About Taringa!

Popular channels

25 terribles métodos de ejecución




La pena de muerte ha existido prácticamente en todas las civilizaciones humanas. Desde la Antigua Grecia, donde se ejecutaba a los bárbaros (extranjeros) traidores de la polis. Pasando por la Edad Media, donde se perseguía y ejecutaba a cualquier persona por los motivos más irracionales y absurdos, y atravesando incluso el período de la Ilustración, durante la Revolución Francesa.

También durante todo el siglo XX, y hasta el día de hoy, por pertenecer a cierta comunidad o difundir cierta ideología, en algunos países tan avanzados como Estados Unidos se continúa practicando la pena de muerte. Es cierto que gradualmente se ha evolucionado hacia métodos menos despiadados y más civilizados, pero de cualquier modo, la pena de muerte es la herencia más lamentable de la Antigüedad. Lo único que dice de nosotros es que no hemos avanzado lo suficiente como seres humanos
.


1-Agua en el vientre hasta explotar



Este procedimiento consiste en introducir agua en el estómago de la víctima, inmovilizada sobre una plataforma mediante cuerdas y tornillos, y a veces también mediante alambres espinosos. La forma de introducir el agua puede variar: se pueden usar trapos húmedos que se le meten a la fuerza mientras se le vierte agua en la boca, para después sacar el trapo (que entra hasta la garganta o más profundo) desgarrándole el interior; se puede meter el agua por conductos nasales, inflando al condenado hasta que su abdomen crezca tanto que las púas de los alambres (si los hay) se le claven; o, por último, se puede usar un embudo. En cualquier caso, el proceso desembocaba en muerte cuando, estando bien hinchado de agua el condenado, los torturadores le pegaban y lo aplastaban, llegando a un punto en que le hacían literalmente estallar el estómago.



2-Tortuga



Este método fue ideado por la Inquisición Protestante, y con él se cree que ejecutaron a Santa Margaret Clitherow, una de los 40 Mártires de Inglaterra y Gales. El método consistía en desnudar al sentenciado y ponerlo en X (con brazos y piernas estirados), suspendido sobre el piso por cuatro estacas y unas cuerdas tensadas. Ahora bien, bajo la espalda del condenado se ponía una piedra puntiaguda y encima una tabla de madera sobre la que se iban añadiendo cada vez más piedras, que podían dejar de sumarse si el condenado confesaba; pero, cuando no era así, moría aplastado lenta y horriblemente, tal y como Santa Margaret, que tardó unos quince minutos en morir a causa de unos 800 kilos de peso.



3-Yao Zhan: partido por la cintura



Este método consistía en cortar a una persona por la cintura, de modo que quedasen intactos la mayoría de sus órganos, ubicados en la parte superior. El fin de esto era que el condenado tuviese un tiempo de agonía antes de morir desangrado, ya que tendría que afrontar la realidad de ser una mitad humana.
Al respecto existe una historia escalofriante, en la que el emperador Yongle, de la Dinastía Ming, pidió ejecutar con este método a Fang Xiaoru, erudito confucianista que había sido maestro del emperador Jianwen, cuyo trono usurpó Yongle en 1402. La causa de la ejecución fue que, habiendo tomado el poder, Yongle pidió a Fang Xiaoru que le escriba su discurso de investidura, pero Fang se negó, incluso bajo la amenaza de que se asesinaría a toda su familia. Pero el cruel Yongle no solamente asesinó a toda la familia de Fang Xiaoru, sino que, al ver que éste seguía en su voluntad de oposición, lo condenó a morir partido por la mitad; y es aquí, según cuenta la historia, cuando el lúcido Fang, arrastrándose por el piso tras haber perdido su mitad inferior, saca fuerzas para empapar su mano con su propia sangre, a fin de, como último gesto de rebeldía, escribir doce veces “usurpador” en el suelo.




