Check the new version here

Popular channels

5 Casos Comprueban Que La Reencarnación Existe

Los 5 Casos Más Increibles Que Comprueban que la reencarnación Existe


La reencarnación ha sido un tema debatido desde hace cientos de año, muchas personas creen en ella y otros la desechan por completo, pero existen casos alrededor del mundo de niños que afirman haber tenido otra vida, la precisión de sus historias provocan escalofríos, aquí los 5 casos más extraordinarios de la historia.



1. Gus Ortega, Colorado, Estados Unidos.

Gus Ortega afirma haber existido en otra vida como su propio abuelo. Empezó a hablar del tema cuando tenía apenas 18 meses hizo un montón de declaraciones bastante específicas. Se trata de uno de los casos más convincentes de reencarnación que está siendo investigado por Jim Tucker, un profesor de psiquiatría de la Universidad de Virginia. El pequeño afirma ser su abuelo Augie, quien murió en 1993 debido a un accidente cerebrovascular. Con un año y medio, Gus se dirigió a su padre mientras le cambiaba el pañal diciéndole: “Cuando tenía tu edad, a mí me tocaba cambiarte el pañal”.

Cierto día, su padre llevó fotos antiguas a la casa y se las mostró a Gus. Lo que sucedió a continuación fue algo verdaderamente extraordinario: su hijo apuntó a una de las personas retratadas en las fotografías y dijo: “¡Oh… ese soy yo!”. ¿Cómo podría saberlo? Gus recordó episodios de la vida de su abuelo que su padre apenas y guardaba en su memoria.




2. Ian Hagedorn, Florida, Estados Unidos.

Ian Hagedorn, un niño de 6 años residente en Pensacola, hijo de Maria Hagedorn, airma haber sido un policía de Nueva York que murió de un disparo. Sus recuerdos le indican que cierta noche entró en una tienda donde había delincuentes que lo asesinaron de un tiro. Este policía supuestamente era el padre de su madre. Sin embargo algo aún más extraño sucedió con él.

Ian sufre de una extraña enfermedad del corazón de tal forma que cuando se esfuerza de más sufre un desmayo. Antes de los 4 años ya había pasado por 6 cirugías, debido a que su arteria pulmonar presenta defectos, provocando que su corazón no se desarrolle del lado izquierdo.

Maria relata que su padre estaba en servicio como policía, y cuando entró en una Radio Shack sospechó que algo andaba mal. Dos hombres sacaron una ametralladora y la apuntaron hacia el gerente. La reacción del padre de Maria fue indicarles: “Arrojen las armas, es la policía” y alguien le disparó apenas acabo de decirlo. En la autopsia, la causa de muerte fue una arteria pulmonar rota por causa del tiro, la misma arteria que hace sufrir a Ian en la actualidad.

¿Extraño?.








3. Dilukshi Nissanka, Sri Lanka.

Dilukshi habló de una vida pasada durante 3 años, donde insistía y repetía la misma historia sin parar. Sorprendió a sus padres cuando les reveló que no era su hija, que tenía padres en otro lugar y que murió en un lugar cerca de Dambulla, un sitio a 6 horas de viaje, donde había un río al que cayó desde un puente mientras cruzaba.

Para la familia de Nissanka, esto resulto muy doloroso y es que siempre que hablaba de esto, quedaba claro que Nissanka no se sentía parte de la familia. Y fue mucho más difícil para su madre.

“Comenzó a hablar de su otra vida en la escuela Montessori, que su templo se encontraba en otro lugar. Cuando comíamos o íbamos a dormir, ella hablaba de su otra vida. Me sentí muy mal, ella sólo hablaba de su otra familia”. Un periodista escuchó la historia y su caso fue publicado en el periódico. Pronto, la familia recibió una carta de un señor de nombre Ranatunga, quien reconoció la historia de Diluskshi como la de su hija muerta.

