, los alemanes pusieron proa al Sur para destruir al Glasgow, esperándolo a su salida de Coronel. Al mismo tiempo, los ingleses tomaron rumbo Norte para atrapar al supuestamente solitario Leipzig. Ambas flotas navegaron confiadas en que se dirigían a la caza de un solitario enemigo, por lo que la sorpresa fue completa cuando se encontraron frente a la Isla Santa María, que queda ubicada a 30 km frente al puerto de Coronel.




A primera hora de la mañana del 1º de Noviembre de 1914, un vapor alemán informó a Spee que la tarde anterior el Glasgow había sido avistado en Coronel, a punto de levar anclas. El enemigo, por tanto, no andaba lejos y ahora sólo cabía esperar que la estratagema del Leipzig, que había intensificado sus emisiones radiotelegráficas mientras los demás buques se mantenían silenciosos, diese pleno resultado.



Sin embargo, Spee no tenía intención de entablar combate si los británicos alineaban al acorazado Canopus, el cual, pese a sus muchos años, resultaría un bocado demasiado indigesto para sus cruceros acorazados. Cradock, tras interceptar las transmisiones del Leipzig y casi seguro de habérselas con una sola unidad enemiga, cuando a la primera hora de la tarde se le unió el Glasgow dispuso sus buques para hacer un "rastrillado". Entretanto los cruceros alemanes, que se encontraban más próximos a tierra, se habían desplegado de la siguiente forma: El Scharnhorst y el Gneisenau en linea de fila, y el Leipzig y el Dresden a estribor de los buques mayores, aunque bastante a popa de éstos. Sólo faltaba el Nürnberg, que estaba persiguiendo a un pequeño vapor.

A las 16.26 el Glasgow dió la primera voz de alarma, cuando avistó humo a proa y a estribor. Una vez descubierta la formación británica, la escuadra alemana, que navegaba a la velocidad económica de 14 nudos, aumentó de inmediato su marcha mientras Spe ordenaba a los cruceros, que se hallaban más alejados, que se reunieran enseguida con las naves mayores.


HMS Glasgow


HMS Monmouth

Cradock, ante la imposibilidad de que el Canopus llegara a tiempo, decidio presentar batalla sólo con los cruceros, para impedir que Spee realizara una eventual ruptura de contacto. Sin embargo la situación táctica se presentaba desfavorable para los británicos, que además de alinear una escuadra menos poderosa, contaba con el obstáculo del Otranto y con tener el sol a sus espaldas.

Cradock, que intuía la oportunidad de entrar en combate antes de que se pusiera el sol, a las 17.47 hizo que sus buques se pusieran en formación de línea de fila y se dirigieron hacia el enemigo. Sin embargo, cuando advirtió que, dada su menor velocidad no le resultaba posible asumir una posición más favorable, ordenó aproximarse paralelamente a los alemanes y adoptar una ruta convergente.

Así se perfiló una situaciñon táctica en la que las dos escuadras navegaban en ruta convergente, pero con un sol que declinaba lentamente detrás de la línea británica. Spee no podía desear nada mejor, ya que en el momento de abrir fuego sus buques se confundían con la costa chilena y las brumas del atardecer, en tanto que las naves británicas se destacaban netamente en el horizonte.

Además el mar, impulsado por un fuerte viento de tierra de fuerza 6, chocaba contra el lado activo de Bradock, lo que imposibilitaba la maniobra de las piezas dispuestas en el puente de batería inferior.



Poco después de las 19.00, cuando se puso el sol, Spee ordenó abrir fuego a una distancia de 10.800 metros. Los buques británicos se hallaban entre sí a una distancia de 400 metros, en tanto que la formación alemana estaba menos agrupada, había unos 900 metros entre el Gneisenau y el Leipzig y 1200 entre éste y el Dresden.A pesar de las adversas condiciones de mar, el tiro alemán se reveló enseguida muy preciso, y a la tercera salva el Scharnhorst alcanzó la torre proel de 233 del Good Hope, inutilizándola para todo el combate. El Gneisenau por su parte disparó contra el Monmouth y no tardó en conseguir algunos impactos. En cambio, el tiro de los pequeños cruceros alemanes fué muy deficiente, ya que la distancia era aún excesiva para las piezas de 105 mm.

Los buques británicos replicaron el fuego, excepto el Otranto, cuyo comandante, consciente de que con su armamento no podría alcanzar a los buques alemanes y que sin embargo resultaba un blanco perfecto, optó por alejarse hacia el Oeste.

En un principio el tiro británico fué eficaz, sobre todo por el Monmouth, pero los alemanes podian mantener una cadencia de fuego muy superior, ya que el Good Hope lanzaba una salva cada 50 segundos, mientras que los alemanes en el mismo tiempo enviaban dos o tres. El tiro de los cañones de 210, a los que se había agregado también las piezas de 150, siguió martillando incesantemente a los dos ciuceros de Cradock, que pronto resultaron averiados. A las 19.40 Spee ordenó reducir la velocidad a 12 nudos y acortar la distancia a 9800 metros; entonces comenzo un ejercicio de tiro para los alemanes. Diez minutos después, redujo la distancia a 7000 metros y el Good Hope fué alcanzado entre la segunda y la tercera chimeneas.