4-El Péndulo



El método del péndulo generalmente se empleaba para torturar psicológicamente y extraer confesiones del acusado, aunque también algunos quedaron partidos por la mitad.
En este método, la víctima era primeramente asegurada en una tabla de madera con cuerdas, de modo que era imposible que se mueva. Por encima de la víctima estaba una enorme hoja metálica en forma de medialuna, que empezaba a descender poco a poco, balanceándose como un péndulo… Era algo realmente espeluznante que hacía palidecer a la guillotina, pues sobre la tabla podían terminar quedando dos mitades mediadas por un amasijo de órganos y sangre fresca.





5-Descuartizado por caballos



Sobre el episodio histórico en que Túpac Amaru sobrevivió al desmembramiento, un testigo anónimo cuenta lo siguiente: ‹‹Se le sacó a media plaza: allí le cortó la lengua el verdugo, y despojado de los grillos y esposas, lo pusieron en el suelo: ataron a las manos y pies cuatro lazos, y asido éstos a la cincha de cuatro caballos, tiraban cuatro mestizos a cuatro distintas partes: espectáculo que jamás se había visto en esta ciudad. No sé si porque los caballos ni fuesen muy fuertes, o el indio en realidad fuese de fierro, no pudieron absolutamente dividirlo, después de un largo rato lo tuvieron tironeando, de modo que le tenían en el aire, en un estado que parecía una araña. Tanto que el Visitador, movido de compasión, porque no padeciese más aquel infeliz, despachó de la Compañía una orden, mandando le cortase el verdugo la cabeza, como se ejecutó. Después se condujo el cuerpo debajo de la horca, donde le sacaron los brazos y los pies.



6-Aplastado por los elefantes



Este método se usó en muchas regiones durante varios siglos: lo usaron los romanos, los cartagineses, los macedonios, ciertos imperios africanos, los egipcios, y sobre todo se lo empleó en las extensas regiones del sur y el sudeste asiático, sobre todo en la India, por aproximadamente 4000 años.
En cuanto a los elefantes empleados para ejecutar, al menos en India estos solían entrenarse para tal fin, y casi siempre los conducía alguien, de modo que siempre era posible dispensar perdón —en la cultura hindú el perdón era visto positivamente, y en contextos como éste se asociaba a una cierta superioridad por parte de su dispensador— si el condenado mostraba arrepentimiento. Generalmente los elefantes jugueteaban con el condenado antes de matarlo aplastándole la cabeza o el vientre, por lo que el proceso resultaba tremendamente angustioso para el condenado. Por último, y para que tengan una impresión viva del método, citamos un relato (recopilado en Las Anécdotas de Percy) sobre una ejecución llevada a cabo en Vadodara durante 1814: ‹‹El hombre era un esclavo, y dos días antes había asesinado a su dueño, hermano de un jefe nativo llamado Amir Sahib. Alrededor de las once fue traído el elefante, con sólo el conductor en su espalda, rodeado de nativos con bambúes en las manos. El criminal fue colocado tres yardas detrás, en el suelo, sus piernas atadas por tres cuerdas, que a su vez estaban atadas a un anillo en la pata trasera derecha del animal. A cada paso que daba el animal le arrastraba hacia delante, y cada ocho o diez pasos le dislocaba algún miembro, que cuando el elefante había avanzado unas quinientas yardas estaban ya todos sueltos y rotos. El hombre, aunque cubierto de lodo, mostraba todos los signos de vida, y parecía estar pasando por el peor de los tormentos. Tras haber sido torturado de esta forma alrededor de una hora, se le llevó fuera de la ciudad, en donde el elefante, que está entrenado para este propósito, avanzó marcha atrás y puso su pata encima de la cabeza del criminal.




