Check the new version here

Popular channels

40 Pensamientos de Jesús (10) Usted Asesino



De todos los grandes hombres de la historia de la humanidad, Él fue el que causó más impacto. Nadie revolucionó el mundo como Él. Ya pasaron dos mil años y Él continua siendo la mayor influencia dondequiera que Sus enseñanzas sean divulgadas. Y, al contario que cualquier otro gran líder, nadie jamás pudo encontrar defecto en Él.

El trabajo público de Jesús duró solo tres años y medio. Y claro, no había internet, prensa, televisión, radio… por lo tanto, no fue fruto de propaganda religiosa. No hubo lavado cerebral. En realidad, la máquina política del imperio Romano y la religiosa de los líderes judíos intentaron durante años borrar Su nombre y exterminar a Sus seguidores – pero fracasaron. ¿Y qué tenía aquel Jesús al final? ¿Qué poder era ese contenido en Sus pensamientos? ¿Qué había en Sus palabras capaz de cambiar radicalmente a las personas? ¿Qué ideas las llevaban a una convicción tan grande al punto de morir por Él?

Una cosa es cierta: cuando los pensamientos de Jesús encuentran lugar en las mentes de Sus oyentes, suceden cosas impresionantes. Milagros. Arrepentimiento. Fuerza. Paz interior. Unión familiar. Transformación de vida. Liberación de fuerzas malignas. Alegría en lugar de depresión. Lo improbable sucede. Lo imposible es desafiado.

Cualquier persona que quiera ser mejor, desarrollar su inteligencia, encontrar fuerzas y desencadenar cambios milagrosos en su vida, debe absorber los pensamientos de Jesús.

Pensamiento #10 — Usted, asesino


Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero Yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. — Mateo 5:21-22

Jesús reveló aquí cómo Dios realmente piensa y juzga. El tribunal de Dios es muy superior al de los hombres. En el tribunal de los hombres, alguien solo puede ser juzgado por homicidio si mata a alguien. En el de Dios, una simple ira sin justa causa o un insulto a alguien es tan grave como si hubiera asesinado a esa persona.

Hay muchos “cristianos” a quienes les gusta “aliviar la carga” diciendo que Jesús vino para librarnos de la Ley (de Moisés); que hoy vivimos en la era de la “gracia” de Dios, donde el amor de Cristo nos redime de todos los pecados. El problema es que no sé de dónde sacaron esa idea. Claramente, la Gracia es más estricta que la Ley, según los pensamientos de Jesús. En la Ley, soy juzgado solo si le quito la vida a alguien. En la Gracia, solo basta que me enoje sin motivo o que insulte a alguien con un nombre feo para ser pasible de juzgamiento. Para mí, es obvio cuál es más difícil.

La moraleja de la historia es que los malos sentimientos matan, así como las palabras matan. Si usted no se guarda de los sentimientos de rencor, ira, odio, resentimiento, envidia, amargura, etc., terminará muriéndose por dentro (matándose) y hablando cosas que matarán a otras personas con sus afiladas palabras.

Cuántos muertos-vivos están andando por ahí llenos de rencor… Cuántos hay matando a sus familiares, amigos y enemigos por medio de palabras mentirosas, chismes e insultos…

Aplicación: Limpie su corazón de sentimientos malos contra otros. Y limpie su boca eliminando palabras de insulto de su vocabulario


¿Usted dice malas palabras? ¿Por qué? ¿Esparce odio o críticas gratuitas con sus palabras? ¿Tiene dificultad para controlar su enojo? ¿Cómo podría expresar sus sentimientos y decepciones sin ensuciar su corazón ni matar con palabras? Deje su comentario.
0No comments yet
      GIF
      New