Check the new version here

Popular channels

2004: las primeras "guarimbas" en Venezuela


En 2004, la oposición al régimen del entonces presidente Hugo Chávez inició las llamadas "guarimbas" cuya represión dejó un saldo de nueve muertos y 193 heridos.


El promotor de esta idea para ese entonces innvadora en Venezuela y que circuló en una base de datos de correo electrónico que para marzo sumaba más de 300 mil direcciones fue Robert Alonso, cubano llegado a Venezuela en 1961, comunicador social, exproductor de televisión, autor de libros anticastristas y es miembro del radical Bloque Democrático. Aunque quizás sea mejor ubicarle con otras señas: es el hermano de la actriz María Conchita Alonso.



La estrategia impulsada por Alonso era sencilla y según él, aplicada correctamente sería demoledora. La guarimba se hace protestando en la calle, pero justo frente a la casa o el edificio donde uno vive, trancando las vías y estando preparados para la "retirada estratégica" ante la acción de los órganos represores o los civiles armados defensores del chavismo que ya andaban soltando plomo a placer amparados en el celestinaje oficial.

La tesis es que si la guarimba se multiplica en las principales ciudades del país las 24 horas del día, ante algo de esa magnitud los componentes de la Fuerza Armada no tendrán suficiente capacidad de actuar, ni suficientes balas ni suficiente coraje como para atacar a cientos de manifestaciones simultáneas y el país colapsará.

El régimen actualmente ha vendido la idea de que son acciones vandálicas que implican el cierre arbitrario de calles, quema de basura, agresiones con objetos contundentes, alambres dispuestos a la altura del cuello y disparos (palabras textuales publicadas en reportajes de Telesur, medio de comunicación de poca credibilidad propiedad del gobierno chavista, como parte de una de las 12 tácticas documentadas de represión a manifestaciones en Venezuela conocida como criminalización de la protesta.

La burda estrategia gubernamental no es nueva, en 2004 también fue denunciado por el chavismo como plan terrorista, algunos familiares de la gente que fue asesinada denunciaron que les llegaban correos electrónicos donde les decían que por su culpa habían muerto esos muchachos en la calle.

Para Alonso, en ese entonces sólo se logró una guarimba a medio hacer.


0
0
0
0No comments yet