7-Sentándose en superficies filosas


La Cuña: Usada ampliamente por la Inquisición, ésta era una enorme cuña filosa, sostenida por un soporte de madera o metal, sobre la cual se hacía sentar al condenado, el cual tenía atadas unas bolas de metal a los tobillos, de modo que el peso de las bolas metálicas hacía que poco a poco la cuña lo fuese cortando, empezando por el periné y yendo cada vez más hacia arriba




La Cuna de Judas: Inventado por el jurista italiano Ippolito de Marsili (1450-1529), este macabro artefacto consistía en un trípode sobre el cual había una pirámide metálica de punta filosa. El procedimiento consistía en atar al reo desnudo a la pared, justo por encima del artefacto, con un sistema de cuerdas y correas que permitía bajarlo y subirlo a través de tirones o pesos, pero que también provocaba el descenso automático si el condenado relajaba su musculatura. Así, por lo general la Cuna de Judas se empleaba para obtener confesiones, en procesos tan perversos que se dejaba solo al condenado por la noche, de modo que éste debía sufrir por horas la tortura de combatir la somnolencia, so pena de caer encima de la pirámide puntuda, que siempre producía terribles desgarres (anales o vaginales, dependiendo del sexo de la víctima) y, cuando mataba, lo hacía a manera de un empalamiento terriblemente salvaje, ya que, al ser piramidal, hacía que las carnes se abriesen mucho más que en el empalamiento convencional… Al igual que La Cuña, este método fue empleado profusamente por la Inquisición, pero también se sabe que, en pleno siglo XX y con electrodos incluidos en el sistema de sujeción, la Cuna de Judas fue usada por al menos dos dictaduras hispanoamericanas.






8-La sierra



Este método fue empleado en el Imperio Romano, en Medio Oriente y en partes de Asia. Consistía en desnudar al condenado, colgarlo boca abajo para que la sangre se dirija a su cabeza y así pueda permanecer sin desmayarse, y posteriormente ir serruchándolo poco a poco, desde el periné (parte ubicada entre el ano y los genitales) hasta la parte superior del cráneo. El gran problema con el procedimiento era que el cuerpo del condenado se movía demasiado por la resistencia que ofrecía a la fuerza de quienes serruchaban (se usaba una sierra grande, un verdugo tomaba un extremo de la sierra, y el otro el extremo sobrante), pero ante eso los chinos idearon una variante en que el condenado se colocaba entre dos tablas alineadas y muy bien fijadas al suelo.



9-El tormento de la rata



Este método, empleado en la Europa Medieval e inventado en la Antigua China, consistía en poner una jaula de hierro, abierta por debajo y con una sección abrible arriba, sobre el abdomen del condenado, que estaba siempre acostado boca arriba e inmovilizado. Dentro de la jaula se introducía por arriba una rata, tras lo cual se cerraba la jaula y se empezaba a calentar la parte superior de la misma, a fin de que la rata se desespere e intente escapar del calor cavando en el vientre del condenado… Algunas veces se usaba para obtener confesiones, pero otras para ejecutar, y podía introducirse más de una rata en la jaula.



10-Ling Chi: Muerte por mil cortes



Esta forma de ejecución recibe su nombre porque, en ella, el condenado es primeramente drogado con opio (para que aguante el dolor) y atado a un poste, pero después sufre un proceso en el que se le hacen numerosos cortes de carácter no letal: se empieza por sus muslos y pechos, se continúa por manos, brazos y piernas, y así se va poco a poco realizando cortes por doquier, cortes que son cada vez más profundos y dolorosos, y en los cuales se van arrancando pedazos del condenado, y poniéndolos frente a éste, que permanece consciente gracias al opio, pudiendo así experimentar un tormento moral y emocional además de un mero suplicio físico. Y es que, lo que hace realmente espantosa esta forma de ejecución, es que el condenado es forzado a ser testigo del proceso de desintegración física que le conduce a su muerte, siempre dada a través de la decapitación o la extirpación de un órgano vital.



11-El Toro de Falaris



Este perverso artefacto fue empleado por los romanos (sobre todo contra los cristianos) y por la Santa Inquisición durante los siglos XVI, XVII y XVIII. El gran filósofo griego, Aristóteles, menciona al Toro de Falaris dentro de su Ética a Nicómaco, en la parte en que habla de las acciones depravadas… En efecto, este depravado invento fue creado, según la leyenda, por el escultor y metalúrgico ateniense Perilo, quien se lo regaló a Falaris, tirano de Sicilia, con la intención de que éste lo empleé para ejecuciones; pero el tirano, disgustado por la malicia del inventor, lo condenó a ser la primera persona en probar el invento.
La ejecución por Toro de Falaris consiste en meter al condenado en un toro de bronce, que está hueco por dentro y, en algunos modelos, presenta conductos para la salida del humo (con olor a carne quemada e inciensos que metían) y tubos en el interior de la garganta del toro, a fin de que estos tubos, que desembocaban en la boca de la efigie, permitan que los gritos del condenado se escuchen con más potencia y claridad, semejando además ser gritos del toro en las llamas, ya que la efigie, con el condenado adentro, se colocaba sobre una hoguera hasta reducir a cenizas a quien estaba dentro de ella.