Los Nissanka hicieron un viaje de 6 horas hasta Dambulla para encontrarse con esta familia. En el camino, Diluskshi reconoció el lugar y guío al automovilista hasta la casa donde moraba su antigua familia. Fue un encuentro verdaderamente emocionante y Diluskshi parecía mucho más a gusto con esta familia.

Shiromi, la hija de Ranatunga, tenía 6 años cuando murió ahogada al caer de un puente. De las 20 declaraciones ofrecidas por Diluskshi, 12 encajaban a la perfección y eran bastante específicas.







4. Cameron Macaulay, Escocia.

Cameron Macaulay disfrutaba mucho de hacer dibujos. Uno de sus favoritos era el de una casa con una sola planta, de fachada blanca y localizada en una bahía. Cuando su madre le preguntó que era aquella casa El niño respondió que aquella era su casa, que vivía allí con su antigua madre, en una región situada en Barra, una isla de Escocia, a una distancia aproximada de 260 km de su residencia actual. En un principio, la familia trató estas narraciones como parte de la imaginación infantil del niño.

Sin embargo, se llegó el momento en que el pequeño Cameron empezó a presentar señales de tristeza y sufrimiento, reclamando por estar separado de su familia de Barra. No demoró mucho tiempo para que un equipo de investigadores, ente los que se encontraba Jim B. Tucker, dieran con el niño y le hicieran una invitación para ir a Barra para conocer su antiguo hogar. Cuando localizaron la casa blanca en la bahía, se dirigieron inmediatamente al lugar, pero sin decirla nada a Cameron. Cuando llegó a la casa, Cameron la reconoció al instante. Pero algo cambió en su expresión.

Cameron parecía triste mientras recorría la casa, como si sintiera la falta de alguna cosa. Tal vez esperaba que, al entrar en la casa, su madre estuviera allí para recibirlo, exactamente como él la recordaba. Parecía conocer todos los detalles, y no demoró en señalar los tres baños que había mencionado a su profesora. Para la familia de Cameron, el viaje a Barra significó un verdadero alivio. Nadie más volvió a desconfiar de que Camerón estuviera inventando cosas, y el niño se volvió más tranquilo, no sintió más la tristeza que tanto aborrecía. No se encontraron todas las respuestas, pero si una gran verdad, al menos para Cameron, que la muerte no es el fin, sino un nuevo comienzo.









5. James Leininger – Estados Unidos

James Leininger era un niño al que le gustaba jugar únicamente con una cosa: aviones y solamente aviones.Cuando cumplió dos años, todo cambió. El niño comenzó a tener horribles pesadillas relacionadas con la aviación de guerra. Su madre solía despertarlo mientras gritaba cosas como: “avión en llamas; el hombre no logra salir”.Las pesadillas no cesaban y sus padres acudieron a la terapeuta Carol Bowman, dedicada al estudio del fenómeno de la reencarnación, quien trabajó en el caso y logró traer a la memoria del niño diversos recuerdos.

Él detalló que era un piloto de caza y que su avión, un Corsair que siempre solía tener los neumáticos desinflados, había sido impactado en el motor derecho por los japoneses en Iwo Jima.James también llegó a decirle a su padre que había despegado de un navío llamado Natoma, y que había volado algunas veces con alguien llamado Jack Larson. Luego de una investigación, Bruce, el padre de James, descubrió que el Natoma y Jack Larson en realidad existían. El Bahía Natoma era un pequeño portaviones en el Pacifico, y Larson vivía en Arkansas.

Su padre se obsesionó y descubrió que el único piloto de la escuadra abatido en Iwo Jima se llamaba James M. Huston Jr. y tenía 21 años, murió el 3 de marzo de 1945. Entonces empezó a creer que su hijo era la reencarnación de Huston y que había regresado porque tenía algo que terminar. La pareja Leininger decidió escribir una carta para la hermana de Huston, llamada Anne Barron, contándole la historia del pequeño. Y frente a tantos detalles, que de algún modo el niño sabía, ella también pasó a creer.






+3 Si estuvo regular +5 Si te gusto
0
0
0
0No comments yet