Check the new version here

Popular channels

5 conductas de tu infancia que arruinan tu relación

Las actitudes aprendidas desde la niñez determinan, en gran manera, la vida adulta y la manera en que te relaciones con los demás, incluso hay ciertas conductas de la infancia que arruinan la relación de pareja.

El apego emocional de los hijos con los padres se manifiesta en el desarrollo de las relaciones de pareja durante la vida adulta; cuando el padre está ausente, los niños al crecer desarrollan mayor temor al abandono y miedo al compromiso", confirma un estudio a cargo de Yossi Guttman y Amnon Lazar, investigadores de la Universidad de Haifa.

¿Cómo te proyectas?



Aunque parezca una frase muy repetida, lo aprendido en la infancia es una marca con la que se vive toda la vida y altera la conducta, de tal manera que influye poderosamente en las relaciones de pareja.



Mila Cahue, sicóloga de pareja del Centro de sicología en Madrid España, ayuda a identificar 5 conductas de la infancia que arruinan tu relación y que es posible cambiar para construir una relación madura y lo más feliz posible.



1. Ser descuidado. Si a los padres les parecía igual que hicieras bien o mal las cosas, sin indicarte que hacerlas incorrectamente acarrearía doble o triple esfuerzo, tu vida en pareja va directo a las discusiones porque es cansado compartir con alguien a quien le da igual hacer las cosas, que es descuidado o no pone el mínimo esfuerzo para que todo salga bien, explica Cahue.



2. Mal carácter. Cahue afirma que los berrinches de la niñez que los padres toleraban, ya en pareja resulta insoportable, sin embargo, se puede modificar ese temperamento porque no se nace con buen o mal carácter, sino se va moldeando, por lo que cada quien elige lo que es y cómo queremos tratar y ser tratados.



3. Complejo de inferioridad. Si no te consideras digna de ser amada porque piensas que no eres lo suficientemente guapa o por otras razones, será muy complicado que mantengas una relación de respeto y admiración, pues ese es el mensaje que estas reflejando hacia él. Si no te aceptas, es difícil que los demás te acepten.



4. Sumisión. Si consideras que la única manera de mantener tu relación es “decir que sí” a todo, nunca llegarás a ser feliz porque siempre le vas a temer los enfrentamientos, problemas o al abandono. La parte negativa es que, el día que estalles por tanto sentimiento acumulado, tu pareja no lo tomara en serio.



5. Perfeccionismo. Este rasgo en unión con la pareja es devastador porque nadie es perfecto e intentar serlo desencadena mentiras o numerosas exigencias de ti y hacia tu compañero, situación nada agradable, por el contrario es el pase directo al rechazo, desconfianza, así como al desgaste físico y emocional.



Calhue explica que modificar estas conductas es el mejor antídoto para formar relaciones duraderas, maduras y satisfactorias, de lo contrario se mantendrá esa “niña” insatisfecha.
0
0
0
0No comments yet