12-Ser despellejado vivo



Este método consiste en arrancarle la piel al condenado mientras está vivo, y muchas veces, a lo largo de la historia, ha sido acompañado por la exposición pública de la piel del desollado, manifestando con ello el poder del Estado y el terror que éste ha aspirado a infundir en los momentos más oscuros de nuestras civilizaciones. El método fue practicado por asirios, egipcios, aztecas, chinos, europeos en la Edad Media, entre otros. E inclusive, tal y como expone el filósofo francés Michael Focault en su obra Vigilar y Castigar, esta atroz forma de ejecución aún persistía en la Francia de comienzos del siglo XVIII.

En cuanto a la forma en que se realizaba, en la Edad Media era usual que se iniciase con un gran corte en forma de T en la espalda, desde el cual el verdugo iba tirando la piel, tratando siempre de hacerlo de un solo tirón y causando la menor hemorragia posible. Esa era la manera más común de desollamiento, pero también se podía ejercer con ayuda de herramientas, como los garfios de hierro, los ganchos con “forma de uña de gato”, las úngulas, los rastrillos, las pinzas de hierro, o inclusive pedazos de vidrio o cerámica rota.




13-La gota china



Este sádico método, originario de China, se usaba tanto para torturar y obtener confesiones, como para matar de una manera particularmente larga y psicológicamente cruel. En él, se ataba al condenado, generalmente acostándolo sobre una plataforma, y encima se colocaba un dispositivo que funcionaba como un gotero, del cual iban cayendo gotas de agua a intervalos regulares de unos cinco segundos, siempre sobre el mismo punto, que solía ser la frente (si estaba acostado) o la parte superior de la cabeza (si estaba sentado) del condenado, al cual solía meterse en un cuarto totalmente oscuro, para aumentar con ello su tormento psicológico. Según se sabe, el condenado tardaba días en morir, y bien podía morir porque la gota terminaba erosionándole el hueso, o porque le daba un paro cardíaco, ya que no podía dormir bien a causa de la gota, además de que padecía hambre y sed, y siempre terminaba volviéndose loco antes de expirar.



14-Águila de sangre



Este método se menciona en la literatura de ciertas sagas nórdicas, supuestamente como rito de sacrificio humano. Consistía en abrir al condenado desde la columna vertebral, cortando y abriendo las costillas de forma que semejen alas manchadas de sangre y los pulmones queden expuestos hacia afuera. Lastimosamente la víctima no moría instantáneamente, y tenía unos momentos de intenso sufrimiento, en los que se espolvoreaba sal (cal según ciertas fuentes) sobre la herida.
Se cree que, entre las víctimas posibles de este método, pudieron estar el rey Edmundo Mártir de Anglia Oriental, el príncipe Halfdan Haleg de Noruega, el rey Máel Gualae de Munster, y el arzobispo Ælfheah de Canterbury. No obstante su veracidad histórica no es unánimemente aceptada, pues para algunos historiadores responde a una mala interpretación del folclore y la mitología, aunque lo más probable es que sí haya sido una práctica históricamente auténtica. En todo caso, y para que os hagáis una idea viva, podemos citar un pasaje de la Saga Orkneyinga: ‹‹A la mañana siguiente, cuando hubo luz fueron a buscar hombres en las islas por si alguno había escapado; y cada uno fue matado sobre el terreno nada más levantarse. Entonces el conde Torf-Einarr dijo estas palabras: “no sé lo que veo en Rinansey, a veces esto sucede, pero a veces esto se postra, que ni es ave o un hombre, iremos a ello.” Allí encontraron a Halfdan Piernas Largas, y Einar los hizo esculpir a un águila sobre su espalda con una espada, y cortar todas las costillas de la columna vertebral, y exponer los pulmones allí fuera, y le ofreció a Odin por la victoria ganada; entonces Einar cantó.