Los alemanes, que entretanto habían acortado la distancia a 4500 metros continuaban su labor destructora y de repente el Good Hope, muy calado de proa, desapareció en el medio de una nube de agua. Temiendo un ataque con torpedos, Spee cambió rápidamente de rumbo y fué probablemente en ese momento cuando el buque insignia británico se hundió, arrastrando consigo a Cradock y a los 920 hombres de su tripulación.

También el Monmouth estaba a punto de hundirse: dos andanadas consecutivas de 210 lo habían alcanzado en la torre de proa, lo que provocó la explosión de los pañoles, y en la cintura acorazada. Avistado por el Nürnberg, que se había apresurado a acercarse a la zona del combate, se inclinó 15º a babor, mientras el buque alemán le disparaba casi a quemarropa (600 metros); por último, un torpedo representó el golpe de gracia y a las 20.58 el Monmouth, con sus 735 tripulantes, escoró lentamente y se fué a pique.

El Glasgow, que se había enfrentado con el Leipzig y el Dresden encajando varios impactos, logró huir gracias a que la intensa oscuridad lo sustrajo a la vista de los buques enemigos.

El día después.

La noticia del combate se propagó rápidamente y el impacto entre los beligerantes no se hizo esperar. Los vencedores del combate se dirigieron hacia el puerto de Valparaíso, donde fueron recibidos triunfalmente por la comunidad alemana residente. Después de un breve descanso, limitado al tiempo que los protocolos de neutralidad permitían, la flota alemana se hizo a la mar, reanudando su viaje de regreso a su país.

Los ingleses sintieron profundamente la derrota. De inmediato reorganizaron sus fuerzas y dispusieron de una Escuadra que esperó a los alemanes en la entrada al océano atlántico. Así, un poco más de un mes después, el 8 de diciembre de 1914, los ingleses cobraron venganza destruyendo a la formación alemana en la batalla de las Falklands. La flota alemana fue barrida, pereciendo en combate el Vicealmirante Maximiliam Graf Von Spee.

Sólo sobrevivió el Dresden, el cual después de un largo periplo por las costas de nuestro país, fue finalmente acorralado por naves británicas, y hundido por su propia tripulación en la bahía Cumberland, en la Isla de Juan Fernández, el 14 de marzo de 1915. Sus sobrevivientes fueron tomados prisioneros por la Armada chilena y recluidos en la Isla Quiriquina (Actual lugar de la Escuela de Grumetes de la Armada de Chile, frente a las costas de Talcahuano).




Imágenes:




El crucero británico Good Hope, buque insignia de Cradock. Se hundió en la batalla de Coronel tras ser alcanzado repetidamente por el fuego de los acorazados alemanes. Perdieron la vida en el hundimiento Cradock y 920 tripulantes.




Mapas de la batalla de Coronel, el 1º de Noviembre de 1914. Izq. La Marina - Der. Naval Battles.



El crucero acorazado Scharnhorst, de la división alemana del Pacífico y buque insignia de Von Spee , en la batalla de Coronel.

Video Explicativo (Si no te gusta leer):

link: http://www.youtube.com/watch?v=gZ8Cx2KyoNc

Conmemoran los 100 años de la Batalla Naval de Coronel.



Con el izamiento de los pabellones patrios comenzó la ceremonia que conmemoró los 100 años de la Batalla Naval de Coronel, donde los buques de las escuadras de Alemania y el Reino Unido se enfrentaron en el marco de la Primera Guerra Mundial.



Las costas de la bahía de Coronel fueron el centro del combate que en 1914 protagonizó Alemania y El Reino Unido, batalla en la que murieron cerca de mil 500 personas. Es por esto que se realizó una ceremonia para conmemorar la historia y la memoria de los fallecidos.

Hasta la Plaza 21 de Mayo llegaron las autoridades de la región, representantes del Reino Unido, Alemania y Canadá y miembros de la Armada Chilena, donde se desarrolló un desfile para que también los coronelinos pudieran disfrutar y se interiorizaran con la historia de su comuna. Así lo señaló su alcalde, Leonidas Romero.

El agregado de Defensa británico, Angus McLead, destacó la importancia de esta actividad y además señaló que esta derrota, que ocurrió en 1914, permitió al Reino Unido mejorar su estrategia naval de combate durante la época.

Además, cerca de 300 personas concurrieron hasta la Plaza 21 de Mayo para disfrutar de la conmemoración.

El acto finalizó con la colocación de ofrendas florales de la Armada, la embajada de Alemania, Canadá y Gran Bretaña en el monolito que recuerda la Batalla Naval de Coronel que recordemos, se produjo hace 100 años en la bahía de la comuna.




Monolito conmemorativo en la plaza de la ciudad de Coronel.

0
0
0
0No comments yet