15-Escafismo



El escafismo, también conocido como Scaphismus, es un método de ejecución que utilizaban los persas, tristemente célebres por ser brutales y sanguinarios. Se han registrado algunas variantes, pero básicamente consiste en inmovilizar a la víctima, causarle diarrea y vómitos, y untarle todo el cuerpo de una mezcla de miel y leche.

El objetivo es que las heces y el azúcar atraigan a los insectos para que la persona sufra picaduras y heridas graves que lo conduzcan a un shock séptico. El shock puede demorar semanas, por lo tanto la persona muere de deshidratación y hambre.




16-Damnatio ad bestias



¡A los leones! El más utilizado método de ejecución de la Antigua Roma. La lucha con bestias en una arena de combate tenía dos modalidades, era o bien voluntaria; para probar valentía y recibir reconocimiento, o bien utilizada como escarnio público y pena de muerte.



17-La rueda



Brutal método utilizado durante la Edad Media, principalmente en Suecia, Holanda, Italia, Alemania y Francia. Era más un método de tortura que de ejecución. Consistía en quebrar todos los huesos de las extremidades de la persona, evitando herirlo de muerte. Luego de quebrar todos sus huesos y dislocar todas sus articulaciones, el condenado era atado sobre una rueda, a la cual se hacía girar para finalmente provocar la muerte.



18-Estirón vertical



Ideado y difundido en Estados Unidos durante los siglos XIX y XX, el estirón vertical -Upright Jerker- es un procedimiento similar al ahorcamiento, pero invertido. En lugar de dejar caer al condenado por una trampilla del suelo, con éste método la persona es elevada y sacudida mediante un mecanismo de pesos y poleas. La muerte es relativamente rápida pero muy dolorosa.




19-Tablón



Caminar por el tablón hasta caer al mar, sin duda uno de los métodos más conocidos por todos nosotros gracias a películas y dibujos animados. Método utilizado fundamentalmente por piratas, pero también generalizado al resto de las embarcaciones europeas. El objetivo aquí no es la tortura, por lo tanto el hecho de caminar por el tablón es más bien simbólico, simplemente los arrojaban al mar para que mueran ahogados o atacados por tiburones.



20-Hoguera



De los más difundidos y utilizados métodos de ejecución en Europa, está muy vinculado a la inquisición y a la caza de brujas. Había diferentes formas de disponer a la víctima al fuego, pero básicamente la idea era que sufra el impresionante dolor de las quemaduras, hasta que muera. La muerte se producía o bien porque el fuego alcanzó su órganos vitales, o por falta de oxígeno y asfixia.



21-Doncella de hierro



Lo que más llama la atención es la presencia de docenas de clavos punzantes y oxidados. Estaban diseñados para ensartarse en la víctima esquivando los órganos vitales en cuanto la doble puerta se cerrase. Esto permitía que la persona siguiese viva y en posición vertical. Además, había un clavo no movible que estaba en la posición del pene para infligir más daño.
En segundo lugar, el hombre condenado estaba sujeto en un espacio extremadamente pequeño para maximizar su nivel de sufrimiento.
Otra característica secundaria pero importante era que las puertas de hierro podían ser abiertas independientemente. Esto era útil para comprobar que la víctima estaba teniendo un sufrimiento suficiente y negar el riesgo de posibles escapes.
Las puertas de la doncella de hierro tenían un grosor considerable. Al parecer fueron especialmente concebidas para asegurarse de que los gritos de dolor del condenado no pudieran ser escuchados mientras ambas puertas estuviesen cerradas.
Las puertas eran cerradas lentamente para que las puntas de los clavos pudiesen penetrar en los brazos y piernas del hombre en varios puntos, además de otras muchas partes de su cuerpo como pueden ser el pecho, los hombros o los ojos, pero sin llegar a matarlo directamente; aunque esto le causaba un gran dolor durante un par de días hasta que finalmente moría.
Aunque esto no ha podido ser probado, expertos historiadores afirman que los clavos en la parte interior a la puerta eran movibles. Se piensa que podían ser recolocados o cambiados de sitio dependiendo de lo que se necesitase para el individuo en cuestión, dependiendo de su fisionomía y del crimen realizado. De esta manera, el resultado global sería más o menos letal y mutilante dependiendo de donde se colocasen los clavos. Si durante el tiempo en el que la víctima permanecía en el interior no moría, al momento de abrir la puerta sufría desangramiento y fallecía unos segundos después.




22-Lapidación



La lapidación es un medio de ejecución muy antiguo, consiste en que los asistentes lancen piedras contra el reo hasta matarlo. Como una persona puede soportar golpes fuertes sin perder el conocimiento, la lapidación puede producir una muerte muy lenta. Esto provoca un mayor sufrimiento en el condenado, y por ese motivo es una forma de ejecución que se abandonó progresivamente —junto con medidas como la tortura— a medida que se iban reconociendo los derechos humanos.

Actualmente, este procedimiento está localizado principalmente en países de África, Asia u Oriente Medio donde se castiga a las personas que mantienen relaciones sexuales ilegales. La ejecución por lapidación suele llevarse a cabo estando el reo tapado por completo con una tela (para no ver los efectos), enterrado hasta el cuello o atado de algún modo mientras una multitud de personas le tira piedras. Está extendido especialmente en países musulmanes de corte social fanático-radical de aplicación de la sharia también denominado fundamentalismo islámico.




23-Pera vaginal



La pera de la angustia era un instrumento de tortura consistente en un objeto metálico con forma de pera que era introducido en la vagina de la víctima. Una vez en el interior, se abría, produciendo numerosos desgarros en el útero a los que muy pocas mujeres lograban sobrevivir.

Se aplicaba en la Edad Media a aquellas mujeres de las que se decía que habían tenido relaciones sexuales con Satanás o con alguno de sus familiares.

Hay una variante de este objeto que dice que también se usaba en bocas o ano.




24-Defenestración



La 'defenestración' es el acto de arrojar a alguien por una ventana.1 La palabra procede del latín "de" (de, desde), y "fenestra" (ventana).
Históricamente, el acto de defenestración tenía el objetivo de lastimar o asesinar a alguien. La segunda defenestración de Praga se considera el detonador de la Guerra de los Treinta Años.
En la restauración de la independencia de Portugal , en 1640 bajo del Dinastía Filipina, los rebeldes entran en el Palacio de Lisboa y sorprender a Miguel de Vasconcelos, que estaba al servicio de Felipe IV de España, quien trata de ocultarse en un armario sin éxito, para no ser defenestrado por la fachada del Palacio Real que da a la Plaza del Mercado de Lisboa.
Adicionalmente, también significa la destitución o expulsión drásticamente de alguien de su cargo o puesto.1 Partiendo de este último significado, la palabra además se utiliza para implicar una crítica drástica negativa hacia algo o alguien.




25-Pasar por la quilla



Consistía en atar al culpable del delito a un cabo, echarlo por la barandilla de un lado del buque y sacarlo por el otro lado, pasándolo por debajo de la quilla. Por consiguiente, el castigado debía resistir la apnea en un buceo forzado, tirado por los otros marineros, arrastrándolo por el casco, posiblemente cubierto de dientes de perro y otros crustáceos.

La velocidad de arrastre influía en el tipo de sufrimiento. Con un ritmo demasiado rápido el condenado era frotado violentamente contra todo lo que estuviera pegado al casco, formando salientes afilados que podían llegar a desmembrarle o decapitarle. Por otro lado, con un ritmo demasiado lento, era probable que se ahogara. El riesgo de muerte era muy alto, y de hecho algunos autores han descrito esa pena como un tipo de pena de muerte sui generis.










0No comments yet
      GIF